CULTURA / ESPECTáCULOS › MUSICA. INERCIA PRESENTA ESTA NOCHE SU NUEVO DISCO, TODO VIEN

Relanzarse desde la pasión

A veinte años de su formación, el sexteto rosarino le dio forma a un trabajo que evidencia un camino de profesionalización al que sienten como nuevo punto de partida. El lanzamiento se realizará a las 22 en el Galpón de la Música.

Hay un error de raíz imperceptible al oído, una falla que se disimula en la oralidad. "Todo vien, todo está vien, el mundo hecho mierda pero estamos vien", dispara "Todo Vien" canción que abre, y titula, el nuevo disco de Inercia, que plantea allí su concepto: el de repetir como muletilla una idea de bienestar mientras todo alrededor se derrumba. Esa visión crítica ante la hipocresía atraviesa a esta obra que, según asegura el compositor Federico Sylvestre, significa el punto más alto en los veinte años de recorrido de un grupo que encontró en la pasión el modo de relanzarse.

En Todo Vien hay rock, reggae, baladas y funk, una diversidad que ya se vislumbraba en anteriores creaciones de Inercia pero que aquí resalta con una mayor apuesta de producción, que incluyó colaboraciones diversas, instancias de formación e intercambio que les permitieron plasmar el imaginario sonoro para cada canción. "Desde hace dos años tenemos una sensación de renovación, nos veníamos comiendo las uñas para tocar este disco en vivo", se entusiasma Sylvestre a pocas horas del show que saciará la ansiedad del grupo que completan Juan Martín Altolaguirre (bajo), Manuel Sánchez Rubio (teclados), Fernando Altolaguirre (batería y coros), Lisandro Pinchetti (guitarras y coros) y Fernando Scandolo (guitarras): esta noche, a las 22, el sexteto presentará Todo Vien en el Galpón de la Música (Estevez Boerio 980), donde montarán una zona especialmente dedicada a la proyección de imágenes y de la saga de videoclips que acompañan al disco.

Una saga audiovisual que, desde su propio universo narrativo, va en sintonía con el concepto general del disco. Porque aún cuando no hay una narración lineal que se sostenga tema a tema, las 14 canciones de Todo Vien se ven atravesadas por un posicionamiento sentimental e ideológico que marca tanto a las líricas de tinte social político como a aquellas que giran en torno al amor. Esas sobre las que el compositor apunta: "Lo que intenté hacer en las canciones de amor es que se relacionen con aquello que se ama. Puede ser lo que uno ama hacer, la familia, amigos, tu pareja, tus hijos o tus viejos. Es la pasión, más que el amor, esa cualidad humana que mueve montañas. Que es lo que estamos viviendo ahora como banda".

Desde esas primeras estrofas que reconocen una decadencia de valores a nivel global, el disco va posando la mirada en situaciones particulares. Por caso, "Arriba el infierno" es la lectura que Sylvestre hizo del proceso que lo llevó a convertirse en cirujano. "Trepás y trepás hasta que llegás a un lugar que es lo peor que podías encontrar en tu vida. Y después tenés que dirigir ese infierno, ser el que maneja a los que están tratando de trepar y ver a quién dejás subir y quién no, es una cosa terrible. Todo el mundo piensa que la de Medicina es una carrera humanitaria y es todo lo contrario, es como cualquier otra profesión en la cual hay corrupción, peleas, diferencias de pensamiento", detalla el cantante, que reconoce haber encontrado claridad luego de tomar una decisión profesional que, en paralelo, marcó a su rumbo artístico: radicado por un tiempo en Buenos Aires para completar la especialidad en Cirugía mini invasiva guiada a través de imágenes, el compositor aplicó a sus canciones el slogan de la especialización: "solucionar grandes problemas a través de pequeñas incisiones".

"Busqué una especialidad que me permitiera tener tiempo para mi vida, mi familia, mis hijos --recuerda--. Estar en Buenos Aires me dio tiempo para mi banda. Y me dí cuenta que antes escribía canciones que no eran sinceras en cuanto a lo que realmente pienso de las cosas. Y me dediqué a escribir letras más profundas".

El siguiente paso fue reconocer que, musicalmente, no estaba a la altura de esos textos, sensación que trasladó al grupo para iniciar un trabajo de profesionalización que resultó un nuevo punto de partida. "Todos los detalles de la vida te van abriendo la cabeza a crecer y ver la música mucho más globalmente. Creo que el camino que va a seguir Inercia va a ser por este lado", apunta Sylvestre, y concluye: "Y seguiremos hasta agotar todos los ánimos con el tema de volver a ser un poco más humanos. Volver a las raíces, que exista el respeto mutuo, algo muy difícil de lograr con tanta diversidad social y económica. Creo que la envidia es el eje fundamental de nuestra sociedad, y tiene que dejar de serlo. El pensamiento colectivo es lo que tiene que sumar en el futuro".

Compartir: 

Twitter
 

Inercia con la formación que le dio forma a Todo Vien, su nuevo disco de estudio.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.