PSICOLOGíA › EL ARTE COMO UNA RESPUESTA POSIBLE FRENTE A LO IMPOSIBLE DE SOPORTAR

Aquello que viene a salvar lo perdido

La perspectiva no sólo incluye a la obra de arte, sino a aquellas cosas que cada uno puede crear o inventar a modo de procurarse un recreo. Se trata de una producción singular. Como la de Sophie Calle que buscó respuestas a una ruptura.

 Por Carolina Rovere*

Hace tiempo que me interrogo por los modos de responder frente a lo imposible de soportar. Algo imposible de soportar está vinculado a lo que Freud denominó trauma. Frente a lo inexplicable de lo traumático existen distintas maneras de reaccionar, pero es importante aclarar que algo hay que hacer.

¿Y qué se hace con eso? Las respuestas pueden ser variadas: deprimirse, hacer un síntoma, salir corriendo, buscar tóxicos, refugiarse en otros, pintar un cuadro, tirarse por la ventana, pero también ir a ver a un analista.

La escritura corporal del síntoma responde a esta perspectiva. Recordemos aquella paciente de Freud, la joven Cäcilie que nos dice fue el antecedente inmediato para escribir con Breuer Comunicación Preliminar; nadie mejor que esta mujer le ha enseñado el valor de la simbolización en el síntoma. Cäcilie siente un dolor punzante en la frente, a partir de las asociaciones ella puede recordar que "la abuela la ha mirado de manera tan penetrante que horadó hondo en su cerebro". Es así como vemos que a partir de Freud, el síntoma se manifiesta como una inscripción significante en el cuerpo.

Pero como decía, hay distintas maneras de responder frente a lo imposible de soportar, y el arte también es una de ellas, una forma privilegiada ya que tiene un costado más interesante por el valor social, cultural y sublimatorio en algunos casos. Claro está que el síntoma es sin duda una formación universal en la neurosis y el arte es en principio un talento de algunos. Sin embargo interesa tomar otra perspectiva que no sólo incluye a la obra de arte, sino a aquellas cosas que cada uno puede crear o inventar a modo de procurarse un recreo en la vida. Por eso se trata ni más ni menos que de una producción singular ya que justamente cuando decimos que algo es arte estamos ubicando en esa obra, sea cual fuere, una singularidad.

El arte como respuesta a lo imposible de soportar implica una transformación del trauma en otra cosa. "El arte vino a salvar lo que estaba perdido", es un graffiti que me encontré en las calles de San Pablo. Es una frase muy inteligente porque no nos dice que nos devuelve o restituye lo que se perdió, sino que viene a salvar, es decir viene a ese lugar en donde queda un hueco y a partir de ahí se hace algo nuevo.

Sophie Calle ha recibido una carta en donde un hombre la deja. Ella no entiende el sentido, no la puede interpretar, entonces busca a una amiga para que le explique aquello que no alcanza a comprender. Es así como a partir de esta idea se le ocurre realizar una obra, en este caso bien lo podemos llamar así: una obra de arte, que consiste en pedir a ciento siete mujeres cuyos trabajos se relacionan con la interpretación: filósofas, actrices, sociólogas, psicólogas, escritoras, entre otras que habitan el mundo artístico, a decir algo sobre la carta. Buscaba un sentido para aquello que se le aparecía como un sinsentido y la había dejado en la perplejidad.

Muchas lecturas se han hecho de esta carta, cada una con su estilo. Desde Victoria Abril que le contesta desde la cama y le dice a través de una filmación: "espero que se te haya roto el amor de tanto usarlo", hasta una lora que se come la carta y una tiradora que la agujerea con balas. También opinan su madre: "comparto tu desilusión pero no sobre-dramaticemos"; y la autora de Una semana de vacaciones, Christine Angot: "Si Sophie lo hubiera amado tanto como decía, no hubiera convocado a un escuadrón de mujeres para que la ayuden a superarlo".

*Psicoanalista. Miembro de la EOL y de la AMP. Fragmento del artículo publicado en el libro El arte de lo real, recién nacido. Compilado por Natalia Neo Poblet y Guido Idiart. Fragmento escogido por el coordinador de Psicología Rosario/12, José Manuel Ramírez.

Compartir: 

Twitter
 

Sophie Calle recurrió a 107 mujeres para entender el desamor.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.