CIUDAD › ALUDIENDO A LOS EDIFICIOS DE ROSARIO LA PRESIDENTA DESTACó LA DéCADA DEL MODELO.

"Esto es trabajo para miles y miles"

En el acto por el Día de la Bandera, la presidenta puso a Rosario como una prueba "del resultado de un modelo económico y político nacional". Aseguró que en estos diez años "mucha gente ha ganado dinero y ha dado mucho empleo". Críticas a la justicia.

 Por Luis Bastús

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner comparó el desarrollo que Rosario exhibía en 2003 con el actual, y lo puso en contexto al atribuirlo "a este modelo económico y político nacional". Lo dijo en el acto central del Día de la Bandera, luego de que la intendenta Mónica Fein, en un estilo inusual hasta ayer, enumerara logros de las gestiones del socialismo en la ciudad. "Antes, desde el helicóptero que nos traía, el Monumento se distinguía a lo lejos en la altura. Hoy ni se nota por la cantidad de edificios construidos en esta década, que muestran que muchos han ganado y que ha significado trabajo para miles, producto del modelo nacional", dijo la jefa de Estado. Más tarde, vía Twitter, completó: "También desde el helicóptero vi todo lo que todavía falta por hacer, el Gran Rosario, con sus barriadas pobres, sus villas. Por eso decimos que vamos por más".

La mayor parte de los 43 minutos que habló bajo un sol pleno, al pie del Monumento y en un acto distinto, sin el tradicional desfile cívico militar, la presidenta se ocupó de atacar las actitudes corporativas como la que decodifica en el fallo de la Corte Suprema de la Nación que declaró inconstitucional la elección de los miembros del Consejo de la Magistratura por voto popular. Y afirmó que si Manuel Belgrano viviera, apoyaría su proyecto de gobierno.

Con el gobernador Antonio Bonfatti acompañando en Nueva York al canciller Héctor Timermann en el reclamo por Malvinas ante la ONU, la lista de oradores se circunscribió a Fein (ver nota aparte) y a la presidenta, después de una atípica versión del Himno Nacional a cargo de la Fanfarria del Alto Perú de Granaderos y el grupo acústico Choque Urbano. Y como consecuencia del contenido político del discurso de la primera, Fernández de Kirchner no dejó pasar la ocasión de ponerle un marco nacional a lo que ocurre en Rosario. "Recién venía en el helicóptero y me acordaba de cuando en 2003 venía con él y entonces el Monumento se veía de lejos, claro y sólido. Diez años después, cuesta descubrirlo por la infinidad de edificios que se han construido, lo que prueba el resultado de un modelo económico y político nacional. Una cantidad de edificios sobre el río modernísimos, altísimos, lujosos, que indica que mucha gente ha ganado mucho dinero, que ha permitido dar trabajo a miles y miles de trabajadores de la construcción, de vendedores de materiales, plomeros, pintores. Son producto de un proyecto nacional", señaló.

"Me encanta que tanta gente haya podido progresar en estos años", agregó, y recordó cuando Canal 13 armó la nota del gato a la parrilla, en contraste con "esta Rosario que hoy es pujante, maravillosa, y que crece todos los días".

Tras ello, exhortó a "articular de manera inteligente" las acciones de tres niveles de Estado. Más tarde, desde la red social Twitter, continuó con la descripción aérea de la ciudad. "También desde el helicóptero vi todo lo que todavía falta por hacer, el Gran Rosario, con sus barriadas pobres, sus villas. Por eso decimos que vamos por más", completó.

La jefa de Estado contó que a su regreso anteayer del festejo por el 400º aniversario de la Universidad Nacional de Córdoba, leía fragmentos del Manifiesto liminar de 1918, que dio letra a la reforma universitaria. Citó de cómo en aquella época el autor, Deodoro Roca, criticaba el pedestal de los profesores como "miembros de una casta" y hacedores de "un régimen fundado en el presunto derecho divino de sus miembros que no reforman ni planes ni reglamentos para no perder privilegios y hacer valer la consigna de hoy por ti, mañana por mí". Entonces, Fernández de Kirchner volvió al presente e invitó al auditorio: "Saquen sistema universitario y pongan en su lugar el tercer poder después del Ejecutivo y el Legislativo, saquen la palabra profesores universitarios y pongan la palabra jueces, y la verdad que Deodoro Roca merecería estar acá con nosotros", exclamó, y las tribunas renovaron la ovación.

"Yo en 2015 quiero ser jueza, no presidenta --sorprendió--, pero no jueza de la Corte, apenas de primera instancia, una jueza federal por ahí perdida, para tener solamente una lapicera, un papel, una cautelar, firmar y qué me importa lo que vota la gente, qué me importan los senadores, qué me importa el presidente. Así que ya saben: Cristina jueza 2015", ironizó para delirio de la militancia en las gradas. "Sos la jefa de los soldados de Perón", cantaba La Cámpora, el Movimiento Evita, Unidos y Organizados y una pléyade de agrupaciones que coparon el sector vallado donde transcurrió el acto. En el escenario, aplaudían entusiasmados el vicepresidente Amado Boudou, y los ministros del gabinete con Agustín Rossi en su primera aparición local como titular de Defensa.

"Si sos juez --prosiguió Fernández de Kirchner-- no pagás impuesto a las ganancias, no hacés declaraciones juradas, no tenés que explicar adonde viajás ni como vivís. Ser juez tiene ventajas innumerables, así que los que están pensando ser legisladores gobernadores o intendentes, recomiendo que se lo replanteen por algo más cómodo y seguro. Además, si sos juez nadie te critica porque nadie te conoce, lo único que tenés que hacer es conseguir algún gil que sea presidente para que junte la guita que paga el pueblo para que te haga los edificios y te mantenga el sueldo", apretó. En una de las primeras filas, la presidenta de la Corte Suprema provincial, María Angélica Gastaldi, aguantó estoica los dardos presidenciales a su corporación.

La jefa de Estado afirmó creer "en serio en la maravilla del derecho a votar", lo que la deja sin poder dar crédito a que la Corte "esté impidiendo llevar la democracia a todos los ámbitos, para que la voluntad del ciudadano no quede sujeta a un antojo corporativo que mañana imponga una sentencia a su medida".

En otro tramo del discurso, apeló al creador de la Bandera: "¿A quién creen que apoyaría Manuel Belgrano, si viviera?", lanzó. "¡A vos!", le contestaron desde el público. "No te equivocás", devolvió la presidenta. La titular del Ejecutivo dijo que "hoy no es necesario invadir con ejércitos ni poner gobiernos como en los tiempos de Belgrano, sino que ahora hay dirigentes que se ponen al servicio de intereses de la colonia y traicionan a la Patria. Aliados internos que tienen la mente colonizada".

En la última estocada, Fernández de Kirchner blanqueó la cuota de responsabilidad de los jueces en la crisis de seguridad pública. "Tiene mucho que ver la Justicia en los problemas de narcotráfico, de trata de personas, de inseguridad que hay, y nadie mejor que los rosarinos para saberlo, cuando los jueces saben quién vende porquerías y no hacen nada", cerró.

Al margen, la presidenta le confirmó a Fein que la Nación costeará la repavimentación de avenida Belgrano para el rally Dakar, y obras de infraestructura en barrios Itatí y La Cerámica, por un total de $110 millones. Además, trascendió que el gobierno firmará el aval para que el municipio tome el préstamo del Banco Mundial para avanzar con la construcción de cloacas.

Compartir: 

Twitter
 

"Cristina jueza 2015", ironizó la presidenta y dijo que siendo jueza "qué me importa lo que vota la gente".
Imagen: Sebastián Granata
SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.