CIUDAD › ORDENAN QUE SE "EXTREMEN LOS RECAUDOS" EN EL TRATO A LAS DETENIDAS

Con una recomendación urgente

La jueza Canavesio indicó a la dirección de la Unidad Penal número 5 de mujeres que garantice la atención a la salud, entre otros puntos planteados por el Defensor General Gabriel Ganón en un hábeas corpus por condiciones de detención.

 Por Lorena Panzerini

Frente a maltratos denunciados por las internas de la Unidad 5 de Mujeres, la jueza penal Marcela Canavesio ordenó a la dirección del penal que se "extremen los recaudos" en el trato a las mujeres durante "las requisas que hace el personal, en el control a las visitas, y en la preservación de la salud" de las presas. La queja llegó a la Justicia por un hábeas corpus presentado por el defensor público general Gabriel Ganón, en defensa de las detenidas, por "irregularidades" como "requisas nocturnas que violan la intimidad de las más de 40 internas, irrupciones de hombres del Servicio Penitenciario que las sorprenden mientras se bañan o duermen; falta de medicamentos y atención médica, restricción de las visitas y de la entrega de mercaderías de sus familias". Tras una audiencia oral y pública realizada el jueves pasado, la magistrada tomó esa decisión, a modo de llamado de atención, y ordenó un cuarto intermedio de dos semanas para reunir nuevas pruebas sobre las acusaciones de las mujeres, y así resolver la cuestión de fondo que plantean las quejas de las detenidas en el penal de Ingeniero Thedy 375. "Hay penas durísimas para estas mujeres, cuando muchos otros presos por delitos mayores están en domiciliaria", apuntó Ganón.

A dos semanas de la presentación del recurso, que refiere violaciones de los derechos humanos tanto de las internas como de los menores que están en el penal con sus madres presas, la magistrada citó a audiencia a tres detenidas de diferentes sectores del penal, que se encuentran en distintas situaciones: una mujer enferma, una madre que está presa con su hija de tres años y una embarazada. Estas le dieron a conocer los "avasallamientos" que sufren dentro de la unidad.

Ana María Basualdo --una interna de 46 años que disparó la medida con una carta abierta publicada en Rosario/12, en la que denunció maltratos y prometió matarse si no le mejoraban las condiciones de detención-- habló de la dinámica de las requisas nocturnas de "personal femenino en presencia de personal masculino"; falta de medicamentos y hasta detalló su diagnóstico actual de salud, por lo que debe someterse a una "dieta hipocalórica" y a otras atenciones que dijo no recibir. Frente a ello, insistió con la necesidad de una prisión domiciliaria.

En tanto, Carolina Alegre, otra de las detenidas, se refirió a su situación como madre de una nena de tres años -que está con ella en el penal- y se quejó de la dinámica de las requisas en presencia de policías varones y de las visitas sorpresivas de estos a su celda, aunque eso fue negado por la directora del penal, Susana Ramos.

Karen Páez, una interna que está embarazada, protestó por la atención médica y las condiciones de higiene en el alojamiento. Además, relató la situación de otra de las internas que está embarazada, quien tiempo atrás sufrió una pérdida. La mujer dijo que en una oportunidad sintió contracciones y fue asistida y diagnosticada "telefónicamente" por el médico, en diálogo con un enfermero que la atendió. Ello también fue negado por la titular de la U5, aunque no negó que los médicos están allí solo una hora por día, al menos que suceda algo.

Ganón agregó a los dichos de las damnificadas que además de haber policías hombres durante las requisas que el personal femenino hace a las detenidas, también se practican requisas corporales a las visitas a quienes "hacen desnudar". De hecho, "la madre de una de las internas le planteó que no iría más a visitarla por esa cuestión", reveló Ganón.

Al mismo tiempo apuntó a la "deficitaria atención médica", a los problemas con la recepción de paquetes enviados por familiares de las mujeres allí alojadas, y a la falta de funcionamiento de los teléfonos públicos que las mantienen "incomunicadas".

El defensor fue más allá al quejarse de que una interna embarazada, acusada de robo, sufrió una pérdida y "se le negó la prisión domiciliaria, cuando al autor de un doble homicidio se le dio ese beneficio".

Tras los relatos, la directora de la U5 dio explicaciones sobre cada situación denunciada. "Son explicaciones absurdas porque hay suficiente personal femenino para hacer las requisas, entonces tienen que hacerlas las mujeres. Que haya hombres es una cuestión de abuso", se quejó Ganón. En tanto, la magistrada decidió pasar a un cuarto intermedio de no más de 15 días para reunir otras pruebas sobre las acusaciones de las internas.

Momentáneamente, Canavesio resolvió que "sin perjuicio de lo que oportunamente pueda resolverse -en el fondo de la cuestión-, deberán extremarse los recaudos en relación a la preservación de los estándares internacionales en materia de requisas de las internas, las visitas y preservarse su salud, con especial referencia a aquellas que se encuentran cursando un embarazo".

Compartir: 

Twitter
 

La magistrada tomará dos semanas para reunir pruebas sobre las denuncias de las presas.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared