UNIVERSIDAD › ARRANCA EN LA UNR UN DISPOSITIVO INSTITUCIONAL PARA VISIBILIZAR CASOS DE AGRESIONES

Exponer la violencia para prevenirla

Un Observatorio recibirá denuncias sobre distintas situaciones violentas en el ámbito universitario, desde sus variantes físicas hasta psicológicas. Quieren que el espacio sirva para prevenir, investigar y difundir sobre la problemática

La Universidad Nacional de Rosario (UNR) puso en marcha el Observatorio de situaciones de violencia, que tiene como objetivo, entre otros, estudiar, investigar y promover acciones destinadas a la prevención, protección y asistencia integral de las personas que padezcan situaciones de violencia en el ámbito de la UNR. "Las situaciones de violencias en los distintos ámbitos son cotidianas y es una cuestión que también atraviesa a nuestra Universidad. El crecimiento de las situaciones de violencia en los ámbitos educativos, laborales y sociales requieren de respuestas rápidas y concretas para el abordaje de estas violencias que atentan contra la dignidad y la vida de las personas", indicó la directora de este espacio, la psicóloga Lucía Bertolano.

Este Observatorio es parte de un Servicio de asesoramiento, acompañamiento y recepción de denuncias que se creó a partir de que el Consejo Superior universitario aprobara un protocolo de actuación destinado a tratar esta problemática. Este servicio está destinado a docentes, alumnos, no docentes y funcionarios de la UNR.

El equipo de trabajo que acompaña a Bertolano se completa con la abogada Pamela Pighin, y los psicólogos Emilio Roquel, Liliana Bucci y Débora Guzmán. "Entendemos que la violencia debe ser abordada desde una perspectiva interdisciplinaria", argumentó la directora que deja la puerta abierta para la inclusión en este grupo de trabajo de profesionales de otras áreas.

Para los integrantes del Observatorio, la importancia de este espacio es "visibilizar y difundir las situaciones de violencia para prevenirlas". En este sentido, indicaron: "La violencia es el tipo de interacción entre sujetos que se manifiesta en aquellas conductas o situaciones que de forma deliberada, aprendida o imitada provocan o amenazan con hacer daño, ya sea físico, sexual, verbal o psicológico, a un individuo o colectividad".

Asimismo, remarcaron que "la fragmentación de las redes humanas y sociales ha incrementado situaciones de violencia, las que en su mayoría devienen de un marco de ruptura del lazo social en contextos de desigualdades económicas, sociales, culturales, entre otras. Hay además un resquebrajamiento en las relaciones interpersonales, entre pares, laborales, familiares e institucionales".

Los profesionales contaron que el Observatorio se abocará a estudiar la problemática desde una perspectiva interdisciplinaria, conformar un núcleo de investigación sobre la violencia en el ámbito universitario, implementar un centro de información y documentación especializada en la temática, generar espacios para la concientización de la comunidad universitaria e instalar marcos de reflexión, análisis y producción acerca de la problemática. "No sólo recepcionaremos las denuncias sino que la idea es investigar y promover acciones destinadas a la prevención", sostuvo Bertolano.

La directora detalló los pasos a seguir para quien sufre o detecta una situación de las expresadas en el protocolo en cuanto a casos de violencia física, psicológica, sexual, o simbólica, en el trabajo, doméstica o en el ámbito educativo: "Lo primero es hacer la denuncia y el planteo de la situación a su autoridad inmediata superior, y dicha autoridad la eleva a la asesoría jurídica de la Universidad. Sin embargo, el observatorio recibirá también las denuncias y se tratará la situación a través del asesoramiento a los involucrados, y del acompañamiento psicológico si fuese necesario".

Por otra parte, desde el Observatorio se pretende establecer criterios para formar políticas públicas al respecto, uno de los ejes destacados como importantes por los profesionales. En este sentido, Pighin explicó que "esto nos lleva a un trabajo de relevamiento, de labor de campo para visibilizar las situaciones más reiteradas dentro de las escuelas y en las facultades para llegar así a la prevención a través de jornadas y talleres". Y agregó: "El nuevo Código establece modificaciones en el campo de la violencia. No hablamos ya sólo de violencia física sino simbólica, de género, dentro de lo cual se debate aún cuantos géneros hay y las diversidades. También, empezar a aceptar lo que el Código Civil plantea, que es el respeto a la diversidad".

En el mismo sentido, Pighin prosiguió: "Las autoridades, docentes y alumnos deben respetar estas normas que van a llevar un tiempo de implementación social. Es importante destacar que aquel docente que esté al frente de una institución y por ejemplo tenga conocimiento de algún caso de violencia ya no va a poder decir 'no me meto', o desconocer aquellos que ve, sino que va a tener responsabilidades que se instituyen en un cuerpo orgánico de leyes obligatorias. Esto modifica el paradigma del trato de la violencia".

"Nuestra actuación esta enmarcada en el protocolo de violencia de la UNR y ante una situación podemos abordarla en ese contexto", aclararon los profesionales. Al mismo tiempo, remarcaron: "El objetivo no es sólo recibir denuncias sino también investigar la temática para aportar políticas públicas y por eso el rol de la Universidad, que es importante en la vinculación con otros organismos del estado".

Este Observatorio funcionará en el aula 6 del 3er piso del anexo de la UNR, en Corrientes 2001, y el mail para contactarse es: [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Roquel, Bertolano y Pighin, integrantes del Observatorio de Violencia.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.