OPINION › PANORAMA POLITICO

El hombre que nunca estuvo

 Por Pablo Feldman

La constante apelación a la figura de Carlos Reutemann por parte de los dirigentes del autodenominado "peronismo federal" no es otra cosa que una muestra de debilidad política. Otra opción sería que sus "aliados" le profesan al ex corredor una admiración infinita y un respeto absoluto, que era más propio de figuras de otros tiempos. Esta segunda opción se desvanece a poco de revisar las declaraciones de Alberto Rodríguez Saá, Felipe Solá o Eduardo Duhalde, para citar tres de los más connotados referentes del PJ antikirchnerista. El ex gobernador de Buenos Aires habló de "leyenda" cuando se refirió al Lole, y últimamente aprovechó un acto de homenaje a José Ignacio Rucci para "facturarle" que no se juega y en cambio especula. En rigor, Felipe destacó que eso no era lo que hacia Rucci en contraste con otros dirigentes. A pocos metros suyos estaba la plana mayor del reutemismo, Ricardo Spinozzi, Juan Carlos Mercier, Daniel Germano, Celia Arenas, Carlos Carranza y otros legisladores que son tales por su cercanía al ex piloto al que le rinden pleitesías.

Pero Reutemann no fue a Sportivo América, y en ese sentido es coherente con su trayectoria: "Si no está su nombre en las listas, no juega", le dijo a este cronista un despechado dirigente que fue reutemista y padeció las ausencias de su líder. Y es exactamente así. Lo dijo Alberto Rodríguez Saá unas horas antes, eso sí, "sin faltarle el respeto a los santafesinos", aclaró el puntano que también puso al Lole fuera de carrera. Desde hace tiempo, los Duhalde, tanto Eduardo como su esposa Chiche, van de un lado a otro para asegurarse que no será candidato más que para convencerlo de que sea. Y a esta altura sin certezas confían en que el Lole no se va a mover. Y van más allá, hasta creen que puede haber habido algún "acuerdo" o algo por el estilo con Néstor Kirchner para que baje el perfil y limite sus críticas. Nadie lo va a reconocer si fuera cierto porque no les conviene, pero uno de los "deudos" del senador busca consuelo en esa hipotética componenda. Difícil de probar, e imposible de refutar.

Como sea, por acción u omisión, deliberada o casualmente, el Lole sigue siendo el centro de atención en el PJ no kirchnerista a nivel nacional y figura determinante en el armado del peronismo de Santa Fe. Cual fieles en la procesión, sus más cercanos esperan una señal, que se ilumine y que decida ser candidato. Otros integrantes del rebaño ya están viendo como se sobrevive en la política sin ese paraguas. Parece mas difícil, pero más real, y en ese sentido, los dirigentes del "peronismo federal" deberían dejar ya de mirar para Santa Fe y asumir sus responsabilidades y sus riesgos. ¿Cuán firmes pueden ser las convicciones de hombres que han gobernado provinicias, sido ministros y con más de 40 años de política si tienen que estar mirando por arriba del hombro para ver si hay otro que se mueve?. ¿A quién puede seducir un candidato que no sabe si va a seguir adelante si hay otro que se presenta? La no candidatura de Reutemann puede llevarse puesto al peronismo federal, sobre todo si los candidatos alternativos siguen esperando que no pase nada. Tal vez hasta tenga razón aquel que imagina que "hay algo entre Reutemann y Kirchner", pero no porque se hayan puesto de acuerdo sino por la "teoría de los opuestos". Tanto que sin proponérselo, el senador es funcional a la estrategia del oficialismo, su recurrente negativa a "tomar riesgo" revaloriza la conducta de aquellos que sí lo hacen, menoscaba a quienes no dependen de sí mismos.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.