CIUDAD › SE DERRUMBO UNA CASA CENTRICA Y SU HABITANTE SOBREVIVIO

La segunda vida para Roberto

La antigua vivienda de San Luis 655 se desplomó en la medianoche de ayer, pero su propietario había comenzado a irse, y si bien quedó bajo los escombros, sólo se lesionó el tobillo. Desde el municipio apuntan a la falta de mantenimiento.

 Por Claudio Socolsky

"A los 80 años volví a nacer". Esta fue la primera frase que soltó ayer Roberto Vila, el propietario de la casa de dos plantas en San Luis 655 que se derrumbó por completo, al salir del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) donde le diagnosticaron una leve lesión en el tobillo. El hombre, de 80 años, salvó milagrosamente su vida luego de advertir que una pared de su vivienda recubierta con madera comenzó a hincharse. "Me llamó la atención, me apuré, apagué el gas, la tele, y salí corriendo", describió Vila, quien quedó atrapado debajo de una montaña de escombros. Más tarde, pudo ser rescatado por un equipo especializado del cuerpo de Bomberos Zapadores. Si bien todavía no se determinaron las causas del derrumbe, las primeras hipótesis apuntaban al escaso mantenimiento de la centenaria vivienda, como así también a una obra en construcción lindera. Carlos Ion, inspector de Obras Particulares del municipio, descartó esa instancia ya que la referida obra está paralizada. Además, aprovechó para pedirle a los vecinos que "mantengan sus viviendas" para evitar derrumbes.

El accidente se produjo minutos alrededor de las 23.50 del martes. "Estaba en mi casa, y sentimos un estruendo impresionante. En un primer momento pensé que había sido de alguna obra en construcción, pero cuando me fijé por la ventana era una nube de humo, no se veía absolutamente nada, hasta que desde la ventana del baño pude comprobar que efectivamente era la casa", relató a Rosario/12 Alvaro, un estudiante de Comunicación que vive en el edificio lindante con la casa de Vila.

"Me acordé que ahí vivía un hombre, así que bajé corriendo -continuó el joven-. No se veía nada, incluso el polvillo llegaba hasta el ascensor. Ahí encontré a un chico que justo hacía 15 metros que había pasado mientras hablaba por teléfono y se le cae la casa atrás, si se ataba los cordones no lo contaba, una locura".

Junto a otros vecinos que se acercaron hasta el lugar, comenzaron a sacar escombros, conscientes de que Vila podía estar atrapado. "El hombre estaba ahí, en la zona del garage, en estado de pánico. Llamamos al 911 y vinieron dos patrulleros al instante, y 20 minutos después llegaron los bomberos. Le dieron oxígeno, vallaron el lugar, y 45 minutos después lo pudieron sacar, fue una secuencia increíble", precisó el vecino.

Para el muchacho se trató de un milagro, "si estaba 15 metros atrás, donde están las habitaciones en una casa antigua, no la contaba". Alvaro reconoció que en la casa de Vila se veían grietas "de 10 centímetros de grueso". Y aunque evitó pronunciarse acerca de las responsabilidades, cree que a partir de lo que sucedió la Municipalidad tiene que "hacer un recorrido por esa zona donde hay casas coloniales de principios de siglo", y que las constructoras "deben prever estas circunstancias cuando meten una máquina, son cuestiones de sentido común".

Ayer, después del mediodía, personal de Defensa Civil continuaba removiendo los escombros de la casa derrumbada y los depositaban en un volquete con el tránsito cortado. Sólo quedó en pie una vieja puerta ventana de madera. Debajo de una montaña de ladrillos se alcanzaba a observar el baúl de un Volkswagen Polo. "Fue fatal porque sentía que el peso de todo lo que se me caía me iba achicharrando, hasta que quedé encogido como una bolita. Esto me hizo dar cuenta del valor de la vida", indicó Vila mientras se retiraba del Heca.

"A mí me toca inspeccionar innumerables lugares y gracias a Dios no tuvimos problemas, pero si la gente no conserva ni mantiene sus casas, se pueden repetir estos episodios", advirtió Ion en declaraciones a Radio 2. El funcionario aseguró que reciben denuncias y solicitudes, y por tal motivo inspeccionan muchos lugares, "pero no se puede hacer todo, es mucho el trabajo".

Según Ion, el impedimento mayor es que la "gente no tiene dinero para mantener las casas". El inspector dijo que la casa era "una propiedad de dos plantas muy antigua, está deformada. Son estructuras muy viejas y parece que los chequeos y verificaciones de mantenimiento no eran claros, y en este sentido hay obligación del propietario de mantener y conservar su casa".

El funcionario descartó que el derrumbe se haya producido por la obra en construcción que está al lado de la vivienda de Vila, perteneciente a la Cooperativa de Vivienda Rosario y proyectada por AAG Constructora SRL. "La construcción está paralizada, no hay actividad en esa obra", precisó. "No se trabajó sobre la medianera de la casa que se derrumbó, no hay excavación", agregó Ion para descartar esa hipótesis.

Guillermo, el hijo de Vila, planteó sin embargo que su padre le había relatado en varias oportunidades que la casa "se movía" debido a las excavaciones producidas supuestamente en la obra lindera, y que ante esta situación realizó varias llamadas a la Guardia Urbana Municipal (GUM) para advertirles por esta situación.

Compartir: 

Twitter
 

La casa de San Luis 655 tenía cien años, y estaba rodeada de dos terrenos desocupados.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared