CIUDAD › EL RíO SUBIó A 5,23 Y QUEDó A 7 CENTíMETROS DEL NIVEL DE EVACUACIóN

Una crecida cada vez más preocupante

Tras la tormenta del miércoles, el Paraná registró una suba pronunciada. En la zona del Mangrullo veinte familias se autoevacuaron ya que el agua ingresó a algunas viviendas. El municipio tiene listo un plan para evacuar a escala.

 Por Lorena Panzerini

El río Paraná experimentó ayer una altura de 5,23 metros frente al puerto de Rosario, ubicándose a sólo siete centímetros del nivel de evacuación. En la zona del Mangrullo alrededor de una veintena de familias se autoevacuó tras la lluvia del miércoles por la noche, que hizo que el agua aumente considerablemente y comenzara a ingresar a algunas viviendas. Las autoridades de Defensa Civil y la Secretaría de Promoción Social municipal aseguraron que el plan de evacuación está preparado, y que se está alerta ante la necesidad de llevarlo adelante. Al mismo tiempo, en el norte provincial, en la comuna de Santa Rosa de Calchines, más de 35 familias recibieron asistencia ante la crecida, y se estima que hay unas 300 personas evacuadas debido a que la altura del Paraná en el lugar alcanzó los 5,74 metros y se espera un pico de 5,80 que afectaría a otras 40 familias de esa zona. También se autoevacuaron dos familias de Fighiera y otras ocho de Villa Constitución.

En sólo dos días, la altura del Paraná sufrió una variación ascendente de cinco centímetros, con tendencia creciente y sorprendió a las autoridades que esperaban ese número para dentro de diez días. Desde el Instituto Nacional del Agua indicaron que las lluvias continuarán en la cuenca alta, mientras que el pronóstico para Rosario y la región no es diferente, ya que se prevén precipitaciones para los próximos días. El director de Defensa Civil municipal, Raúl Rainone, indicó a Rosario/12 que "las perspectivas son que viene mucha más agua, y ese dato genera que haya una vigilia de las cuadrillas en el lugar afectado, y en cuanto a la demanda, se incrementan los trabajos".

El funcionario explicó además cuáles son las tareas que realizan desde la repartición en la zona sur, en El Mangrullo, donde ayer trabajaban una cuadrilla y otros cuatro operarios de bombas. "El miércoles, a las 20, cuando comenzó a llover se dio inicio a la colocación de bombas y el personal estuvo toda la noche trabajando, debido que las bocas de desagüe están obstruidas por el río, que tapa la salida por el brazo seco; por eso el trabajo puntual de las bombas es sacar el agua que no puede salir hacia el río", relató. Mientras tanto, las familias que habitan en la zona se autoevacuaron en viviendas de familiares, ya que las propias quedaron al nivel del río.

Por su parte, y en cuanto al plan de evacuación programado, el secretario de Promoción Social municipal, Juan Raúl Capilla, aseguró a este diario que "se trabaja en función de la realidad de lo que ocurre en el territorio. Estamos preparados para lo que sea necesario, y somos los responsables de los lugares de evacuación y de la cantidad de estos, como así también de asumir la responsabilidad durante el tiempo que sea necesaria la asistencia a la gente".

En el mismo sentido, el funcionario indicó que ya se realizaron los relevamientos en las zonas más perjudicadas por la crecida del río, "para tener una idea de la dimensión". Capilla indicó que el Batallón 121 es el primer lugar que se tiene preparado para recibir gente ante la necesidad de evacuaciones. "La idea al principio es de hacerlo en un mismo lugar, para que rinda el trabajo del personal y poder alimentar y entregar los elementos necesarios en un mismo espacio. Por eso, en principio el lugar sería ése, a no ser que pasemos a tener un número mayor de gente, que requiera habilitar otro sitio".

Capilla aseguró que la municipalidad cuenta con "la totalidad de los elementos para dar respuesta" a la problemática. "Son suficientes", resaltó, y recordó que "la Secretaría tiene experiencia" en este tipo de asistencia. "Venimos trabajando fuertemente, porque la subida es importante y se manejaba un dato similar -aunque en menor cifra- al que tenemos hoy sobre la altura; pero todo depende de las lluvias de aquí y de la cuenca alta, y de cuándo repercutirán en la altura del Paraná".

Por otro lado, Rainone explicó cuál es el trabajo conjunto con Prefectura para vigilar la zona de las islas, donde viven más de 35 familias. "Hay una vigilancia continua y se realiza asistencia sanitaria desde hace varios días". El funcionario comentó que los isleños resuelven situaciones como la actual "con mucha practicidad". No obstante, aseguró que son asistidos sobre todo por las enfermedades como la leptospirosis -que registra varios casos en la provincia, con muertes a causa del virus-, con tareas de profilaxis.

Por otra parte, en la comuna de Santa Rosa de Calchines, antes de llegar a la localidad de Arroyo Leyes, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, más de 35 familias debieron ser asistidas ante la crecida luego de las lluvias. El presidente comunal, Elvio Yosen, explicó la situación a este diario: "Tenemos evacuados a mujeres y niños, porque la gente no quería salir de sus casas, pero consensuamos para que se queden solamente los padres de familia, y así resguardar a los demás". Además, adelantó que si el río llega al pico previsto de 5,80, otras 40 familias deberán ser evacuadas en la zona.

Compartir: 

Twitter
 

Toda una postal que refleja la crecida del río frente a la costa de Rosario. En la zona sur el panorama es más complicado.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.