CIUDAD › INAUGURARON VIVIENDAS DEL PROGRAMA HABITACIONAL ROSARIO.

Las casas de la zona cero

Son 80 viviendas del tramo inicial del plan. Se entregaron ayer en un discreto acto justo cuando, en el barrio corrían rumores de que vecinos de las inmediaciones intentarían tomar por la fuerza las casas nuevas, según explicaron fuentes oficiales.

 Por Luis Bastús

Sin bombos, platillos ni anuncio previo, ayer se entregaron las últimas 80 viviendas de la primera etapa del programa habitacional Rosario Norte, más conocido como Zona Cero. Y el gobierno provincial, en una de sus semanas más difíciles, pudo anotar una a su favor al concluir el tramo inicial de 620 unidades que iban a ser financiadas por el Plan Federal de Viviendas II. La razón del sigilo con que ayer se hizo la entrega de llaves en el Polideportivo Municipal Cristalería "explicó una fuente del gobierno" fue evitar que se produjeran usurpaciones de los últimos departamentos vacantes en el barrio erigido entre Salvat, Cullen y Ugarte, Laguna y calle 13105, seiscientos metros al oeste del inicio de la autopista a Santa Fe. En el barrio corrían rumores de que vecinos de las inmediaciones intentarían tomar por la fuerza las casas nuevas. "En el último año hubo un par de situaciones de ese tenor", confirmó una fuente.

Se trata de cinco modelos de vivienda en versiones de una planta, duplex, de propiedad horizontal en planta baja y para familias con miembros discapacitados. Cada una tiene dos dormitorios, cocina, estar comedor, lavadero, baño, patio y espacio para una futura ampliación, en lotes de entre 150 y 250 metros cuadrados. Una vez instalados, sus beneficiarios -que estaban anotados en la DPVyU y fueron sorteados el año pasado- reciben una chequera con la que empiezan a pagar una cuota de entre 700 y 1300 pesos, a un plazo de entre 15 y 25 años, según el ingreso de cada familia. "El valor se ajusta anualmente promediando el índice de construcción y el salario, pero siempre que no supere el 20% del ingreso familiar", aclaró la directora de Vivienda, Alicia Pino.

La construcción de las 620 unidades iniciales, 22 locales comerciales y la infraestructura de servicios costó 165 millones de pesos, y se había adjudicado en mayo de 2010 a las empresas Pecam, Epreco y Sanimat. Ayer, fuentes de la DPVyU destacaron que la crisis de pagos que afectó a la obra pública provincial este año no alcanzó a la Zona Cero.

El desagüe pluvial consiste en dos emisarios conectados al canal Ibarlucea, mientras que el agua potable llega a través de un nexo a la red urbana aunque la obra final será la planta de ósmosis inversa que, según la DPVyU, está en ejecución.

La infraestructura sanitaria por ahora es con pozo absorbente, pero se encuentra casi terminada la red cloacal. Del equipamiento urbano, se cuenta el centro de salud casi concluido, mientras que las escuelas primaria y secundaria se encuentran en proceso licitatorio.

Alicia Pino señaló que mientras tanto se encuentran en ejecución 831 viviendas y 18 locales comerciales que redondearán el proyecto completo. Parte de esas unidades están reservadas para convenios especiales con gremios y con la Municipalidad; y otra parte será sorteada el año próximo entre los solicitantes registrados en la DPVyU.

"Las 1451 unidades finales, más la construcción de los emisarios pluviales, los nexos de agua y cloacas, y la estación transformadora de energía en Ibarlucea suman 459 millones de pesos de inversión", especificó. El trato original era que la provincia paga la infraestructura, y la nación paga las viviendas, pero como ésta envió 6,4 millones de pesos hasta 2009, el gobierno de Santa Fe continuó la obra a cuenta. "Hay un compromiso de la Nación de devolver a la Provincia la inversión realizada, que hasta ahora suma 160 millones de pesos por la construcción de estas 620 viviendas. La deuda está reconocida", señaló la funcionaria provincial.

Siete años atrás, la idea de urbanizar el extremo rural de Rosario se instaló con mucha polémica urbanística entre Provincia y municipio, cuando al frente de una y otra gestión estaban Jorge Obeid y Miguel Lifschitz, respectivamente. El Plan Federal de Viviendas II, del Ministerio de Planificación Federal, asignó a Rosario una promesa de 5.000 unidades habitacionales, y ante la falta de terrenos esgrimida por la ex secretaria municipal de Planeamiento Mirta Levín, el proyecto Zona Cero se abrió paso.

Compartir: 

Twitter
 

Cada una tiene dos dormitorios, cocina, estar comedor, lavadero, baño, patio y espacio para ampliar.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared