SANTA FE

Cuando Buenos Aires era Irak

 Por P.F.

-En su última declaración pública se metió en la interna socialista y dijo que para usted el candidato a gobernador del PS será Lifschitz y no Binner, ¿mantiene esa posición?

-Quiero evitar, lo digo de todo corazón, meterme en un debate político que no me corresponde. Estos comentarios lo tienen que hacer los periodistas. Si lo hacemos los hombres públicos puede ser malinterpretado. Quiero ser respetuoso, no creo conveniente opinar al respecto. Con la oposición quiero tener una buena relación, diálogo y entendimiento. No me he caracterizado por ser un hombre ni autoritario ni que se intrometa en cuestiones de otros partidos.

-¿En el 2007, el candidato a gobernador del PJ será Reutemann o Rossi?

-Todavía es muy prematuro. Ojalá aparezcan otros más. Con el nuevo sistema electoral en la provincia, en las internas se definen quién es el candidato del partido. Cuantos más candidatos, más propuestas, más ideas.

-¿Está disgustado o molesto con la vicegobernadora Bielsa?

-No, en absoluto. Tengo una excelente relación con María Eugenia. La considero junto con Rossi y Osvaldo Miatello parte de una generación de gente joven que trae nuevas experiencias, nuevas ideas. Es una de las figuras con mayor futuro político en Rosario.

-¿Qué expectativas tiene para el 2006?

-Soy muy optimista. No es una pose. Lo siento de verdad. El país va por buen camino más allá de algunas preocupaciones. Pero yo comparo y digo, el 31 de diciembre del 2001 yo era diputado nacional y tuve que suspender a la 1 de la madrugada los festejos de la llegada del 2002 para subirme a un auto y votar al quinto presidente en 20 días. Ese era el país de hace cuatro años atrás. Buenos Aires era Irak.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Cuando Buenos Aires era Irak
    Por P.F.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.