soy

Viernes, 15 de abril de 2011

El mito de la caverna

Con un léxico propio, tipologías, espacios, fiestas y personajes, la caverna de los osos ha provocado también una importante producción teórica. Más allá de las variantes culturales (que la antropología urbana no cesa de investigar), también pueden interrogarse los aspectos éticos de la aparición de una forma de vida que apenas si ha alcanzado la madurez: la cultura úrsida. Para alimentar un necesario debate, Soy ofrece una serie de disgresiones necesarias y las posiciones de dos reconocidos ursólogos internacionales.

 Por Daniel Link

Cultura

Debo a la conjunción de una película y una cita filosófica el impulso para emprender esta indagación. La película se llama Bearcity (2010, escrita y dirigida por Douglas Langway) y combina idénticas dosis de estupidez y dogmatismo para exponer algunas características de la comunidad úrsida norteamericana (el lugar de aparición de la especie) en clave Sex and the City: cuatro amigas que exponen sus problemas sentimentales. Todos los años, y como tradición de la cultura úrsida, se celebra en San Francisco el IBR (International Bear Rendezvous), que dura un fin de semana durante el cual se eligen a Mr. Bear International, Mr. Cub International, Mr. Daddy International y Mr. Grizzly International (ver más abajo el vocabulario). La película imagina un festival similar, Bearcity, en el neoyorquino bar Eagle, donde se dan cita todas las variedades úrsidas.

La comunidad úrsida es una subcultura dentro de la comunidad gay. En la Ciudad, la asociación Osos de Buenos Aires organiza actividades dirigidas a quienes con sus principios se identifican.

Un vocabulario

Ursidos: género de la familia de mamíferos del orden de los carnívoros, de gran tamaño, generalmente omnívoros (salvo el Ursus maritimus o polar, que por razones obvias, es totalmente carnívoro) y plantígrados (como el hombre, apoyan la planta entera de los pies al caminar). Las patas traseras están dotadas de cinco dedos. Se mueven con un caminar pesado, tienen orejas cortas y cola rudimentaria, y carecen de los colmillos característicos de la mayoría de los carnívoros. Son de hábito solitario y no territoriales, y pueden ocupar gran variedad de hábitats. El acoso de los seres humanos los han confinado a las zonas más apartadas y salvajes de las montañas, los bosques y las regiones árticas. Muchas especies se han extinguido. Algunas especies actuales son: el polar, el pardo (y la subespecie gris o grizzly), el negro americano (o baribal), el tibetano o negro asiático, el malayo, el bezudo, el ucumarí (o de anteojos), el único de Sudamérica (desde Bolivia y los Andes peruanos, colombianos y ecuatorianos hasta parte de Venezuela y Panamá), y el panda (que no es propiamente un úrsido).

Oso (bear): hombre maduro de complexión fuerte o gruesa, con barba y generalmente con vello en el cuerpo.

Oso pardo (grizzly bear): hombre robusto que puede tener panza sin ser gordo ni gigante. Muy velludo y de pelo oscuro.

Cachorro u osezno (cub): joven con contextura y atributos de oso.

Oso polar (polar bear): oso maduro con los cabellos y el vello prácticamente blancos.

Papá oso (daddy bear): oso que siente atracción por los cachorros.

MusculOso (muscle bear): musculoca peluda y de barba recortada.

CuerOso (leather bear): oso que viste, gusta del cuero y practica el bondage.

ElectrOso (electronic bear): oso que gusta de la música electrónica y el clubbing.

Cazador (chaser): alguien que siente atracción por los osos sin identificarse con los estereotipos físicos de oso o de cachorro.

Quedada: encuentro organizado de osos, por lo general a lo largo de un fin de semana.

Jack Radcliffe: estrella del porno gay osuno.

Gordito (chubby o chub): hombre obeso, generalmente sin vello corporal.

Lobo (wolf): hombre de complexión normal y velludo.

Nutria (otter): hombre pequeño o delgado y velludo.

Sistema Natural de Clasificación de Osos (The Natural Bears Classification System, NBCS): sistema creado por Bob Donahue y Jeff Stoner durante el fin de semana de Acción de Gracias de 1989, mientras almorzaban en un Wendy’s de Boulder (Colorado) como sistema “increíblemente científico” para la clasificación de osos. Como ambos tenían intereses en astronomía, adaptaron un sistema de clasificación de estrellas y galaxias, considerando grados de aparición (o no) de determinados atributos, como la B (para “barba”) seguida de un numeral del 0 al 9; f (por fur, el vello corporal), seguido de una cantidad de signos “+”, etcétera. Un marcador típico sería el de los propios autores del sistema: Bob Donahue, B5 c+ f s-: w t- r k?; Jeff Stoner, B6 f+ w sv w r+ k(+?).

Compartir: 

Twitter
 

Algunos homosexuales creyeron (teniendo en cuenta el factor de desgaste físico propio de la enfermedad) poder evitar el sida engordando. Ser gordo podía verse como un sinónimo de salud.
Imagen: Sebastian Freire
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.