CIUDAD › PULSERAS ELECTRóNICAS PARA PROTEGER A VíCTIMAS DE VIOLENCIA DE GéNERO

Formas de mantener lejos al agresor

El Concejo aprobará mañana una ordenanza para que la Municipalidad gestione el dispositivo ante la provincia. El ministerio de Seguridad le dio el visto bueno y ahora están en proceso de adquisición, con monitoreo propio del Estado.

 Por Claudio Socolsky

El Concejo Municipal aprobará mañana un proyecto para que el municipio gestione ante la provincia la provisión de pulseras o tobilleras electrónicas para usarlas en casos de violencia de género, que den aviso automático a la policía, cuando se detecte una violación perimetral del agresor. "Es una propuesta pensada para que las mujeres y sus hijos puedan vivir en forma más tranquila y menos violenta", señaló la concejala Norma López (FpV), autora de la iniciativa, que cuenta con el visto bueno del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro. La cartera, a través de la subsecretaría de Tecnologías y Planeamiento, está gestionando la adquisición de este tipo de dispositivos para las personas que tienen prisión domiciliaria, con la intención de destinar un porcentaje para hombres denunciados por violencia de género y sobre quienes pesa una orden de restricción a la víctima.

El proyecto de la concejala López, que fue elaborado junto a organizaciones de mujeres contra la violencia de género, tuvo ayer despacho favorable en la Comisión de Derechos Humanos que preside Celeste Lepratti (FSyP). "Es el reclamo de muchísimas mujeres que tienen otorgadas por la justicia las restricciones de acercamiento para los varones violentos, tanto para ellas, y en el caso de ser madres, para sus hijos, debido al incumplimiento permanente y que cada vez tienen más restringidas sus libertades", dijo López a Rosario/12.

La edila kirchnerista cuestionó la mecánica con las que se otorgan las restricciones de acercamiento, en las que un fiscal o el juez se la dan a la mujer víctima de violencia de género, quien tiene que ir a anoticiarlo a la comisaría, llevando la suya y la del agresor: "La policía nunca lo controla, y lo que otorga la justicia termina siendo un papelito que tiene un sellito que no sirve para nada; al contrario, cada vez son mayores las violaciones de los varones a las restricciones de acercamiento, y las mujeres terminan cada vez más encerradas en sus casas, perdiendo sus trabajos, sufriendo los casos extremos de hostigamiento, y la persecución a los hijos".

Fuentes del Ministerio de Seguridad indicaron que el proyecto de pulseras electrónicas esta en evaluación. La dificultad, plantearon, radica en que las empresas venden conjuntamente dispositivos y monitoreo, y la provincia sólo quiere adquirir los dispositivos y el soporte. "Nos parece que es demasiado sensible la información como para que sea manejada por un tercero", explicaron.

La pulsera emite un alerta cuando quien la porta se acerca a la persona que lo denunció, quien a la vez tiene otro dispositivo. Si se sacan la pulsera o se pierde la señal también sale la alarma. De esta manera permite actuar en una prevención más rápida, ya que muchas veces el botón de pánico es activado cuando la víctima está siendo atacada.

En los considerandos del proyecto se hace referencia a las puntualizaciones de la Defensoría General de la Nación en las que uno de cada tres agresores incumplió las restricciones impuestas por la justicia, lo que permite inferir la desprotección que enfrentan las víctimas que denuncian y las fallas en las medidas de prevención.

A nivel nacional, el dispositivo comenzó a implementarse en Mendoza, donde adquirieron 100 pulseras. Además, la diputada Cristina Alvarez Rodríguez (FpV), presentó un proyecto de implementación de estos dispositivos electrónicos, inspirado en un modelo ya utilizado en España, tanto en Madrid como en Barcelona. La jueza de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Elena Highton de Nolasco, también se mostró a favor del uso de una pulsera electrónica.

López consideró que pese a la visibilidad en la problemática de la violencia de género, el trabajo de organizaciones no gubernamentales y la implementación de programas estatales, "los pedidos de auxilio frente a situaciones de agresión física o psicológica son cada vez más frecuentes". Durante 2015, en las oficinas del Ministerio Público de la Acusación se iniciaron en Rosario unas 10 mil causas relacionadas con violencia de género y violencia familiar. Y sólo entre el 2 y el 24 de noviembre pasados, la Oficina de Violencia contra la Mujer recibió 449 denuncias, unas 30 por día.

De acuerdo al 4º informe de gestión de la Fiscalía Regional Rosario, entre el 1º de octubre del 2014 y el 31 del mismo mes del 2015 los fiscales recibieron 188.202 denuncias por distintos tipos de infracción a la ley penal. De ese total, uno de cada 20 expedientes (el 5,5 por ciento) tuvo a mujeres o niños como víctimas y a los varones de la familia como agresores. En ese mismo lapso de tiempo, se cometieron 41 femicidios en toda la provincia. Y que en lo que va del corriente año ya suman 9 los femicidios en la provincia.

Compartir: 

Twitter
 

Las pulseras son más eficaces que el botón de pánico.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.