SOCIEDAD › UNA EXPERIENCIA DE CHICOS DEL BARRIO SANTA LUCíA QUE TRAE ESPERANZA

Estrategias contra la exclusión

En éste como en otros barrios rosarinos, el complejo entramado de la exclusión hace lugar a las adicciones que atraviesan muchas vidas y se asocian, a menudo, con las transgresiones a la ley penal. Pero hay, siempre y afortunadamente, personas que entablan una lucha diaria y tenaz, sin importarles que el esfuerzo sea desigual.

 Por Alicia Simeoni

"Hay que tocar el tambor más arriba, a ver si alguien escucha". F. un chico de 15 años del barrio Santa Lucía formula la estrategia en busca de mejorar las posibilidades de transcurrir la vida para los habitantes del lugar ubicado en el oeste rosarino. En un contexto de profunda pobreza, los chicos no tienen los espacios de participación que podrían colaborar en una distinta construcción y desarrollo de sus potencialidades. Entonces aparece, descarnada, la compleja trama de la exclusión. Sin embargo hay un logro importante para un grupo de los adolescentes del barrio, en donde las adicciones atraviesan muchas vidas y se asocian, a menudo, con las transgresiones a la ley penal. Los alumnos de primer año, también los que ahora están en segundo, desarrollaron un trabajo de investigación: Quisieron saber qué siente, qué preocupaciones y deseos tiene cada uno y la propuesta fue ponerle palabras a cada interrogante que formulaban. La tarea surgió desde la escuela a la que concurren, la Nº 1218, motorizada por la docente y psicopedagoga Dora Rodríguez.

El recurso de la pregunta y la respuesta fue puesto en juego y sirvió para conocer preocupaciones pero también los deseos que tanto cuesta exhibir, casi como si no se tuvieran. Con las conclusiones que surgieron de una hipótesis de formulación colectiva llevaron el trabajo a la XII Feria de Ciencias y Tecnología de la provincia de Santa Fe que se hizo el pasado miércoles y jueves en el ex predio de la Sociedad Rural de Rosario.

La falta de espacios de participación, en los cuales puedan también ejercitar la reflexión y el intercambio grupal, se ubica como una realidad que confirma la exclusión que padecen desde siempre. Y esa fue la hipótesis de trabajo. Fue también la psicopedagoga Rodríguez quien señaló que ellos son la tercera, y en algunos casos la cuarta generación que no tiene un empleo, por tanto no hay una cultura del trabajo enraizada en el barrio en el que estiman que viven 2.700 personas. El resultado de las entrevistas marca que "los chicos piden a gritos ser escuchados", dice Rodríguez quien tiene a su cargo el EDI (Espacio de Integración) sobre medios de comunicación.

"Dámela a mí, Tomá la voz" es la publicación barrial donde se reflejan algunas de las cosas que pasan en Santa Lucía y con la que concurrieron a la Feria de Ciencias y Tecnologías. Ese canal de expresión posibilitó luego el interés por indagar qué sucede con cada chico que concurre a la escuela Santa Lucía, donde ya tienen un dato alentador: la escuela en busca de alternativas diferentes logró ser reconocida como espacio de contención y la deserción de los alumnos de 7º grado y de 1º y 2º año del secundario descendió en los últimos tres años. Los niveles más preocupantes de abandono se dan en los primeros años, cuando los niños deben ser llevados por sus padres.

"Los chicos no quieren irse de la escuela, encuentran aquí un espacio propio donde se reconocen en otras actividades que no son ni las adicciones ni la delincuencia", contó Rodríguez, quien no vive en el barrio pero conoce en detalles la realidad, necesidades y padecimientos de Santa Lucía y junto al equipo interdisciplinario de la escuela, respaldado por la dirección, están en la permanente búsqueda de alternativas y espacios de crecimiento. De todos modos la pregunta llega: ¿qué hacemos con todo esto?. Es allí cuando F. dice que "hay que tocar el tambor más arriba".

Desde la que fue en principio una revista escolar se proyectó la extensión hacia el ámbito barrial. "Testimonios orales de jóvenes en conflictos con las adicciones nos da cuenta de la falta de alternativa...No se puede elegir lo que no existe", dice el trabajo presentado en la Feria y también que "mediante el análisis de recortes periodísticos, noticias radiales y televisivas queda demostrado cómo trasciende la problemática a otros niveles sociales".

Justamente en el stand de "Dámela a mí, Tomá la voz", un chico, F, y una chica M, tenían recortes de diarios. Casi todos daban cuenta de delitos cometidos por niños y adolescentes y la adicción siempre en el medio. Ellos pudieron ubicar las explicaciones de la realidad económica y social que viven. Con la participación de una psicóloga social se empezó a dar forma al espacio de participación que es un medio gráfico realizado con tres hojas tamaño A4 impresas a doble faz.

En diciembre de 2007 salió el primer número de "Dámela a mí..." que habla sobre los orígenes de Santa Lucía y las características que hoy tiene el lugar. La hoja de humor de la revista contiene un tinte dramático y hasta utiliza un par de caricaturas para mostrar el que es el eje de las postergaciones: la falta de trabajo. Santa Lucía es un barrio que se fue construyendo con permanentes aportes migratorios. A los vecinos originarios se le sumaron los que llegaron desde la zona de Pellegrini y Donado, en 1999, en el marco del trazado y de los trabajos de la autopista a Córdoba. Después llegó gente de otros lugares, de los cambios de viviendas que se hicieron de Molino Blanco, de Villa La Lata y de La Cerámica. Tal vez por todo eso aparece como un barrio sin mucha identidad, todavía no hay una raíz histórica muy fuerte a pesar de los problemas comunes. El trabajo que se plantean desde la escuela también tiene que ver con la construcción de lazos de solidaridad y afecto que no tengan como anclaje la droga y la incursión en delitos

"Los que realizamos este proyecto creemos que este barrio está muy maltratado, muy mal visto. Si bien es cierto que hay inseguridad, problemas de droga, contaminación ambiental, no menos cierto es que se pueden hacer cosas para el bien de todos. Este proyecto -se refiere a la revista- apunta a demostrar que los jóvenes estamos preocupados por nuestro barrio y podemos salir adelante proyectando cosas piolas. Con la ayuda de vecinos y profesionales que trabajan en Santa Lucía podemos hacer un barrio mejor". La cita es el editorial del primer número.

Durante los dos días de la Feria se expuso, a modo de sumario, la temática más importante, del número 2008 que está en preparación: "Adolescentes preocupados", justamente sobre la problemática de esa franja etárea en Santa Lucía, "Abriendo caminos", sobre las reuniones interinstitucionales en busca de alternativas de prevención de adicciones.

La conclusión que presentaron explica que no logran entender "cómo algunos callan o disimulan no ver algo que es tan evidente. Desde la escuela, y a través de la publicación, surge la posibilidad para que los jóvenes ocupen un lugar de sujeto activo...Escuchar las voces del barrio en sus problemáticas les permite ser protagonistas mediante un proceso de aprendizaje integrador e interdisciplinario, participativo, abierto al diálogo, en el cual aprender a elegir es aprender a vivir".

La directora de la escuela María del Rosario Méndez plantea el que es un acariciado objetivo de la comunidad escolar. Se trata de la doble escolaridad o de la posibilidad de contar con una jornada extendida que posibilite mayores propuestas para desarrollar con los alumnos. "Hay que poder ver a estos niños y adolescentes como personas con un gran potencial, que pueden desarrollarse plenamente si se les da la oportunidad. No son sólo sujetos de quejas", dice.

Dora Rodríguez estuvo acompañada por dos alumnos en la ex Rural. para mostrar lo que de manera colectiva produjeron. Los stands fueron una muestra de las diferentes posibilidades sociales. El de Santa Lucía llevó por título el de la revista "Dámela a mí, Tomá la voz" y expuso en papel afiche el proyecto de participación y reconocimiento de los chicos en su medio cultural, a partir del que intentan interpretar y construir nuevos espacios, más sanos, gratificantes.

Compartir: 

Twitter
 

Los chicos de Santa Lucía en una de las aulas de la escuela Nº 1218, a la que concurren.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.