CIUDAD › MUCHO MáS ALLá DE LA QUINTA

Funes en marcha

 Por Pablo Fornero

Funes era, hace unos años, reconocida como una "ciudad de pobres corazones". El haber albergado al centro clandestino de detención denominado Quinta de Funes le significó una marca dura de borrar, asociada al oscurantismo que padeció el país durante el último golpe de Estado. Sin embargo, desde el año pasado, una multisectorial de partidos, agrupaciones políticas y entidades intermedias convive para organizar una marcha por las calles de la localidad. Ayer se realizó la segunda, participaron unas 200 personas y se señalízó a la Quinta como "Sitio de Memoria del Terrorismo de Estado", en una iniciativa sancionada por el Concejo local.

Radicales, peronistas, socialistas. Todos corrieron sus diferencias a un costado y caminaron unidos. Pasadas las 16, las columnas de cada línea se fueron encontrando a unos metros de la Quinta, punto de partida del recorrido. A la mañana, unos pocos organizadores habían cimentado los palotes del cartel. Fondo azul y letras blancas bien grandes para que todos los automovilistas que circulan por la Ruta 9 rememoren el nefasto pasado de la casa donde el general Leopoldo Galtieri concretó parte de su proyecto, practicando el Terrorismo de Estado. No se logró la expropiación, como propuso en 2006 la legisladora Alicia Gutiérrez, pero ayer se le tendió un puente a la memoria colectiva de la ciudad y región.

Rivales acérrimos hasta el viernes, dirigentes políticos del mismo y diferente color se animaron a compartir estandartes de banderas. Funes es una ciudad mucho más pequeña que Rosario, claro está, donde las diferencias políticas se entremezclan con las personales, por lo que el espacio para las reconciliaciones es angosto. A partir de hoy, regresarán seguramente las disputas pero por una tarde se tendieron respetuosos lazos. Por eso es valorable el intento por desmitificar del imaginario regional que el Jardín de la Provincia solo recibe el relax y la distracción de los contracturados nuevos habitantes y turistas.

Tras unas 30 cuadras de recorrido, la marcha desembocó en las puertas del Museo Juan Murray, la ex estación ferroviaria de la ciudad. Allí, un grupo de comunicadores, leyó un discurso único que confeccionó la multisectorial. A pesar de las nubes amenazantes y el alerta meteorológico que apremiaba, todos (y una buena cantidad de personas que se sumó sobre el cierre) contemplaron la parte final del acto. Se sucedieron bandas de folclore y rock, compuestas por jóvenes en su mayoría.

Para el secretario de Gobierno Gonzalo Miranda Aguiar, la marcha "es muy importante", ya que "todos los partidos políticos comparten este día de memoria y reflexión". El funcionario ponderó que "se está haciendo una buena y sana costumbre el marchar en la ciudad". En tanto, el presidente del Concejo Horacio Rímini felicitó "a los que convocan". "Acá no hay ideologías políticas, está la ciudadanía, el pueblo se hace presente", dijo. Por último, el concejal peronista Mauro Miguez enfatizó el "fuerte compromiso cultural respecto de la memoria y los derechos humanos". Asimismo. Definió a Funes como "una ciudad que muchas veces ha construido el olvido como política de Estado". No obstante, "ahora está construyendo la memoria como una política social, cultural, y desde el compromiso no solo partidario, sino desde la sociedad".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.