CONTRATAPA

De la Relación Abierta y sus giros

 Por Miriam Cairo

A Claudia Marting, creadora del objeto de estudio, y a Eugenio Previgliano, intelectual convocado junto a la que suscribe.

"Con este prólogo quisiera hacer ver al lector cómo la ciencia es tarea que se va cumpliendo sin detenerse nunca y cómo puede un sabio ser tan ilustre por los problemas que plantea y resuelve, como por los que obliga a sus colegas y sucesores a plantear y resolver." Así comienza, el prólogo de Amado Alonso, a la edición española del Curso de Lingüística General de Ferdinand de Saussure. Y si bien, el lugar común nos indicaría que las distancias deben ser salvadas, propongo que en este caso, nos aboquemos a resignificar algunos conceptos.

En principio, Amado Alonso califica, con justicia, de sabio a Saussure, desde los estamentos científicos. Pero todos coincidiremos en que la sabiduría excede los límites académicos. En las grandes culturas orientales, por ejemplo, se considera sabio al conocedor de los dilemas del alma humana. Más aún, el gran Premio Nobel de Literatura del año 1998, José Saramago, dijo en varias oportunidades, que las dos personas más sabias que había conocido en su vida fueron sus padres, quienes eran analfabetos. Creo que con esta sola cita, quedan abiertos de par en par los límites que podrían obturar la noción de sabiduría. Pero el fragmento del prolegómeno de Alonso viene también a echar más luz sobre otra cuestión: "No sólo el sabio puede ser ilustre por los problemas que plantea y resuelve, sino también por los que obliga a plantear y resolver a sus colegas". He aquí la sabiduría de Marting, quien supo problematizar una cuestión que el resto de los mortales usuarios de las redes sociales asimiló con abulia y pasividad: la Relación Abierta (en lo sucesivo, RA).

Como siempre ocurre con las grandes deliberaciones filosóficas, antropológicas, ideológicas, sociológicas, y sobre todo, artístico﷓literarias, el tema se planteó en una mesa de bar, pocos minutos después de medianoche. Hora crucial para que el magma de la gnosis se fusione con el magma de la luna. Qué se bebía o qué se dejaba beber no atañe a la problemática planteada ni a sus alcances, pero sí es necesario tener en claro que toda investigación exige un método acorde a su objeto de estudio.

Dadas las características ideológicas y estéticas del grupo de trabajo, amén de la falta total de presupuesto y tiempo diurno para tal fin, se ha pensado lanzar al ciber espacio una andanada de preguntas perentorias, turgentes, sonámbulas, bajo el lábil pero por todos conocido formato de cuestionario, a fin de conformar un material de recopilación de datos y estudios, cuyas reflexiones, quejas, demandas, dudas y pormenores afines, se irán haciendo públicos en sucesivas entregas, al modo de folletines informativos o desinformativos, según la trascendencia del producto obtenido.

A continuación se ofrece al lector (copartícipe necesario de la empresa) un cuestionario para que vaya teniendo material de autogestión y debate acerca de esta encrucijada que la sociedad posmoderna ha dado en llamar Relación Abierta:

1) ¿Qué es una Relación Abierta?

2) ¿En una Relación Abierta, entra todo?

3) ¿Qué se abre?

4) ¿Con qué frecuencia?

5) ¿Una RA está abierta al público en general?

6) ¿La RA se reserva el derecho de admisión?

7) ¿Qué ocurre con los conceptos de inclusión y exclusión?

8) ¿Por dónde pasa lo hegemónico en una RA?

9) ¿Por dónde lo emergente?

10) ¿Se plantea el tema de la exclusividad en una RA?

11) ¿Si es abierta, es simultánea?

12) Una RA, ¿es sincrónica o diacrónica?

13) ¿Se socializa la experiencia?

14) ¿Qué parte de la experiencia se socializa?

15) Enuncie, sin repetir y sin copiar, siete diferencias entre amor comunitario y RA.

16) ¿La relación nace abierta?

17) ¿Puede una Relación Cerrada derivar en abierta?

18) ¿Para qué se abre una relación?

19) ¿Por qué se abre una relación?

20) ¿Es más fácil que una RA se cierre o que una RC se abra? Justificar.

21) ¿Hay un grado de apertura?

22) ¿Una RA se abre hasta el infinito?

Así como los discípulos de Saussure, asumieron el riesgo de reconstruir las investigaciones del maestro, utilizando como material de trabajo los apuntes tomados de los cursos que el mismo dictara, me convierto en vocera del experimento (otra vez, salvando las distancias) cuya finalidad todavía está por verse.

Es necesario, también, advertir al lector que no se descarta la posibilidad de ir sumando expertos e inexpertos al equipo de trabajo, según vaya haciendo falta porque los hechos empíricos si bien, vitales, no resultan suficientes, como la noche misma no alcanza a ser noche si se le quita la copa con que bebe el magma de la luna.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.