CIUDAD › MOVILIZACIóN A DOS AñOS Y SIETE MESES DEL ASESINATO DE MERCEDES DELGADO EN LUDUEñA.

La lucha ahora es por la sentencia

Los familiares y amigos de la militantes social asesinada en medio de un tiroteo, se movilizaron a tribunales porque la causa ya entra a juicio. "El proceso es largo, pero ya tenemos un juez para que dicte sentencia al asesino de mi madre", dijo Juan Ponce.

"Algo vamos a aprender de todo esto. No sé bien qué, pero sé que será en la puerta de los Tribunales", afirmó ayer Juan Ponce, el hijo de Mercedes Delgado, la militante social asesinada en enero de 2013, en barrio Ludueña. Al cumplirse dos años y siete meses del hecho, la causa está en la etapa de juicio, con el principal acusado tras las rejas; por lo que la familia y amigos de "Mecha" volvieron a la calle con el pedido de justicia y dejaron claro que la lucha que emprendieron los llevará varias veces a Tribunales, para insistir en el reclamo de los sectores populares. "Cuanto más ancha es la banda de la lucha, menor es la impunidad", destacó el abogado Norberto Olivares, que se sumó a la convocatoria.

La movilización en calle Balcarce se realizó bajo la llovizna fría de la mañana de ayer, donde entre mates y tortafritas, se encendió la llama que exigió justicia, en una suerte de olla de los deseos. "En esta olla que le dio de comer a tantos pibes, ahora están todos nuestros deseos por justicia, por nuestros seres queridos", dijo Juan, ante los rostros conmovidos de familiares de otras víctimas de homicidios.

"El proceso fue y sigue siendo largo, pero ya tenemos un juez para que dicte sentencia al asesino de mi madre", resumió el muchacho sobre la instancia actual de la causa judicial, que tiene como principal acusado a Héctor Daniel Riquelme. "Creemos y estamos convencidos de que el juez hará lo correcto y que le dará un montón de años a Riquelme, porque no lo queremos ver más afuera, no lo queremos ver en el barrio, porque nos llenaría de tristeza y bronca ver al asesino de Mecha caminando libremente como hizo durante casi dos años hasta que fue detenido. Así que les pedimos que durante este proceso nos sigan acompañando, porque estamos en la calle exigiendo. Algún día esperamos poder compartir las emociones de todo este tiempo de lucha por lo que fue Mecha para el barrio, para el centro comunitario San Cayetano, donde ella cocinaba y les llevaba alegría a cada niño, durante más de 20 años".

Conmovido, Juan recordó la vida con su mamá: "Verla salir todos los días a las 7 de la mañana para hacer el pan de más de 400 chicos, con sus compañeras, me llenaba de orgullo. Ella construyó siempre, y ahora dejó sus semillas, nosotros, sus nietos. Las primeras palabras de mi hijo fueron 'Mercedes, presente'. El nos vio llorar muchas veces y teníamos que explicarle el por qué. La lucha lo maduró y encendió el camino que estamos llevando. Ahora está en todas las marchas. No sé si será bueno para él, pero creemos que hacemos lo correcto", dijo, ante la mirada empañada de su compañera, Gisela, que está a su lado desde el primer momento.

Aparte de la familia, las personas que acompañan a Juan en la lucha por justicia son muchas. Es que en los último años, el joven "se unió a las marchas ajenas y las hizo propias. Rompió la fragmentación de las luchas individuales. Cambió la impronta", destacaron los manifestantes sobre la incansable tarea de visibilizar los crímenes de los sectores populares.

Hace cinco meses, la Cámara Penal confirmó la prisión preventiva de Riquelme, el único integrante del tiroteo que le quitó la vida a Mercedes, 8 de enero de 2013, y que llegará a juicio acusado de homicidio. La causa está en la etapa de juicio, en el juzgado de Sentencia Nº 7, a cargo de Juan José Mascali. El juicio será escrito.

El imputado está procesado desde diciembre de 2014 como autor material del delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego", contra la cocinera de 51 años del centro comunitario San Cayetano; y por la tentativa de homicidio (con participación de su hijo menor de edad) contra los integrantes de la banda con la se enfrentó a tiros aquella tarde, en la esquina de Bielsa y Garzón.

Eran más de las 18.30. Riquelme estaba en su casa de Bielsa 6049 junto con otras personas entre las cuales se hallaba un menor de edad, desde allí disparó contra David Ferriol, Ramón y Jonatan Piedrabuena, quienes se encontraban en la esquina de Garzón y Bielsa, "todo con el propósito de darles muerte", según expresa el fallo de procesamiento que dictó la jueza Patricia Bilotta. Uno de los disparos impactó en el cuerpo de Delgado, quien caminaba por calle Bielsa al 6100, cuando salió a buscar a su hijo más chico, al oír los disparos.

Riquelme fue detenido recién el 25 de septiembre de 2014 por la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) en la ciudad de Santa Fe. Estuvo más de 20 meses prófugo de la Justicia.

Compartir: 

Twitter
 

"Cuanto más ancha es la banda de la lucha, menor es la impunidad", dijeron ayer.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.