soy

Viernes, 12 de noviembre de 2010

CINE

Campo sexual

El erotismo político de Alain Guiraudie en clave de comedia y sueños de una noche de verano

 Por Diego Trerotola

Alain Guiraudie anunciaba una rebeldía erótica desde sus primeros mediometrajes, allá por los inicios del nuevo milenio, inaugurando la salida de la estética asfixiante de los cuerpos gays esculpidos por la repetición mediática, siempre magros, gimnásticos, encerados, juveniles. Antes de tener otros referentes cinematográficos que le siguieran el pulso a su calentura, Guiraudie se erotizaba con personajes obesos, rubicundos, envejecidos, con obreros fabriles de los suburbios o pastores olvidados por la expansión urbana. Casi como seres fabulosos, esos personajes raramente sexuados eran sujetos de un deseo al aire libre, fuera de los límites de lo privado: sin bucolismo pero con belleza, la mirada del cineasta privilegiaba los espacios públicos, principalmente rurales, donde el deseo era el vínculo entre los desplazados de la modernidad, estableciendo una economía erótica fuera del sistema ordenado en creencias identitarias monolíticas. Mucho de onirismo crítico, erotismo de duermevela, ese que no adormece la lucidez, circulaba por sus películas que, sin duda, se distanciaban de todo el tradicional cine parisino que Francia muchas veces importa como importante. Su última película, presentada en Cannes y estrenada localmente durante una retrospectiva en el Bafici pasado, es El rey de la evasión, y es síntesis y despegue de sus planteos erótico-políticos. Lacourtade, un vendedor de tractores, gordo, cuarentón, puto y gerontófilo, evita la violación de una joven, y los dos juntos huyen en un raid sexual que rompe las barreras entre homo y heterosexualidad, poniendo la orientación sexual en perspectiva en un paisaje evasivo, a velocidad de desconcierto, con aire de comedia de una noche de verano perdida en el sudoeste francés, región de los Pirineos. Guiraudie crea su particular laberinto entre sueño y vigilia, entre exceso erotómano y tramas de relaciones cruzadas, para invitar al ojo voyeur a armar y desarmar el rompecabezas deseante. Porque la certeza de que encajamos en un lugar único, en una única identidad, se desvanece cuando el placer encuentra conexiones inesperadas, como en esas imágenes que recolectamos del mundo y barajamos en sueños y pesadillas. Es eso mismo que hace el buen cine, como el de Guiraudie, para devolvernos diversos.

El rey de la evasión se proyecta hoy viernes 12, a las 22, dentro del Festival de Cine 4+1 en Malba, Avda. Figueroa Alcorta 3415. Más info: www.festival4mas1.com

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.