satira

Nos sorprende trabajando

Por Rudy

¿Cómo le va, lector, como anda eso? ¡ Por favor, no me pregunte “ ¿eso, qué?” ni “¿ que es eso?”! Se trata de una forma retórica de preguntarle por usted mismo. Y la retórica, lector, está de moda.

Es fashion.

Como suele suceder con las cosas que están de moda, la mayoría de la gente las usa, pero sin saber demasiado qué son, o para que sirven. Simplemente “ está de moda” “Mi vecino lo usa” “ capaz que hay un plan “Retórica para todos y todas “ y no me quiero quedar afuera”, cualquier excusa es buena para meterse en algo porque sí.

Pero nosotros no somos así. Nosotros contribuimos al esclarecimiento de las masas. Así que vamos a dar una definición, virtualmente conseguida:

Retórica no es “acción de retar” ni tampoco “ que nos vaya como el recto” (eso sería “rectórica”) si no: “Conjunto de reglas o principios que se refieren al arte de hablar o escribir de forma elegante y con corrección con el fin de deleitar, conmover o persuadir”.

¿Se da cuenta, lector, por qué decimos que está de moda? Mire, a usted trataron de persuadirlo de que todo estaba muy mal (o demasiado bien), De que “así no se podía seguir (sin definir de que “así” se trataba), de que “el dólar estaba atrasado” (¿respecto de quien?), de que “estaba pagando poca luz ( esa es increíble, ni siquera estoy seguro de que haya que pagarla, podría ser gratis, de acuerdo a como considere cada sociedad el uso de sus recursos), De que “si echan a alguien de su trabajo, es porque es ñoqui, grasa o militante” (palabras que también se abstienen de definir, porque “definir algo” no es fashion y lleva a pensar, lo que es decididamente vintage).

También lo están tratando de convencer, ahora nomás, de que “ hay gente pobre y gente normal. Los pobres serían los que malgastan el dinero publico en planes sociales. Los “normales”, los que cuidan ese mismo dinero, en cuentas offshore para que nadie lo puedas tocar.

También lo quieren convencer de que “pagarles a los fondos buitres va a atraer inversores” (seguramente, a otros fondos buitres) Y de que “ tener cuentas offshores está muy bien, y si guardan “dinero no declarado”. se debe a un “error de carga”, y al fin y al cabo, si nadie metería preso a nadie por quitarse algunos años, porque hacerlo por quitarse unos palos verdes? En ambos casos se trataría de coquetería, no hay que ser excluyente.

Decíamos al inicio de esta nota, que queríamos saber como anda usted. Si Usted. Si, ahora. No pensamos en cómo va a estar usted en el 2017, o en el 2019, porque para eso faltan varias facturas de luz, guisos de lentejas y viajes en bondi, taxi, uber o a pata.

Y nos preguntábamos si no esta usted preparándose para mañana, que es Primero de Mayo, el Día del Trabajador. Su día, nuestro día. El día de todos, todas, todis, todys y todus.

Ya se dijo, “el trabajo es una bendición” así que es mas un tema de la Iglesia que del gobierno. Ningún CEO tiene la culpa de que los sacerdotes no sean eficientes a la hora de terminar con la desocupación.

Y seguramente la oposición celebrará el día recordando mejores días, cuando las centrales sindicales llamaban al paro general para que se termine de una buena vez , o al menos se adecuase a la actualidad el Impuesto a las Ganancias, reivindicación absolutamente justa y compartida por quien esto escribe, aunque quizás no de “primera necesidad”.

ES un impuesto que nació a la luz de tiempos en los que se suponía que habría “ganancias eventuales”, dinero que sobra. Y a la mayoría de la gente, nunca le sobra.

Pero parece que el actual gobierno esta tomando medidas al respecto, llevando a los salarios , y a los puestos de trabajo, a un nivel en el que la ganancia se vuelve una especie de coquetería, una curiosité digna de figurar en una revista de divulgación.

Gracias al actual gobierno, los sindicalistas encontraron un nuevo sentido, una nueva razón de ser, un leitmotiv a su desempeño: Dejaron de buscar denodadamente motivos para protestar: ahora el gobierno se los entrega gratis, a tiempo, y en forma cotidiana

¡ Y a pesar de ellos, algunos insisten en mirar para otro lado, en decir “Los despidos, los bajos sueldos, no son un motivo tan bueno , extraño cuando nos quejábamos del impuesto a las ganancias... ahí sí que salían todos a la calle.”

Obviamente, no todos ni todas son así.

Ahora bien ¿y el gobierno? ¿No va a festejar el Día del Trabajador? ¡no supone acaso que muchos de sus votantes son trabajadores? La que fuera “columna vertebral” del peronismo, ¿no es, por lo menos, el huesito dulce” del esqueleto del PRO?

Queremos pensar que tan insensibles no van a ser. Que van a hacer una gran fiesta. Que van a convocar a la gente a la Plaza, la van a dividir en dos, para “pobres” y “Normales”. A los pobres les cobrarán entrada, a los normales, obvio que no. No se trata de discriminar, sino de para atraer a ese tipo de publico que es el que mas les interesa (como en los bailes con “damas gratis”).

Podemos imaginarnos al mismísimo presidente dando un discurso, en el que evitará decir la palabra “trabajador”, ya que la ultima vez que lo hizo, la bandera argentina aterrizó en su excelentísima cabeza. Digamos “ el liberalismo no baja sus banderas, ellas se caen solas”

Y nos podemos imaginar a los radicales, concurriendo “mansivamente” (sic) a la plaza, a quejarse por la poca bola recibida y recordarle al presidente que ellos también estan ahí, quizá al grito cantado de “qué pasa, qué pasa, qué pasa en general, que está lleno de CEO el gobierno liberal”.

Y entonces el presidente los echará de la plaza.

Y ellos se irán, al grito de “¡No rompan más las boinas, en esto hay muchas coimas”.

Feliz día del Trabajador, lector.

Hasta la semana que viene.

Satira12 actualiza todos los Sábados a las 18 hs.

anterior  siguiente
Sábado, 30 de abril de 2016
Tapa satira

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.