CULTURA / ESPECTACULOS › MEDIOS. EL PERIODICO EL ESLABON Y LA COOPERATIVA LA MASA

Un proyecto con mirada propia

A quince años de su nacimiento, el actual semanario es uno de los principales productos de la empresa autogestionada de medios, que además de ofrecer servicios de comunicación elabora el portal redaccionrosario y, en radio, Noticias piratas.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Inspirados en una tradición de medios de marcado contenido ideológico, y con un ojo puesto en la militancia y otro en la posibilidad de generar un espacio de trabajo, en septiembre de 1999 un grupo de estudiantes avanzados de Comunicación Social puso en las calles el primer número de El Eslabón. Quince años más tarde, y con una periodicidad semanal, el medio sigue llegando a los kioskos con una impronta distintiva, garantizando una mirada propia frente a la actualidad, y estableciéndose además como uno de los bastiones de la Cooperativa La Masa, la "fábrica de comunicación autogestionada" que reúne ya a una veintena de trabajadores.

A pocos meses de la celebración del 15 aniversario de El Eslabón, Juane Basso repasa algunos momentos clave en la historia de un medio cuya vigencia resulta una saludable diversidad al panorama de las publicaciones gráficas en Rosario. "Entre un grupo de compañeros que transitábamos el último año de la carrera de Comunicación veníamos empezando a pensar dónde íbamos a laburar, con una mirada en común sobre el contexto de medios que teníamos en la ciudad, en un momento de profundización del neoliberalismo, donde la tendencia era de mayor concentración y también de un mercado más expulsivo que inclusivo", recuerda uno de los miembros fundadores del proyecto.

Influenciados por el periódico CGT de los Argentinos que dirigiera Rodolfo Walsh, el diario Noticias de Montoneros y por el mensuario de Madres de Plaza de Mayo a cargo de Gabriel Fernández, los creadores de El Eslabón buscaron espejarse en esa "tradición de periodismo en Argentina que atendió la vocación de hacer un medio profesional pero también ligado a los procesos sociales y políticos", según explica Basso, que agrega: "Eso fue perfilando la primera etapa de El Eslabón, donde ese componente muy ideológico sobre qué periodismo deseamos pesó más que la necesidad de generar un ámbito laboral. En algún punto se sostuvo con mucha militancia, con mucho deseo".

Con el respaldo de docentes y periodistas como Alfredo Montenegro y Carlos del Frade, y desde su figura de Asociación Civil, El Eslabón fue ganando terreno como un espacio abierto a voces que no lograban alzarse en los medios tradicionales. Como un medio atento a visibilizar los conflictos de sus pares, como el que en el año 2000 atravesaron los trabajadores del diario El Ciudadano, en su primer cierre. "Rápidamente nos encontramos con ese conflicto, que hablaba de la situación de los medios de Rosario, donde estaba completamente censurado, y también nos acerca al componente de la producción de periodismo desde la concepción del trabajador de prensa, que es lo que nos encontramos cuando entramos en contacto con los compañeros de El Ciudadano que estaban atravesando ese conflicto. Y al mismo tiempo dándoles la posibilidad no sólo de contar, sino también de escribir. Además hicimos una relación de formación, porque a la par que se encontraron con un lugar en donde poder decir, también se encontraron con una demanda, porque necesitábamos terminar de formarnos", repasa Basso.

Integrante de aquella redacción de EC, y actual miembro de La Masa, Manolo Robles reconoce el respaldo que descubrieron en el joven mensuario: "En el 2000, cuando Orlando Vignatti se fusiona con La Capital de Vila y Manzano, el diario estuvo tres meses cerrado. En el marco de ese conflicto se fue dando una relación con los que llamábamos 'los pibes de El Eslabón'. En esa época era el único lugar donde se hablaba de nuestro conflicto, que hizo que utilizáramos a El Eslabón como una herramienta de difusión que no teníamos en otro lado. A la vez, viendo ahí un espacio que se sostenía, que llevaba un año de trabajo".

"Así se fueron incorporando compañeros, que empezaron a ser parte del equipo de producción de El Eslabón, en un colectivo que se fue enriqueciendo, transformando cuantitativamente y cualitativamente - completa Basso . La incorporación de los compañeros de El Ciudadano nos enriqueció, nos fue convirtiendo en un colectivo mucho más amplio".

Tomando como sede a la casa alquilada al diseñador Javier García Alfaro, la redacción de El Eslabón comenzó a funcionar junto a un nuevo emprendimiento: la prensa del movimiento de empresas recuperadas. Lentamente, el proyecto iba ampliándose, dando los primeros pasos que años más tarde derivarían en la creación de La Masa. "Dentro del marco general del conflicto, un grupo de El Ciudadano (entre los que estaban Pablo Bilsky, Ernesto Avila, Horacio Çaró, Luciano Couso, Guillermo Griecco, Andrés Conti) empezamos a funcionar con El Eslabón, y a la vez con otro compañero, Martín Escobedo, teníamos vínculos con las empresas recuperadas, que era un fenómeno que empezaba - explica Robles . Entonces ahí hacíamos la empresa de noticias de los trabajadores de empresas recuperadas, que montamos en la redacción de El Eslabón. La idea fue ir armando ese proyecto de a poco, buscándole financiamiento, porque se hacía a pulmón. Conseguimos una computadora y la pusimos en la redacción. Ahí también se fue generando el vínculo, que también tiene que ver con el cierre de El Ciudadano: porque cuando el diario reabre, se transforma en el diario de los piqueteros, porque era un diario tipo Crónica, íbamos a los barrios y nos quedábamos, entonces contábamos el piquete de una manera distinta a lo que lo hacía La Capital, que jugaba con éso. A nosotros nos tocaba darle aire a los piqueteros, mientras que La Capital ponía que eran violentos con handy. Así se genera una relación con todo un movimiento en el que también estaban las empresas recuperadas, la CTA, la MTA. Todo en un marco de resistencia al neoliberalismo".

En un contexto histórico donde el movimiento cooperativo fue ganando terreno (y que fue atendido por el propio Estado nacional, que en 2003 creó el Programa Trabajo Autogestionado del Ministerio de Trabajo de la Nación), en marzo de 2008 quedó formalmente constituida la Cooperativa La Masa, que unos meses más tarde lanzó a la web su segundo producto propio: el portal redaccionrosario.com. "La idea de la Cooperativa era sostener espacios periodísticos que generaran otras propuestas en el marco de la concentración y por otro lado generar fuentes de trabajo. Por eso empezamos a brindar servicios de prensa y comunicación", apunta Robles.

Sumando además presencia radial con el programa Noticias Piratas que los sábados de 13 a 15 se emite por Radio Universidad, 103.3, La Masa mantiene en esos tres productos aquel espíritu crítico y militante que marcó a la fundación de El Eslabón. "Cualquier trabajo tiene un componente político e ideológico, cada uno con sus particularidades. En nuestro caso tiene que ver con el contenido, donde claramente hacemos un recorte de la realidad, decidimos qué contar, nos posicionamos respecto a determinadas cosas cuando hacemos un análisis político, cuando decidimos qué tipo de voces son las que vamos a amplificar, cuando leés la realidad y ves quiénes son los débiles y los fuertes dentro de un conflicto. En eso hay un componente identitario que es muy importante y nos permite funcionar desde hace bastante tiempo, con discusiones o debates profundos, lindas discusiones entre compañeros que hemos decidido sostener nuestras fuentes de trabajo, sin patrones (con el desafío que implica) y laburando entre amigos y compañeros", distingue Basso.

Desde su rol de prestadora de servicios de comunicación, La Masa también equilibra lo ideológico con una sustentabilidad que hoy le permite ocupar a más de veinte trabajadores, entre los que se cuentan Eugenia Arpesella, Avila, Bilsky, Çaró, Manuel Costa, Couso, Escobedo, Santiago Garat, García Alfaro, Griecco, Rubén Milito y Gabriel Zuzek, entre otros. "Si no hubiera un compromiso más ideológico o político, además de la amistad, no nos hubiéramos sostenido hasta acá. Pero hay que generar recursos, porque a la vez hay nuevos compañeros para los que su primer trabajo es en la Cooperativa La Masa. Y es otra cabeza, otra experiencia. Ellos no vienen del basureo que pasamos los más grandes. Y eso sirve, porque son otras miradas", reconoce Robles, y agrega: "Redacción Rosario, El Eslabón y Noticias Piratas son nuestros productos, donde hay discusiones y procesos colectivos. Pero por otra parte prestamos servicios, hacemos desde la revista de la Federación de Mutuales hasta la revista de la Federación de expendedores de nafta. Y tratamos de hacerlo con la misma rigurosidad y poesía con que hacemos las notas para nuestros medios. Eso es todo un ejercicio, un proceso. Nosotros producimos comunicación. No sólo queremos posicionarnos con nuestros buenos medios, que queremos sean cada vez mejores, sino también posicionarnos como prestadores de buenos servicios, para todo tipo de gente".

Compartir: 

Twitter
 

Actuales y antiguos miembros de El Eslabón en la foto compartida por los 15 años del proyecto
Imagen: Gentileza Layla Singarella
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared