OPINIóN

Ahora, el Senado provincial tiene la palabra

 Por Esteban Paulón

Tras años de intenso trabajo y sucesivas postergaciones, en agosto de este año hemos logrado la media sanción para la Ley de Unión Estable de Parejas en la provincia de Santa Fe.

La Ley, promovida por VOX Asociación Civil, y apoyada por diversas organizaciones políticas y sociales de nuestra provincia y el país, dio así un paso fundamental, no solo por haber logrado esa media sanción, sino por el carácter de la votación.

En un hecho histórico, legisladoras y legisladores provinciales de todas las bancadas apoyaron con su voto esta iniciativa que se propone brindar un marco mínimo de protección social y reconocimiento legal para todas las parejas que no deseen o no puedan acceder al matrimonio, pero que como ciudadanas y ciudadanos de nuestra provincia merecen igual respeto y reconocimiento por parte de un Estado que sistemáticamente ha vulnerado los derechos de nuestros colectivos.

La Ley de Unión Estable de parejas tuvo su primer trámite parlamentario en el año 2003, año en que logró sortear casi todas las comisiones a las cuales fue girada, con excepción de la última, legislación del trabajo ﷓la ley incluye temas previsionales y laborales﷓ en la cual no logró dictamen favorable y fue condenada al olvido, a pesar de la insistencia de diversos colectivos que reclamaron su pronta aprobación.

Es así como luego de diversos intentos, la iniciativa comenzó su camino hacia la media sanción con la nueva legislatura provincial que asumió el pasado 10 de diciembre de 2007, en un marco de legislatura ampliamente progresista que actuó en consecuencia y brindó su apoyo abrumadoramente mayoritario a la norma.

Sin embargo la ley no corrió con la misma suerte en el Senado provincial. Remitida por la Cámara de Diputados a mediados de septiembre, la Cámara Alta se tomó su tiempo para comenzar el tratamiento correspondiente y hoy, a poco más de una semana de finalizar el período de sesiones ordinarias, no cuenta siquiera con el dictamen de la primera comisión en la que debió darse su tratamiento.

Miles de familias santafesinas buscan obtener el reconocimiento y protección del Estado. Para eso, esperan la sanción de la Ley de Unión Estable de Parejas que habían visto posible desde el momento en que las diputadas y diputados provinciales dieron aquel importante paso de agosto.

Hoy esas miles de personas, junto a la mayor parte de las santafesinas y santafesinos que apoyan la norma, esperan que el Senado no de un paso atrás, sino un decidido y valiente paso adelante.

Paso adelante que significa legislar a favor de la igualdad, libres de ataduras y compromisos diferentes al de brindar la misma protección, reconocimiento y cobertura del Estado para todas sus ciudadanas y ciudadanos.

Porque entendemos que todas y todos debemos tener idéntico acceso a los mismos derechos, independientemente de cualquier circunstancia o condición, tenga esta que ver con nuestras orientaciones sexuales, identidades o expresiones de género, raza, religión, edad, sexo, situación socio económica, caracteres físicos, nivel educativo, y cualquier otra característica que suponga una exclusión, menoscabo de nuestros derechos o discriminación, abierta o velada.

¿O acaso amar a una persona de nuestro mismo sexo puede ser un motivo objetivamente válido para restringir nuestro derecho a la cobertura de salud, a recibir el cuidado médico, a legar nuestros aportes jubilatorios a nuestras parejas?

¿O acaso construir o expresar una identidad de género diferente a lo normado puede ser motivo suficiente para que no podamos acceder a los servicios esenciales, a las oportunidades igualitarias en la educación, el empleo, la seguridad y la integridad y dignidad personal?

¿O acaso no queda claro que lo que la Ley hace es brindar reconocimiento y protección a familias que ya existen, que conviven, que comparten proyectos de vida, que crian niñas y niños a lo largo y a lo ancho de la provincia de Santa Fe y de todo el país, y a personas que se animaron a expresar en sus cuerpos la identidad sentida, fuera de los estereotipos y mandatos culturales que intentan reglarnos y normarnos?

El Senado provincial tiene la decisión: legislar a favor de la iguladad, y dar una hermosa lección a todas las argentinas y argentinos que pensamos en una democracia más profunda con derechos accesibles a todas y todos, o volver a legislar dando la espalda a la realidad cotidiana y concreta de un colectivo significativo de personas que veremos nuevamente vulnerado nuestro derecho a ser y a vivir de acuerdo a lo que sentimos.

*Secretario de VOX Asociación Civil.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.