CIUDAD › LA CONSTRUCCIóN REPRESENTó EL 3 POR CIENTO DE LA FACTURACIóN ECONóMICA DE 2012

Gran dinamizador también en la ciudad

Un trabajo del Centro de Información Económica de la Municipalidad de Rosario advierte que de todas las obras en construcción vigentes en Rosario, al menos el 40 por ciento presenta alguna irregularidad legal. Emplea a 58 mil personas.

 Por Luis Bastús

La misma naturaleza de la construcción que la convierte en la actividad más influyente en cuanto a generación de empleo, también hace que ostente un alto grado de informalidad, según admiten en la propia cámara que reúne a las empresas del sector. Estiman que de todas las obras en construcción vigentes en Rosario, no menos del 40 por ciento presenta alguna forma de irregularidad legal. Una dimensión considerable si se tiene en cuenta que este sector facturó $1.800 millones el año pasado, entre 270 empresas que emplean a 58 mil personas en la ciudad y alrededores.

En contexto, la actividad representó el 3 por ciento de los $59.534 millones que la economía de Rosario facturó en 2012, y el 10 por ciento de los 549.310 trabajadores ocupados formalmente. Pero es el sector más poderoso en cuanto a generador de empleo: por cada peso producido, el rubro ocupó a 3,33 personas; mientras que los principales sectores de la economía están lejos de esa cifra, 0,7 en el caso de la industria manufacturera, y 0,4 en el comercio.

La relación es una de las conclusiones que se desprenden de un estudio que realizó el Centro de Información Económica de la Municipalidad de Rosario sobre la industria de la construcción en la estructura productiva local. En la presentación de este análisis, el municipio y la Cámara Argentina de la Construcción firmaron un convenio para elaborar indicadores de esa actividad. Y fue en esa ocasión que el titular de la corporación, Ricardo Griot, se mostró preocupado por el alto nivel de informalidad en el sector, no menos del 40 por ciento de la actividad, según dijo. "Es preocupante, y además es un problema de vieja data. En gran parte se justifica por el trabajo individual en las casas: uno no contrata a una empresa para pintar una medianera. Pero también hay todo un proceso de desarrollo de viviendas que en gran parte es informal. El plan Procrear es una herramienta muy eficiente y dinamizadora, pero al dar créditos individuales directamente a particulares, de alguna manera propicia la contratación informal. En los relevamientos que hacemos con la comisión tripartita entre el Ministerio y la Uocra surge eso", señaló.

Según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), de las 549 mil personas ocupadas en el área metropolitana Rosario, el 10,5 por ciento lo están en la construcción. No es el primer rubro en esto: hay 101.400 personas empleadas en comercios (18,5%) y otras 90 mil en la industria manufacturera (16,4%). Pero sí es el sector de mayor generación de empleo en relación con su volumen de facturación.

"El dato que deja en evidencia la informalidad del sector es el empleo. En la EPH hay 58 mil personas que dijeron trabajar en la construcción, pero el empleo registrado que tenemos es menor, y esa brecha es la informalidad, que calculamos es del 40 por ciento", reveló Griot. Y le apuntó no sólo al caso del maestro mayor de obra que arma su cuadrilla y sale a tomar trabajos, sino también a empresas constituidas de mayor envergadura que un emprendedor y sus peones. "Esto debería corregirse no sólo con el control del Estado, que no puede estar en todos lados, sino también con la conciencia de todos los actores, clientes incluidos: es que siempre se construye para alguien. La informalidad existe si el cliente lo permite. Es como cuando aceptamos que nos vendan algo sin darnos factura", dijo el dirigente empresario.

La actividad exhibió en el primer semestre del año un crecimiento del 4,51 por ciento en comparación con el mismo período de 2012, según el informe presentado esta semana por la secretaria de Producción municipal, Eleonora Scagliotti. El repunte está en sintonía con la misma tendencia a nivel nacional.

Menos suspensiones. La informalidad del rubro que denuncian desde la CAC, como entidad patronal, y desde el gremio Uocra, queda en evidencia cuando el Estado sale a controlar. No obstante, en la reunión celebrada esta semana entre los actores de la Comisión Tripartita de la Construcción, surgió que las suspensiones de obras descendieron en Rosario más de un 50 por ciento. El dato compara los resultados de un operativo de fiscalización de obras en construcción en Rosario entre mayo y julio del año pasado, donde se suspendieron 80% de los 317 obradores relevados. Las visitas de inspectores continuaron, informaron fuentes del Ministerio de Trabajo. Desde entonces y hasta mayo pasado se controlaron 985 obras en el sur provincial, con 16.777 trabajadores. De ese total, 748 construcciones están en Rosario. Los inspectores tuvieron que aplicar suspensiones en el 37% de los casos, lo que representó una disminución del 53% de un año para otro.

Las fallas más recurrentes que encontraron los inspectores fueron "fallas en las instalaciones eléctricas, en los sistemas de protección contra caída de personas y objetos al vacío y problemas en el uso de máquinas y herramientas defectuosas". Además, el 16% de las obras relevadas no había contratado ART y el 17% carecía de un responsable de salud y seguridad laboral, tal como obliga la ley. Según el informe, todas esas irregularidades retrocedieron en relación con el año pasado.

Compartir: 

Twitter
 

La informalidad laboral en gran parte se justifica por el trabajo individual en las casas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.