CULTURA / ESPECTáCULOS › ESTA NOCHE HABRá UN CONCIERTO DE MúSICA ANTIGUA EN LA BIBLIOTECA ARGENTINA

En busca del auténtico sonido barroco

La agrupación "Galanuras Hispánicas", integrada por Alejandra Sottile en clavecín y espineta, Pablo Polito, en guitarra y mandolina barroca y Laura Romero, soprano, brindarán una performance con los sonidos del barroco latinoamericano.

 Por Marisol Gentile

Fiel adherente a la corriente de "interpretación histórica" de la música del pasado, Alejandra Sottile y su trío se preparan para una nueva gira europea, prevista para el próximo mes de noviembre. Como despedida de Rosario, ofrecerán esta noche un concierto, en donde podrá escucharse el programa que interpretarán en Madrid, París, Franckfurt, Mainz y Berlín. La cita es a las 21, en la Biblioteca Argentina, con entrada libre y gratuita.

Allí, la agrupación "Galanuras Hispánicas" --integrada por la soprano Laura Romero, Pablo Ignacio Polito en guitarra y mandolina barrocas y Alejandra Sottile en clave y espineta-- ofrecerán un repertorio de música barroca española y colonial americana.

"Gracias a la Municipalidad de Rosario, siempre contamos con una fecha para acercar al público local el resultado en la práctica musical de nuestros estudios sobre la música antigua", contó Sottile, líder del grupo.

Desde hace unos años, "Galanuras Hispánicas" trabaja en incluir obras de compositores poco transitados, dando a conocer músicas no tan conocidas y ampliando los márgenes de lo que el público siempre escucha. "También incluimos en lo instrumental a la espineta, con su capacidad tanto melódica como armónica, usando a la tiorba en refuerzo de los bajos", agrega. "Es así como al programa de esta noche se integra de manera novedosa la 'Sonata K. 91' de Scarlatti, de la que hemos pergeñado un arreglo para espineta y mandolina, que será primera audición en Rosario. Este concierto lo repetiremos mañana en Buenos Aires, en La Scala de San Telmo", cuenta.

El programa incluirá también obras de J. de Serqueira, J. del Vado, D. Zípoli, B. Havestadt, T. de Torrejón y Velasco, J. Marín y S. de Murcia, entre otros autores. Históricamente, nombres importantes para nuestro país, ya que entre los compositores mencionados se encuentran algunos representantes del periodo barroco en nuestra región, movimiento que comienza a finales del 1600 con las Misiones Jesuíticas.

Es sabido que la Música --en tanto producto artístico, cultural y social-- ha estado presente desde siempre: las manifestaciones musicales datan desde el preciso instante en que el Hombre fue Hombre.

Desde su origen, la música fue utilizada en el culto religioso; era un adorno precioso en las ceremonias, una ofrenda del Hombre a su Dios, y por tal, toda celebración religiosa debía estar acompañada por ella.

Mucho hay por decir sobre la música en nuestro país, partiendo desde la época de las Misiones Jesuíticas, cuya sede podía situarse en lo que es hoy la actual provincia de Córdoba. Y en esta época, nos encontramos particularmente con procesiones cuyo especial interés se centraba en las fiestas del Corpus Christi, siendo éstas las manifestaciones musicales más remarcables de la llamada Córdoba del Tucumán, allá por el año 1700.

Es que por ese entonces, la Compañía de Jesús sostenía, en el Colegio máximo de esta ciudad, un conjunto de negros músicos, que eran esclavos al servicio de la Iglesia o de señores pudientes que pudieran costearlos. Estos jóvenes mulatos participaban tanto de las actividades propias del Colegio como de las celebraciones religiosas de la Iglesia de la Compañía a la cual pertenecían.

Y estas fiestas procesionales eran verdaderamente fastuosas, ostentando un despliegue asombroso de gigantes danzantes, músicos instrumentistas, desfiles de las distintas cofradías con cruces, pendones e incensarios, y tantas cosas más, todos ellos custodiando la sagrada forma de la Hostia Consagrada. Muchos musicólogos han dedicado y dedican años de estudio a este período, conocido como Barroco Latinoamericano, tal vez advirtiendo que --desde el momento en que la imposición y la violencia irrumpieron en América, en forma totalmente avasallante--, se creó un nexo entre Europa y América Latina, que estuvo siempre basado en la supremacía del más fuerte.

Sin dudas, una presentación que será de gran interés para el público rosarino, en relación a la connotación histórica que conlleva. Y como yapa, sabiendo que será un programa en estreno, previo a la gira programada y a su interpretación en escenarios europeos.

"Gracias a los contactos y relaciones conseguidas en mis viajes hemos podido concretar actuaciones en diversos centro culturales de Europa", explicó la concertista.

"Nos presentaremos en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, en la Casa de la Argentina en París, en el Teatro Internacional de Franckfurt, en la Escuela de Música de la Universidad de Mainz y en la Evanglishes Kirche Friedrichshain de Berlín. En cada oportunidad, además, nos interrelacionaremos con otros músicos locales para llevar a cabo un repertorio que va desde la música barroca española a la colonial americana, esta última representada por obras del Códice Trujillo, Zípoli y otras obras de jesuitas radicados en Sudamérica en los Siglos VXII y XVIII, obras por la cual en Europa están muy interesados en conocer".

--El instrumento que elegiste no es muy común. ¿Desde cuándo existe esta pasión y dedicación por el clave?

--Después de haberme graduado en la especialidad Piano en la Escuela de Música de la U.N.R, incluso teniendo ya una carrera como concertista de piano, descubrí este instrumento y su repertorio, a partir de haberme interiorizado en la Historia de la Música. Se dio también la oportunidad de iniciarme en la música antigua a través del maestro Mario Videla, y luego viajé a España y me perfeccioné en la técnica y la interpretación en el Conservatorio Superior de Música de Zaragoza con el organista profesor J. Luis González Uriol (de gran estatura en Europa por su investigación e interpretación de la obra completa de Antonio Cabezón). Por suerte, en nuestro país hay cada vez más interés por el clave y sus variantes (como por ejemplo la espineta), especialmente en Buenos Aires, donde varios colegas dan clases en algunos Conservatorios.

Sorprende además la versatilidad de Sottile, ya que entre su repertorio clavecinístico se ubican sendas obras de vanguardia. "En mis asiduos viajes a Europa tomé contacto con varios compositores que me hicieron conocer la faceta contemporánea del repertorio para clave, el cual se adapta perfectamente, sobretodo por su timbre --apuntó-- La obra que compuso para mí y me dedicó el compositor argentino-catalán Sergio Fidemraizer resulta de gran impacto para el público, acostumbrado a limitar al clave al estilo barroco. Me parece que como músicos del Siglo XXI tenemos además que intervenir en favor de los compositores contemporáneos".

Compartir: 

Twitter
 

Alejandra Sottile y su trío harán una gira europea, pero antes mostrarán su repertorio en Rosario.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.