CIUDAD › DENUNCIA POR DISCRIMINACIóN CONTRA DOS CHICOS AFRICANOS EN LAS COLECTIVIDADES

Un país sin lugar para los negros

El presidente de la Casa Uruguaya, Marcelo Correa, afirmó que un empleado del ETUR echó a dos personas del stand de Uruguay. Develó una interna en la organización de la Feria y afirmó que los europeos son despectivos con los pueblos latinoamericanos.

 Por Claudio Socolsky

El presidente de la Casa Uruguaya, Marcelo Correa, denunció que el lunes por la noche un funcionario de la Municipalidad desalojó a dos colaboradores de nacionalidad africana del stand que ocupan en la Feria de Colectividades. El argumento municipal fue, por lo menos, curioso. Los echó "por ser negros, y los negros no tienen nada que ver con Uruguay", según relató Correa, quien apuntó sus críticas hacia personal contratado por el Ente Turístico Rosario (ETUR), al que "le dieron más atribuciones de las que le corresponde", y a los integrantes de la Asociación de Colectividades, que "transformaron la fiesta en un negocio". Indignado, Correa señaló: "La manera en que vinieron a sacar a estos muchachos es imperdonable. Si fuéramos a eliminar todas las irregularidades que hay dentro de Colectividades, directamente no se podría hacer la fiesta". Conocido el incidente, desde la Secretaría de Gobierno se comprometieron a revertir la situación, y los jóvenes regresaron con su puesto de artesanías a la carpa uruguaya.

Por su parte, el presidente de la comisión de Derechos Humanos del Concejo Municipal, Carlos Comi, que el martes recibió la denuncia, indicó también que prohibieron a la comunidad colla vender ensaladas de frutas, porque no forma parte de su dieta originaria. "El argumento, como mínimo, es bruto, porque no se puede negar la importancia de la fruta en los pueblos originarios", precisó el edil del ARI.

La polémica por el desalojo de los jóvenes africanos, que venden artesanías en el stand uruguayo, desnudó la interna de la Feria de Colectividades. Cansados de lo que consideran constantes manifestaciones discriminatorias, las colectividades latinoamericanas abandonaron la Asociación de Colectividades para formar una Federación de Colectividades Latinoamericanas. A partir de entonces, reciben amenazas de quedar excluidos de las próximas ediciones. "La sociedad tiene que conocer que la Fiesta de Colectividades se transformó en un negocio", disparó Correa.

"Nosotros conocemos a la gente de Cultura que tomó intervención en este tema. Incluso, el año pasado, tuvieron un buen comportamiento cuando los mandaron a hacer lo mismo, pero en esa oportunidad pudieron cubrirnos. Hace 25 días empezaron con el mismo tema. Nos dijeron que este año no querían negros en el stand de Uruguay, porque los negros no tenían nada que ver con nuestro país", precisó Correa, quien indicó que luego del incidente, el canciller uruguayo realizó un informe que acercaron a la secretaría de Cultura. "Nos salieron con explicaciones muy necias. Ignorar que los negros forman parte de la cultura uruguaya es muy tonto", afirmó. De hecho, buena parte de la cultura oriental, como el candombe y las llamadas del Carnaval, devienen de tradiciones africanas. El titular de la Casa Uruguaya denunció que "el vocero de todo esto fue Carlos Bustos, la persona encargada de la Fiesta por Ente Turístico. Este es el personaje siniestro de toda esta película, junto a la Asociación de Colectividades que tiene la guerra en particular con Casa Uruguaya, porque hace dos años, cuando entramos, destapamos un montón de barbaridades que cometen".

En relación al desalojo de los chicos africanos, Correa sostuvo que en el tema "hay mucha ignorancia. Uno de los encargados que vino con la gente de Cultura nos dijo que nosotros estábamos defendiendo a ladrones; y le tuve que aclarar que estos chicos vinieron a trabajar, son refugiados". Además del incidente puntual, Correa señaló una mirada despectiva hacia los pueblos latinoamericanos. "En una reunión, una integrante de la colectividad rusa dijo que no se comparar a los latinoamericanos, que son todos unos indios, con ellos. Hay que enseñarle a esta gente que todos han luchado por esta tierra".

En este sentido, Comi señaló que la Fiesta de Colectividades tiene "una impronta básicamente centroeuropea; y allí hay un recelo muy fuerte hacia las comunidades latinoamericanas. Hace falta que el ETUR y Cultura paren un poquito la máquina y entiendan de que la cosa es más amplia que la descendencia de los italianos, españoles, polacos o rusos".

Andrés Illanes, director de Descentralización de la Municipalidad, aseguró a Radio Dos que el problema se originó porque estas personas son vendedores ambulantes de origen africano y no integrantes de la colectividad uruguaya. "Toda persona que esté trabajando en un stand tiene que tener relación con la colectividad que representa", afirmó. En el caso de la comunidad colla, el funcionario explicó que no se respetó el reglamento que habían acordado todos los Pueblos Originarios. Puntualizó que pueden vender ensalada de frutas, pero no en esa carpa. El argumento fue que ese sitio estaba destinado a la actividad cultural, y no a la gastronómica.

Compartir: 

Twitter
 

"Si se eliminaran todas las irregularidades en la organización, no se podría hacer la Feria".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.