CIUDAD › EL TESTIMONIO DE LA MUJER POLICíA MIRTA DEL VALLE GALLARDO

Lo que vio en el sótano

Ayer, se leyó su declaración de 2005 en la que afirma haber visto detenidos colgados como "medias reses" y "sin vida".

 Por Sonia Tessa

Héctor, Lea y Yoli Medina, como también Nélida Turlione, presenciaron ayer por la mañana la audiencia del juicio oral y público contra Ramón Genaro Díaz Bessone con fotos de desaparecidos en sus manos. Mientras tanto, la secretaria Silvina Andalaf leía el requerimiento de elevación a juicio de los querellantes representados por el equipo jurídico de Hijos Rosario. Entre las pruebas que mencionó la requisitoria de ayer, sobresalió el testimonio de la efectiva policial Mirta del Valle Gallardo, quien trabajaba en la Jefatura de Policía en aquel momento. La testigo, que declaró en 2005, cuando la causa estaba en etapa de instrucción relató que algunos efectivos que actuaban con credenciales truchas llevaban personas detenidas que eran ingresadas con nombres cambiados. Dijo también que "todas las fuerzas estaban unidas, el Ejército, la policía provincial y la federal", y señaló a José Rubén Lofiego y Mario Alfredo Marcote como los responsables de indicar que los secuestrados fueran registrados con otro nombre. La mujer relató que la situación le provocaba tanta curiosidad, que en una oportunidad bajó a una de las habitaciones del sótano, donde pudo ver gente colgada del techo, con señales de estar sin vida, con manchas de sangre. Afirmó que estaban colgados como "medias reses". En ese momento, Yoli Medina -hermana de Oscar, desaparecido se largó a llorar. Más tarde diría que le cuesta entender la magnitud de la crueldad.

Una vez más, el máximo responsable de la represión ilegal en la zona hasta octubre de 1976 escuchó la audiencia en una sala contigua. En tanto, los ex oficiales de la policía Marcote y Lofiego pasaron la mañana leyendo el expediente. José Antonio Scortecchini y Ramón Rito Vergara levantaron la cabeza muy pocas veces durante la audiencia. Separado por un gendarme, Ricardo Chomicki, el civil que colaboró con la patota tras ingresar como víctima en el Servicio de Informaciones, no paró de restregarse los ojos durante toda la audiencia. La querella que se leyó ayer no lo acusa, debido a una decisión política de la agrupación Hijos a nivel nacional. "Nuestro equipo jurídico habló con los querellantes que representamos y les dijimos que esta posición de Hijos se debatió durante mucho tiempo a nivel nacional, y que se tomó por una decisión política jurídica, con la intención de preservar las causas", explicó una de las abogadas de Hijos Rosario, Nadia Schujman, quien afirmó además que los delitos de los que se acusa a Chomicki (privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos) "se cometieron, pero hay causales de justificación posterior".

De hecho, recordó que la Unidad Fiscal de Seguimiento de las Causas de Derechos Humanos, la Procuración General de la Nación y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación sostienen el mismo criterio. En ese sentido, Schujman subrayó: "Nosotros somos muy respetuosos de quienes tienen una posición distinta. De hecho, en su momento comunicamos nuestra posición a los querellantes y aunque algunos de ellos no la comparten, eso no fue óbice para que sigamos representándolos, porque hay un vínculo de muchos años de confianza, afecto y respeto". El equipo jurídico de Hijos Rosario representa a Carmen Lucero, Juan Pablo Bustamante, Esteban Mariño, Gustavo Mechetti, Ana Moro, Ana Ferrari, Darío y Gustavo De Vicenzo, Olga Noemí Jhonstons, Pedro Bouvier, Esperanza, Manuela y Tomás Labrador, Carmen Salvay y Graciela Borda.

La lectura de la requisitoria reseñó los hechos que se le imputan a cada acusado de las fuerzas de seguridad, y en ese marco se incluyó la declaración de la efectiva policial que relató lo ocurrido en la jefatura de Policía provincial durante la represión ilegal. Esa declaración menciona específicamente a Lofiego y Marcote quienes, según afirmó la testigo, actuaban con nombres falsos.

En horas de la tarde la audiencia fue suspendida debido a que Díaz Bessone debió ser asistido por un médico tras manifestar sentirse mal. El Tribunal ordenó un cuarto intermedio hasta hoy a las 9.30 cuando se reanudará la audiencia y se espera contar con el informe médico pertinente.

Compartir: 

Twitter
 

Lofiego ingresaba con nombres falsos a los detenidos.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.