CULTURA / ESPECTáCULOS › LITERATURA. UN NUEVO SUEñO SE PRESENTA HOY EN MAIPú 842

Rodrigo Verdi y su ángel

Eduardo Aguilera empezó a leer y escribir en 2011, como resultado de su participación en el Plan de Alfabetización Municipal y en el espacio El Puente del Hospital Roque Sáenz Peña. Bajo un seudónimo por él creado, editó ahora su primer libro.

 Por Beatriz Vignoli

"Rodrigo Verdi, el Poeta del Puente: yo elegí mi nombre artístico, ese soy yo". Así se define Eduardo Aguilera, autor de un libro de poesía Un nuevo sueño, que se presenta hoy a las 10.30 en la Dirección de Educación (Maipú 842). La frase, "Poeta del Puente", juega con el nombre del espacio cultural El Puente del Hospital Roque Sáenz Peña, adonde Aguilera asiste desde 2011, lo mismo que al Plan de Alfabetización Municipal Que Nadie Quede Afuera, una estrategia de inclusión social que articulan las secretarías de Cultura y Educación, Promoción Social y Salud Pública.

Un nuevo sueño fue presentado a los participantes del Programa de Alfabetización del Distrito Noroeste y continuará en el Distrito Norte. Actualmente su autor participa en los talleres a cargo del equipo pedagógico de la Dirección de Educación. "En El Puente estuve con Marcelo Mainini, coordinador del taller. Ahora voy a estudiar a la Dirección de Educación con Mariela (Zoppegni)", resume Aguilera.

"Yo no sabía nada y ahora sé", declara Aguilera en una breve pero conmovedora entrevista, llena de palabras de gratitud, no sólo para con los mencionados talleristas sino además para con "la maestra Gabi, Gabriela, del (colegio) Santísimo Rosario" y para con la oportunidad que le dio la vida de, como dice Mainini, "reinventarse".

"Ahora puedo escribir, escribo mucho", cuenta Aguilera, quien describe sus poemas como "románticos" y escucha a cantautores del género, como Marco Antonio Solís, aunque su poesía no viene de allí. "Yo escribo así, lo que me sale del corazón", afirma, y hasta fantasea medio en broma: "Como Rodrigo Verdi nos vamos a hacer famosos".

"El concurre desde hace un poco más de dos años al espacio El Puente, que funciona desde hace seis años", relata Mainini. "Es un espacio que está entre el arte y la salud, que trata de responder a gente con padecimientos subjetivos para que puedan, desde la creación artística, encontrar otro sentido menos sufriente y recomponer el lazo social inexistente o perdido", explica el tallerista, quien integra dicho equipo con Salud Mental del Hospital, donde se ofrecen varios espacios: talleres de literatura, teatro, radio, técnicas corporales, objetos, títeres, percusión y un espacio de alfabetización. Allí, al espacio de alfabetización, llegó Aguilera hace poco más de dos años "con una diabetes aguda, muy desvalido, y empezó a identificar letras y a sacar poesía", recuerda Mainini.

"En 2011 yo empecé, no sabía nada, empezaba a leer: la a, la e, la i, la o", enumera Aguilera. "La vida te da una oportunidad", dice. "En estos entornos cuesta mucho tomar decisiones. Generalmente los parientes y el medio los inhabilitan --comenta Mainini--. El se reinventa como Rodrigo Verdi, y creo que elegir ese nombre fue su primera gran decisión. Empieza a escribir poesía y ahora escribe cuentos. Tiene una voluntad y un sostenimiento! Se ha ido a la Dirección de Educación a buscar apoyo ahí".

El novel poeta, en cambio, fiel a su estilo, prefiere hablar de "un milagro del cielo". "Siento que tengo un ángel que me protege", dice.

"Ojalá haya muchos más Rodrigo Verdi", concluye Mainini.

Compartir: 

Twitter
 

Eduardo Aguilera en una de las presentaciones del libro
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.