CIUDAD › EL SECRETARIO DE GOBIERNO DE ROSARIO REPASA LOS TEMAS DE LA AGENDA MUNICIPAL

El centrojás de la política doméstica

La relación con la Nación, políticas sociales, el Fondo de Obras Menores su futuro político, Boasso y las concesiones, son abordadas por Fernando Asegurado, quien en el equipo de Fein juega para cortar la ofensiva opositora y armar el contraataque.

 Por Luis Bastús

Su puesto en el equipo de Mónica Fein lo lleva a menudo a jugar de volante central, de 5 tenaz para cortar la ofensiva opositora y armar el contraataque. Otras veces, tiempista, pincha la pelota si hace falta. Un centrojás de la política doméstica. El socialismo mide en Fernando Asegurado una carta fuerte para disputar las elecciones de concejales y fortalecer el bloque oficialista, aunque él jura que hoy por hoy está enfocado sólo en acompañar a la intendenta desde la Secretaría de Gobierno. Su dilema es el de la frazada corta. En cambio, sí le exige definición al radical Jorge Boasso y le blanquea un rasgo tácito: "Llama la atención que jamás critica al gobierno nacional o a otro sector de la política. Sólo se empeña en atacar siempre al Frente Progresista al que dice pertenecer cuando hay elecciones". Para argumentar el reclamo por el Fondo de Obras Menores, Asegurado afirma que Rosario y Santa Fe son perjudicadas en la distribución de recursos. Desafía a que le opongan el ejemplo de alguna ciudad que supere a ésta en cuanto a presencia del Estado municipal en los barrios. "Igual, no alcanza", reconoce.

-¿Es como dice Bonfatti, que no existe relación con Casa Rosada, o es como logró Fein, que se reunió con dos ministros en dos días?- preguntó Rosario/12.

-Hay buenos gestos que se sobredimensionan. La visita de un ministro (de Turismo, Enrique Meyer) no ha sido menor porque fue clave para que Rosario sea sede del Dakar en 2014, pero significó esta vez un subsidio de 700.000 pesos de accesibilidad al Monumento para una ciudad de 4 mil millones de pesos de presupuesto. La reunión con Julio Alak fue buena, pero fue para obtener una base de datos que gestionábamos desde 2010.

Entonces entiendo lo que reclama el gobernador. La intendenta interina de Granadero Baigorria dijo que el 70 por ciento de su presupuesto de inversión es realizado por el gobierno nacional. En estos días le dieron 24 millones del Promeba y 14 millones del Ministerio de Planificación. Y tiene 43.000 habitantes y un presupuesto de 280 millones. Quiero el mismo tratamiento para Rosario.

-¿Por qué polemizó en público con Miguel Zamarini cuando dijo que la política social municipal había aflojado?

-Me pareció injusta una observación así justo cuando hay toda esta inversión en obra pública, más de 450 millones de pesos en 430 intervenciones barriales, más la inversión social destinada a vecinos de todos los distritos. Tengo una mirada distinta y contesté porque estoy convencido de que la intendenta está marcando una línea profunda de compromiso hacia los barrios. Una prueba fue esta semana, con dos anuncios trascendentes: las cloacas. Obras prometidas por una empresa privada que jamás hizo nada, obras que en este país se hacen con fondos nacionales o con financiamiento, y como no conseguimos ninguna de esas dos cosas estamos haciéndolas con recursos municipales de los rosarinos y con materiales de la provincia. Este año estaremos haciendo cloacas en 8 barrios, y se suma a la decisión de la provincia de construir a nuevo los ductos cloacales de los barrios Fonavi de la ciudad que ya cumplieron su vida útil y que ya empezó en el barrio 7 de Setiembre.

-Más que en obras, esas observaciones emergen tras el recrudecimiento de la violencia, donde casi siempre las víctimas y los victimarios son jóvenes pobres.

-Eso es una problemática compleja de todos los grandes aglomerados. Estamos dispuestos a un gran debate sobre políticas sociales y nuevas responsabilidades y desafíos de los gobiernos locales, provinciales y nacionales. También quiero que me traigan algún gobierno local que tenga la historia, el desarrollo y el compromiso en su presupuesto. No existen políticas sin recurso humano, y Rosario tiene más de 6.000 trabajadores municipales en áreas sociales. No hay otro gobierno local que tenga una presencia de más 400 lugares físicos en toda la ciudad.

-¿Considera que eso es suficiente?

-No, no alcanza. Si nos acompañaran desde otros niveles del Estado con mayor compromiso, tal vez. También hay que considerar cuestiones ajenas como la macroeconomía, que en un contexto determinado hace que las cosas empeoren o mejoren.

-¿Es justo que Rosario y Santa Fe reclamen participar del Fondo de Obras Menores?

-Es injusto que no estén incorporadas.

-Habría que reformular esa fuente de recursos, entonces.

-Es el debate que los intendentes Fein y Corral proponen iniciar. Entre las 50 ciudades de la provincia, Rosario en la distribución de coparticipación por habitante está 28°, y Santa Fe está 36°. Se dice que son privilegiadas y la realidad indica todo lo contrario.

-Comunas y municipios de segunda categoría temen que si ambas entran al reparto, acapararán la mayor tajada del FOM?

-En absoluto. Primero: este gobierno provincial respeta la distribución de la coparticipación. Segundo: está generando un programa de obras e inversión en infraestructura, la regionalización que plantea un nuevo equilibrio. Los hospitales regionales, el desafío de dar agua potable en toda la provincia son ejemplos de rumbos para romper viejos desequilibrios entre el norte, el sur, la costa, el centro. Además, Fein y Corral dicen su realidad, porque los otros lobbies no descansan: los senadores, intendentes y presidentes comunales recorriendo la Casa Gris, los ministerios, planteando y demandando mejoras para sus localidades. Rosario y Santa Fe reciben por el Fondo del Conurbano 16,38 pesos por habitante, y el resto recibe 168,40 por el FOM.

-¿Qué opina acerca del incremento de la cantidad de concejales?

-No me gustó cómo se redujo antes y tampoco ahora. Rosario merece autonomía municipal por reforma constitucional. A partir de eso, convocatoria a constituyentes para redactar una carta orgánica municipal y en ese momento poder discutir cuántos concejales, criterio de distribución y demás.

-¿Irá por una banca en el Concejo o seguirá en el Ejecutivo? ¿En lo personal, qué prefiere?

-El partido hará un congreso en mayo y allí se definirá lo electoral. Hoy tengo una importante responsabilidad en la gestión con la intendenta y ahí está mi esfuerzo. La gestión me apasiona como forma de estar en contacto con los vecinos y poder dar respuestas.

-¿El Ejecutivo se siente bien complementado por el bloque oficialista en el Concejo?

-Sí, primero por nuestros compañeros socialistas y luego por el interbloque de los que realmente se sienten comprometidos con el Frente Progresista -León, Del Cerro, Greppi, Bruera, Poy- que trabajan y buscan los consensos necesarios para que los proyectos que enviamos vayan saliendo.

-Es evidente que no mencionó el espacio de Jorge Boasso, uno de los más críticos de la gestión.

-Después de 10 años de construcción de una herramienta que hizo crecer a todos sus partidos, llegó la hora de ser coherente: o se está en el fortalecimiento del Frente, o se lo pretende debilitar todos los días. El problema está en la conciencia de Boasso, y debe resolverlo él. Llama la atención que jamás se le escucha cuestionar nada del gobierno nacional o de otros sectores de la política. Para el único lado que siempre tiene críticas es el frente político en el que dice participar. Hay que ser coherente, y punto.

-¿Era evitable el costo político de la negativa inicial a citar a la directora de Concesiones al Concejo?

-Ojo: fue la discusión de un tema sobre tablas que no había logrado consenso en Labor Parlamentaria. A lo mejor se pecó en garantizar el funcionamiento de las reglas administrativas y de funcionamiento de un cuerpo legislativo, y la oposición aprovechó ese tema y sobreactuó levantándose y quitando el quórum. Si nuestros legisladores hicieran lo mismo en la Nación, hay cuerpos que no funcionarían nunca. Ese día, la oposición dejó sin tratar más de 70 proyectos de ordenanza que se habían consensuado en el trabajo semanal de comisiones. Y la directora Gontín estuvo en 48 horas en el Concejo, sin problemas.

-¿Qué análisis hace de los cuestionamientos al régimen de concesiones?

-Un clásico de los años electorales. Acá las concesiones surgen de un proceso licitatorio transparente y su adjudicación se consulta con organismos externos. Además, el criterio es priorizar la inversión y el mantenimiento de espacios públicos sin que al municipio le cueste un peso. El resultado es una inversión de más de 30 millones de pesos en edificios que le quedan a los rosarinos y un mantenimiento de 8 hectáreas de espacios públicos jerarquizados, de calidad que usan todos los rosarinos y los que nos visitan y lo reconocen. El ejemplo por la negativa es lo que pasa cuando algo queda sin adjudicar: la Rural, el Patio de la Madera y La Florida en su momento, el bar de Colón y avenida Libertad. Hay más de 400 rosarinos empleados en estos espacios, la mayoría jóvenes y en blanco. No tenemos problemas en debatir y explicar, porque no hay nada que ocultar, pero esta es nuestra mirada y la sostenemos.

Compartir: 

Twitter
 

Asegurado es una carta fuerte del socialismo para las elecciones de concejales.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.