CIUDAD › IMPUTAN A DIEZ PROFESIONALES Y EMPRESARIOS Y SE ENTREGó UNO DE LOS PRóFUGOS

Una red para estafar y lavar dinero

El fiscal Sebastián Narvaja detalló los hechos que se imputan a tres escribanos, dos contadores y empresarios que se apropiaban ilícitamente de inmuebles para ingresarlos con maniobras en el circuito legal. Posible conexión con el narcotráfico.

 Por Lorena Panzerini

Profesionales y empresarios fueron imputados ayer de integrar una asociación ilícita con falsedades, estafas, falsificaciones y lavado de activos (en la órbita de la Justicia provincial), para fraguar maniobras delictivas con inmuebles. "La red es una procesadora de bienes ilícitos", dijo el fiscal Sebastián Narvaja, que incluso habló de "bienes provenientes del narcotráfico" y relacionó a tres integrantes con la banda de Los Monos. Mientras se desarrollaba la audiencia en Tribunales, el gerente del diario La Capital, Pablo Abdala, se presentó en la Policía de Investigaciones y quedó detenido. Su audiencia imputativa se realizará entre domingo y lunes. Los diez imputados ayer fueron acusados de siete hechos, y hay 800 escuchas. En tanto, la causa ya tuvo su primera repercusión política en el socialismo por el patrocinio de los ex ministros de Justicia provincial, Juan Lewis, para los escribanos Luis María Kurtzemann y Juan Bautista Aliau; y Héctor Superti, por Jorge Oneto (ver aparte). Los sindicados organizadores de la asociación ilícita son Roberto Aymo, Maximiliano González De Gaetano, Leandro Pérez y Marcelo Jaef. Las defensas se quejaron de incompatibilidad del delito de lavado con la justicia provincial.

Narvaja dividió a la red en tres grupos con roles y características diferentes. Roberto Aymo, fue acusado de "pescar" inmuebles, buscar prestanombres y contratar notarios para falsificar documentos. Jhonatan Zárate está acusado de prestar su nombre para hacerse pasar por apoderado. A Ramona Rodríguez (pareja de Aymo) se le imputó hacerse pasar por una compradora, en connivencia; y Tránsito Portillo Retamar es buscado como comprador connivente. Este último está prófugo y es tío de Andrés Fernández, acusado por una participación en el crimen de Diego Demarre, dueño del boliche donde mataron a Claudio "Pájaro" Cantero. A Aliau, le achacaron falsificar los documentos y poner en circulación los bienes ilícitos. En tanto, al escribano Eduardo Torres se lo acusó de facilitar las maniobras ilícitas e insertar la documentación apócrifa en los carriles legales; mientras que De Gaetano fue acusado de organizador, comprador connivente y de reunir las características de incremento de bienes (con autos de alta gama y propiedades de lujo) sin actividades que lo justifiquen; también por vinculación con integrantes de la banda de Los Monos.

A Leandro "Lelo" Pérez se le imputó ser organizador y nexo "fundamental" entre los integrantes de las cédulas de la extracción social más baja de imputados y los sindicados fronting (actividad de lavado); y con venta de autos de alta gama, además de vinculación con la banda de Los Monos.

Jaef fue acusado de tener capacidad de actuar como fronting y como comprador connivente. También le achacaron una "relación comercial fluida" con quienes tienen vínculos narco (De Gaetano y Pérez). En tanto, a Abdala lo acusaron de integrar la célula de las personas con capacidad de actuar como fronting, para hacer circular activos, y por tener "trato frecuente" con quienes tienen relación con el narcotráfico. Sobre el agente bursátil Jorge Oneto, el fiscal dijo que tiene capacidad de actividad de fronting y que "ésta es mayor que la Jaef y Abdala, por ser controlador de actividades de bolsa"; también por tener relación con la célula que tiene contacto con actividades narcocriminales. En cuanto al escribano Kurtzemann también se apuntó a su capacidad de insertar datos falsos en documentos.

Para el fiscal, "se generó el acceso de activos a través de un desarrollo de fraudes inmobiliarios con la iniciativa de integrarlos al mercado y que adquieran apariencia de licitud". Además, dijo que "la organización tenía capacidad y estaba predispuesta a procesar flujos financieros provenientes del narcotráfico. Los integrantes asumían roles que les permitían lograr fines económicos individuales y con aportes colectivos a la red", dijo Narvaja.

"Para maniobras con propiedades se activaba la célula integrada por Aymo, Rodríguez, Zárate, Torres y Retamar (prófugo); si excedía la capacidad operativa, se activaba la de González De Gaetano, Pérez y Aliau, para conectar con la tercera célula integrada por Oneto, Abdala, Kurtzemann y Jaef. Si los fondos provenían del narcotráfico, se activaba la célula de Aymo, Pérez y González De Gaetano. El delito de lavado se les imputó a Jaef, Aliau, Pérez, Oneto, Abdala y Kurtzemann.

En tanto, trascendió el abogado Iván Hernández Largía presentó el pedido de eximición de prisión para Abdala, pero la jueza Mónica Lamperti se lo denegó y espera audiencia.

Compartir: 

Twitter
 

Jaef, dueño de la clínica allanada, tiene varias imputaciones.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.