CIUDAD › EL MUNICIPIO NO CLAUSURó LA ROSA PORQUE NO ENCONTRó TRATA NI SEXO EXPLíCITO

No hay peor ciego que el que no quiere ver

Los interrogantes de los concejales opositores se basaron en los motivos por los que no se ordenó la clausura en la madrugada del 25 de mayo, y si existe algún tipo de protección política con el propietario de La Rosa, quien continúa detenido.

 Por Claudio Socolsky

El subsecretario de Prevención y Seguridad Ciudadana, Luis Baita, el director de Inspecciones, Gregorio Ramírez, y el director de Habilitaciones, Rodrigo Gutiérrez, fueron ayer al Concejo Municipal a brindar explicaciones sobre las actuaciones del Municipio cuando la justicia determinó la clausura de La Rosa. Los funcionarios municipales, quienes llegaron acompañados del inspector a cargo del turno noche, Miguel Peronja, revelaron algunos datos llamativos: desde el 27 de enero de 2011 se realizaron 150 inspecciones al cabaret, pero nunca encontraron motivos para clausurarlo. Los interrogantes de los concejales opositores se basaron en los protocolos de procedimiento de los inspectores, las conexiones entre el cabaret y el hotel lindero, los motivos por los que no ordenaron su clausura en la madrugada del 25 de mayo, y si existe algún tipo de apañamiento o relación política con Juan Cabrera, más conocido como Indio Blanco, el propietario de La Rosa, quien continúa detenido.

De la reunión de la comisión de Gobierno que preside la concejala Daniela León (UCR), participaron Jorge Boasso y María Eugenia Schmuck (UCR), Héctor Cavallero y María Fernanda Gigliani (PPS), Norma López y Roberto Sukerman (FpV), Manuel Sciutto y Pablo Colono (PS), Oscar Greppi (ARi-CC), Laura Weskamp (Pro), Gonzalo del Cerro (UCR), Alberto Cortés (PSA-Proyecto Sur) y Diego Giuliano (Encuentro por Rosario).

Sobre la actuación de los inspectores a partir del procedimiento judicial ordenado por la jueza Alejandra Rodenas, Ramírez relató que no se encontraba en Rosario pero que el pasado 25 de mayo recibió, a las 2, una llamada de la titular de la Dirección provincial de Lucha contra la Trata, Mónica Viviani, para avisarle que se iba a realizar un procedimiento en La Rosa. El director de Inspecciones le comunicó a Peronja, flamante jefe del turno noche, que se dirigiera hasta el cabaret.

Según el inspector, esperó afuera a que terminara el operativo. Cuando ingresaron al local verificaron las puertas en cuestión, y que no pudieron ingresar al hotel. "No encontramos trata ni sexo explícito", agregó Peronja. Luego, Ramírez indicó que el inspector le dijo que no había motivos para clausurar el lugar. "Me hago cargo", subrayó el titular de Inspecciones.

Baita, en tanto, señaló que decidieron el cese de actividades de la whiskería cinco días después del operativo, tras haberse levantado la clausura preventiva "para acompañar el proceso de investigación de la justicia, no puedo hablar de una contradicción con el proceso administrativo".

Sobre la historia del local, Ramírez recordó que el 18 de enero del 2011 se abrió un acta de inspección donde se ordenó el cese de actividades del local "por las conexiones que tenía con el hotel". Posteriormente, obligaron al dueño del local a subsanar el tema de las conexiones. El 27 de enero del 2011 constataron que las conexiones fueron selladas. Según Ramírez, desde ese día a la fecha "se realizaron 150 inspecciones", y que solamente pudieron constatar algunas faltas que fueron objeto de multas. "Fui siete veces con diferentes inspectores, y no se clausuró porque no se constató ninguna anomalía, nunca encontré sexo", precisó.

Mientras el titular de Inspecciones remarcó que el área de Gobierno no sabe cuáles serán los recorridos que realizarán los inspectores, Baita se refirió al armado del control de la noche. "Es imposible que haya protección, una mirada gorda, porque significa que nos pongamos de acuerdo 50 personas. Jamás hubo alguna indicación de ninguna estructura superior para que algún lugar se controlara o no", argumentó Baita.

Uno de los momentos más intensos se dio cuando Sukerman preguntó si existía algún tipo de apañamiento a Cabrera, a partir de "una versión que dice que el Indio Blanco, al momento en que se estaba realizando el procedimiento dijo `Llamen a Baita que arregle todo esto'. El funcionario desestimó esta versión al señalar: "Hacer este tipo de valoraciones para una persona de familia como soy yo es ofensivo, pido prudencia y respeto".

De todos modos, y al ser consultado nuevamente sobre si algunos de los funcionarios presentes tiene relación política o personal con Cabrera, Baita respondió: "Tenemos relaciones porque esta persona tiene distintos emprendimientos, conocemos a la mayoría de los empresarios de la actividad nocturna, y también es dueño de Willie Dixon".

--Es un proxeneta-, lo cortó Schmuck.

--Es una valoración suya, pero ese escenario que se está marcando sobre una complicidad en todo esto... Al Palacio Berlusconi lo clausuraron y le sacaron la habilitación hace tres meses, también le negamos la habilitación de Calígula, y el permiso para que actúe el Pato Fontanet -- continuó Baita.

Por su parte, Ramírez dijo que el único vínculo que tuvo con Cabrera se dio cuando fue a pedirle disculpas por las agresiones que sufrieron tras la clausura del Palacio Berlusconi. Aunque el dato que seguramente no pasará desapercibido lo ofreció el actual director de Habilitaciones. "El único inconveniente que tuve con él fue por no querer atenderlo ya que no era titular registral de la habilitación, tanto del hotel como... Sí es socio integrante de la sociedad que explota Willie Dixon", indicó Gutiérrez.

Los ediles también preguntaron quién es el titular del hotel. Según los funcionarios, cuando el lugar fue habilitado como hospedaje en 1998 estaba a nombre de Silvia Sánchez. Posteriormente, en setiembre del 2008, el hospedaje fue transferido a la actual titular, María Alejandra Otta, ex pareja de Cabrera. El 9 de marzo de 2012 realizaron el cambio de rubro, de hospedaje a hotel. "Tiene un permiso vigente que expira en el 2017", precisó Gutiérrez, para luego informar que Rubén Velázquez es la persona que figura como titular registral del cabaret. Cavallero insistió más de una vez en que ese lugar no debía funcionar como hotel, ya que no cumplía con los requisitos.

Compartir: 

Twitter
 

Los funcionarios Baita y Ramírez tuvieron que dar explicaciones en el Concejo.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.