CIUDAD › PARA EL COLEGIO DE ABOGADOS, EL PROFESIONAL ACTUó "EN LEGíTIMA DEFENSA"

Una pelea que terminó con un muerto

Un joven de 23 años se trabó en lucha, utilizando un arma blanca, con un abogado en el estudio de éste, y resultó muerto. Aunque no están claras las circunstancias del hecho, habría sucedido durante un presunto intento de robo. El abogado declararía hoy.

 Por Lorena Panzerini

"Esperame que voy a este estudio jurídico y vuelvo", le dijo Andrés Arduvino a su concubina, con quien estaba en la vereda de Montevideo al 1600, alrededor de las 2.30 de la madrugada del domingo. Una vez dentro del lugar, el joven de 23 años se trabó en una lucha, utilizando un arma blanca, con el abogado que vivía en el estudio, Fabián Casarini, y resultó muerto. Aunque no están claras las circunstancias del hecho, habría sucedido durante un presunto intento de robo, ya que las pericias determinaron que las ventanas que dan a la calle del estudio estaban forzadas. Si bien el domingo temprano la policía indicó que el joven había sido apuñalado en la zona sur; al caer la noche, su concubina reveló cómo y dónde sucedió. Al quedarse sola en la esquina de Presidente Roca y Montevideo, notó que su pareja demoraba y fue a buscarlo. Entonces escuchó gritos y al asomarse por la ventana vio la pelea entre su novio y el abogado; y ayudó al chico a salir por la ventana. Sin embargo, falleció en el camino al hospital Provincial. Casarini, acusado de homicidio, declarará hoy ante la jueza Mónica Lamperti, "si están dadas las condiciones". Los familiares de la víctima negaron que el chico haya ido a robar. En el Colegio de Abogados aseguran que el profesional actuó "en legítima defensa".

"Todo era sangre" en el estudio, donde vivía el abogado en lo civil, de 33 años. Aunque ayer la jueza de Instrucción 12º, Mónica Lamperti, esperaba que se presentara en los Tribunales Provinciales el hasta ahora acusado de homicidio, su defensora Marta Macat entregó un escrito para poner a su cliente a disposición de la Justicia. "Resta esperar que la jueza lo llame a declarar", dijo la letrada, que más tarde confirmó que hoy comparecerá "si las condiciones de seguridad está dadas".

La concubina de Arduvino, quien al igual que su pareja tiene antecedentes delictivos, estuvo con él esa noche y dio su versión en sede policial, donde dijo que ella ayudó a escapar por la ventana a su novio y lo llevó al hospital Provincia, aunque no detalla con qué medios lo hace. La mujer quedó imputada por "participación en tentativa de robo calificado".

Según el relato de la fiscal, Cristina Herrera, que estuvo en el lugar del hecho junto con personal de Criminalística policial, de la Brigada de Homicidios, y el titular del Colegio de Abogados, Ignacio Del Vecchio, "había mucho desorden, cosas tiradas y gran cantidad de sangre refregada en las paredes, en el piso y los muebles; lo cual evidenciaba una lucha, una pelea". Además, Herrera aseguró que dos ventanas del domicilio, que dan a la calle, tenían marcas de un "intento de forzamiento y un barrote arrancado de una de ellas, donde se encontraba la mayor cantidad de sangre". Ello da la pauta que el presunto ladrón ingresó y salió por esa abertura.

Casi la misma versión dio Del Vecchio, quien por tratarse de un hecho que implica un estudio jurídico, y por un acordada con la Corte Suprema de Justicia santafesina, debe estar presente como veedor, en su carácter de miembro del directorio del Colegio de Abogados. Por esa razón, consideró que el letrado que mató al joven actuó "en legítima defensa".

Para la fiscal, habrá que reunir elementos para probar que se trató de un homicidio en legítima defensa. Prima facie, se estima que hubo una pelea entre ambos jóvenes y que uno de ellos sacó el arma blanca --que no fue encontrada-- con la que ambos se trabaron en lucha. En ese sentido, Herrera solicitó al gabinete biológico de la policía que realice estudios sobre la sangre derramada en el lugar, para averiguar de quién es, y si pertenece a una sola persona. Esta última posibilidad fue descartada por la defensora de Casarini, quien aseguró que su cliente está herido en la muñeca y otras zonas, por lo que también perdió sangre.

Aunque no están claras las circunstancias en las que Arduvino ingresó al estudio donde vive el letrado, la fiscal no descarta nada, incluso que el abogado haya estado durmiendo cuando el presunto ladrón irrumpió.

"Todos la van a pagar". Con esas palabras, familiares de la víctima habrían amenazado a un abogado y amigo del letrado que reside en la vivienda. Ante ello, Daniel Kantor presentó la denuncia a la fiscal del caso y ayer recayó en el Juzgado Correccional 8º. El letrado solicitó custodia policial, porque al parecer, una moto con una joven pareja pasó por la puerta y ambos amenazaron de muerte al defensor del profesional asaltado. Al mismo tiempo, vecinos del edificio de Montevideo al 1600, donde se produjo el hecho, advirtieron que familiares del fallecido pasaron por el lugar y advirtieron que "van a quemar" el inmueble, donde la fiscal Herrera envió un móvil policial.

Si bien la madre del joven fallecido salió a aclarar que su hijo "se conocía de antes" con el abogado en cuestión, y negó un intento de robo, el chico tiene numerosos antecedentes penales.

Compartir: 

Twitter
 

El departamento-estudio del abogado está ubicado en Montevideo al 1600.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.