soy

Viernes, 5 de marzo de 2010

PD > CARTAS A [email protected]

Despertando de la pesadilla

La carta del número anterior donde Alexia Montes contaba una pesadilla en la que se veía a sí misma en un geriátrico, despojada de sus ropas femeninas y de su dignidad, desató un aluvión de correos. La omisión involuntaria de que se trataba de una ficción, o tal vez de una visión anticipatoria, llevó a muchxs lectorxs a proponer ideas, acciones solidarias y tomar cartas en el asunto de la vejez diversa y desprotegida, que sí es una realidad. Reproducimos aquí algunas de esas cartas, ya que el mensaje de Alexia ha sido el que más respuestas ha suscitado en la historia de este suplemento. Y porque tenga el nombre que tenga y esté donde esté, sin dudas hay más de una persona hoy atrapada en esa pesadilla.

No sé cómo explicar en palabras lo que sentí al leer tu carta, Alexia. Soy una señora de 52 años y siempre me desespera el ver a los ancianos en los geriátricos y que todos aquellos que los rodean los tratan “como cosas no pensantes”, como si el haber vivido mucho o las arrugas ya no te dieran derecho para decidir sobre tu persona. También me desespera en estos tiempos la mente cerrada de la gente, sobre todo de tu familia. Tal vez más que tu apariencia lo que les preocupa es su propia apariencia. Pero lo que quería decirte es que independientemente de los vestidos, las pelucas, o cualquier otra cosa material, por lo que percibo en tu carta, vos tenés un poder que no podrán quitarte, y es tu palabra. Sé fuerte y no te dejes vencer, utilizá tu poderosa pluma para cambiar las cosas, para seguir transmitiendo lo que sentís y que el mundo te escuche; por mi parte aquí tenés alguien a quien podés recurrir cuando lo de-sees, estoy dispuesta a ayudarte, y no te olvides de que todos tenemos un motivo por el que estamos en esta vida y tal vez, quién te dice, ésta sea tu causa; escribí, comunicate con el mundo, demostrá que tu cuerpo habla, tu mente habla y piensa.
Con todo cariño,
Adriana

Quisiera saber si es posible que me den su dirección de mail para escribirle, saber dónde está y si acepta visitas. Tal vez esté sola, tal vez acepte recibir a alguien que la entienda aunque sea para charlar, no lo sé, simplemente me conmovió y dolió la tristeza que refleja su escrito.
Muchas gracias.
Angel Martiarena

Leí con mucho dolor la carta de Alexia. Y me nace un deseo de conocerla, de acercarle algo de lo que necesita... Tengo hijos que han comprendido, o hacen un esfuerzo, para entender ver a su padre junto a otro hombre. Daniel, mi “concubino”, está esperando una nieta. Me siento un abuelastro. Y con mi nuerastra andamos intentando acercarnos más... Todas las historias son largas y tienen algo de dolor, pero no creo que deban necesariamente cerrarse en ese dolor...
Tal vez no sea demasiado, pero con Daniel podemos ofrecernos para acompañar y ayudar a Alexia a sentirse un poco mejor. A ser un poco sus amigos...
José Luis Venturini
DNI 16.675.894

No queda otra que comenzar a repensar fuertemente el tema de hogares (en serio y con personal idóneo). ¿Habrá que pensar en reunir fondos para construirlos? ¿Habrá que pensar que todxs llegamos a viejxs (aunque muchxs no tengan esa suerte/desgracia en los grupos “minoritarios”)? ¿Habrá que hacer una denuncia al Inadi, para empezar? No sé, pero como siempre creo que hay que ir avanzando por todos los frentes al mismo tiempo...
Mirta Iglesias del Río
LC 5.496.143
Puerto Madryn, Chubut

Habría que buscar la manera de ayudar a Alexia para que pueda vivir su sexualidad cross-dresser libremente, sin censuras. Es espantoso ver que los geriátricos, de hecho, no dejan que ningún ancianx se aleje de la ortodoxia normativa heterosexual.
Mientras no baje el alto nivel de homo-lesbo-trans-fobia actualmente vigente en nuestra sociedad, habría que gestionar la creación de un geriátrico orientado hacia lxs ancianxs Glttbi, en donde ellxs puedan vivir su sexualidad en una absoluta libertad de expresión. Probablemente la idea de un geriátrico Glttbi no sea tan fácil de autogestionar económicamente, pero tal vez se podría reclamar un subsidio estatal.
Simón
DNI 24.891.922.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.