CIUDAD › NEGOCIACIONES CON LOS RADICALES POR EL CASO PULLARO

Sin margen para jurar y pedir licencia

 Por Pablo Fornero

La banca que dejó libre Maximiliano Pullaro fue tomada por el Coalición Cívica Ariel Bermúdez, primer suplente de la lista de diputados del Frente Progresista Cívico y Social. El "compromiso" que acordaron en su momento el gobernador electo Miguel Lifschitz y el futuro ministro de Seguridad quedó trunco. Por lo tanto, Fabián Bastía, el segundo suplente y radical de NEO y candidato a sucederlo, será vicedirector de la EPE.

La promesa fue efectuada por primera vez hace dos meses, como revelara Rosario/12 en su edición de lunes. Por el socialismo participaron de las reuniones los diputados electos Joaquín Blanco y Eduardo Di Pollina y el próximo ministro de Infraestructura y Transporte José León Garibay, uno de los hombres de plena confianza de Lifschitz. Pero con el paso del tiempo el margen se acotó, el nudo de la soga se tensó cada vez y el gobernador saliente Antonio Bonfatti entró en escena al dejar en claro que no iba a prestar a alguno de sus aliados para que a Pullaro lo reemplace Bastía.

El martes en Rosario, en una reunión que se inició tras la hora del almuerzo, Lifschitz comunicó que no podía cumplir con lo pactado. Pero se comprometió a integrar a Bastía a la cúpula de la EPE, pese que ayer mismo juró nuevamente como subsecretario Legislativo de la Cßmara de Senadores. Además de Pullaro, asistió la cúpula del sector provincial de la UCR, el vicegobernador electo Carlos Fascendini y los senadores Rodrigo Borla y Felipe Michlig, quien ayer habló con este diario con tono más calmo, lejos de la tensión que reinó en los últimos días en el Frente. "Se fue dilatando en el tiempo, hemos tenido un gesto de reciprocidad, porque no daba para más", describió el legislador por el Departamento San Cristóbal.

El senador admitió que Bonfatti "nunca" intervino en las negociaciones políticas entre Lifschitz y NEO. "Dio a conocer su posición, que respetamos", añadió sintético, aunque dijo mantener una "excelente relación" con el mandatario saliente. Pero sí es verdad que el futuro presidente de Diputados no avalaba el corrimiento de radical a radical. El martes, además, había adelantado que le parecía "incompatible" que Pullaro jure como diputado y luego como funcionario, como finalmente no sucedió. Michlig aseguró que las conversaciones eran "entre partidos" y que el trío de allegados a Lifschitz (Blanco, Di Pollina y Garibay) "representaban al conjunto del socialismo". Preocupado por correr del conflicto al futuro gobernador, el senador lo justificó al comprender "las urgencias que tiene, con lo que significa armar un gabinete, esto fue quedando en el tiempo como una cuestión que se iba a resolver, nos llegó la fecha y no tuvo resolución". Por ese motivo, pese a no alcanzar lo comprometido, los radicales --según Michlig-- privilegiaron "la gobernabilidad".

"No queremos buscar responsables ni achacar, se cumplió a rajatabla", afirmó el legislador y agregó: "Debíamos mantener un equilibrio y no daba para pedir licencia (en el caso de Pullaro)". Tras darse por "satisfecho", dijo que Lifschitz merecía un "respaldo", que NEO haga un "esfuerzo extra" a la gestión que, considera, "va a ser exitosa". "No lo podíamos dejar en el camino", reflexionó. Y avisó: "En el futuro puede haber algún corrimiento".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.