CULTURA / ESPECTACULOS › LITERATURA. SE PRESENTA PERDON, ¿USTED VIO A MI GATO?

Las siete vidas del felino

La obra colectiva compone un recorrido plural, con voces propias. Lo coordina la poeta Vicky Lovell con su Taller literario de creación para jóvenes, que cumple veinticinco años. La edición estuvo a cargo de Reloj de Arena.

 Por Leandro Arteaga

Se cumplen veinticinco años del Taller Literario de Creación para Jóvenes, dependiente de la Secretaría de Cultura, y la poeta Vicky Lovell, su coordinadora, lo celebra con incógnita grupal: Perdón, ¿usted vio a mi gato? (Reloj de Arena) es la pregunta que despunta el libro que hoy, a las 19, se presentará en el salón de lectura de Biblioteca Argentina (Roca 731).

"El título nos permitió el anudamiento de las diferentes historias, y por otro lado, esa pregunta ha permitido a cada personaje, desde un yo, poder narrarse en presente, en un futuro o en un pretérito. Eso nos dio una gran amplitud", explica Lovell a Rosario/12.

La pregunta por el gato reúne siete autores, a la manera de una de esas ruedas de la fortuna, con la que deben haber jugado para pasarse los puntos suspensivos que toda historia contiene. De esta manera, el gato del título abre un relato coral, desde una guía que ilumina y que bien podría ser tanto la de Lovell como la de Estela, divina psicoastróloga en quien todos confluyen, gato incluido, con aires no lejanos a los de cierta maga cortazariana.

Uno de los autores, Pablo Padial, dice no recordar demasiado bien cuántos años hace que está en el taller, pero tiene claro que es ésta "la primera vez que concretamos una novela. Siempre fueron otro tipo de experiencias y lograr la novela fue muy importante, porque se formó un grupo que permitió su concreción, a partir de la interacción".

Por su parte, Pamela Gaido hace menos tiempo que participa, y no imaginaba formar parte del libro: "Sentía que estaba en desventaja al no haber participado del disparador, de la trama inicial. Pensé que no iba a estar a la altura, pero luego fue todo lo contrario porque pude leer los textos de mis compañeros, ver la construcción de los personajes, y aprovecharlo en función de la polifonía e intertextualidad propuestas".

Lovell aclara que "la novela era un género que no habíamos hecho, por la extensión. Hemos trabajado recursos o aspectos que nos interesaban, de algunos autores, pero no al género. Y fue una sorpresa para todos. La sensación que tuvimos fue la de crear una atmósfera en la que nosotros estuviéramos dentro, sino hubiera sido imposible para el otro, para lograr el verosímil".

- Entiendo que debe haber primado el juego, la diversión.

- Vicky Lovell: Con Pablo hemos hecho otros experimentos, pero el más desafiante fue éste, acá hubo una cuota enorme de juego, lo lúdico estuvo permanentemente, a tal punto que cada uno salía con la novela, con la atmósfera esa. Sí, el juego está desde el título, hay un juego y un tiempo bastante rápido.

- ¿De qué manera intervinieron en la trama?

- Pablo Padial: Particularmente, el día que surgió la idea no estuve, pero sí en la segunda reunión, y fue del texto mío de donde surge el gato, que fue tomando protagonismo y pasando a los otros textos. Junto con Pamela, sobre el final, nuestros personajes se cruzaron, porque ella hizo participar al mío y de esa manera me obligó a hacer participar al suyo. Esos juegos son propios de la experiencia del taller.

- Pamela Gaido: En este tipo de experiencia creativa uno termina por apropiarse de los textos del otro. Uno piensa con sus personajes, con su construcción, pero los textos son mucho más que la suma de las partes. Entonces, más allá de la escritura individual, al compartirlo entre todos se busca el logro de una coherencia. Lo que nos pasó con otra de las escritoras es que teníamos en la cabeza a determinados personajes, que habían cobrado vida propia, y nos costó. El mío es una nena y como me costaba pensar que fuera a una sesión de una psicoastróloga, elegí que fuese una pariente, su sobrina, para que pudiese interactuar con los otros pacientes y estar en la sala de espera como en un escenario natural.

- V.L.: Para nosotros es importante mostrar la cocina de la novela, porque uno está más acostumbrado a ver cómo un actor interpreta a un personaje, o un director hace una película, pero en el caso de la escritura hay otra complejidad. Esta interacción que se produjo, esta libertad de creación, fue porque veníamos trabajando mucho, sino no lo hubiésemos logrado.

La nómina que sigue las pistas del gato se completa con Rosana Alcobé, Julia Caravaca, Luján Enorad, Pablo Giangreco, y María Emilia Padinger. También con el arte de los dibujantes Carlos Ariel Barocelli, Pablo Padial (de pluma doble, se ve), Luciano Ominetti, Germán Peralta Carrasoni, Mauro Micciché, Nico Martin, Flor Martín, Keno Kizzard, Julia René, Ariel González Ballini, Javier Oliver, Gonzalo Mansilla, Grisel Vander Mey y Rocío González Amez Droz. El diseño de arte está a cargo de la ilustradora Flor Martín.

Y ojo, porque los gatos viven varias vidas, nunca se sabe bien de dónde vienen, hacia dónde van. Entre tanto viraje de tiempo, Vicky Lovell sabe dónde hacer pie: "El taller lo pienso en tiempo presente, la gente que estuvo en algún momento siempre quiere volver. Por eso, en estos 25 años, presentar la novela con ellos, con quienes hemos constituido un grupo bien fuerte, es maravilloso, es una gran felicidad".

Compartir: 

Twitter
 

La poeta Vicky Lovell, coordinadora del taller creativo que le dio forma a la novela.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.