soy

Viernes, 20 de mayo de 2011

ES MI MUNDO

Estamos trabajando para usted

Becoming Chaz es el documental que muestra paso a paso el proceso de cambio de sexo de Chaz Bono, el actor, músico, escritor y activista, hijo de Cher. El film, estrenado en el festival de Sundance de este año, se presentó la semana pasada en la televisión norteamericana con record de audiencia. Sus directores Randy Barbato y Fenton Bailey ya preparan la secuela. La idea es hacerle entender al mundo las alegrías y los gozos de la transexualidad.

Un largo y extraordinario camino ha transitado Chaz Bono con el objetivo de llegar a obtener su verdadera identidad. Desde la encantadora niña de rizos dorados que aparecía en el programa de variedades que los populares cantantes Sonny y Cher tenían en la década de los ’70, hasta el documental que muestra, de una manera valiente y sincera, todo su proceso de transformación. Hoy, Chaz es un hombre seguro, sin miedos, feliz de haber tomado la “mejor decisión de mi vida”, según declara alegre.

¿HAY ALGO DE MALO EN CHAZ?

La vida de Chaz Bono, como la de muchos hijos de celebridades, estuvo expuesta en su mayor parte a las cámaras y esto marcó muchas de sus decisiones. Al nacer como niña, en 1969, fue nombrada Chastity. Cher estaba embarazada mientras realizaba su primer protagónico en cine: What’s Wrong with Chastity? (¿Qué hay de malo en Chastity?), una película producida por su padre, Sonny Bono, en donde la diva del pop encarnaba a una mujer bisexual. De allí viene su nombre: Chastity nació unos meses antes de que el film se estrenara.

Desde muy joven comenzó un alucinante viaje de autodescubrimiento. A los 18 les confesó a sus padres que era lesbiana. En su libro Family Outing (1998), escribió: “Como una niña, siempre sentí que había algo distinto en mí. Cuando tenía 13 años, encontré un nombre para definir exactamente por qué yo era diferente: me di cuenta de que era gay”. El asunto fue mantenido en secreto a pedido de Cher, a quien la noticia la trastornó bastante. Luego de abandonar la universidad, la hija de la diva siguió los pasos de su madre y comenzó una carrera musical con una banda llamada Ceremony. Fue entonces que un tabloide sensacionalista publicó la noticia en primera plana: “La hija de Cher es lesbiana”. El secreto continuó por parte de la familia Bono hasta que, en 1995, Chastity concedió una entrevista para la revista The Advocate y salía del closet a nivel nacional. En el transcurso de los años siguientes, Chastity se convirtió en una militante activa de la causa Glttbi, acompañando numerosas campañas desde su trabajo en Glaad (la Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación).

Pero había algo más. Chastity se daba cuenta de que lo que ocurría con ella era la necesidad de un cambio más profundo, y de a poco comenzaba a tomar conciencia de su verdadera identidad: era transexual.

LA TRANSICION

A mediados de 2008, Chaz Salvatore Bono, ése fue el nombre elegido al nacer, comenzaba su proceso de transformación y daba la noticia al mundo convirtiéndose en la persona transgénero más famosa de EE.UU. en la actualidad. Y es que a lo largo de su vida militante aprendió a lidiar con los medios. En 2009, la prensa enloquecía ante el anuncio de Chaz: a los 39 años se había sometido a una intervención de cambio de sexo. Seis meses después de que todo esto comenzara, Chaz se puso en contacto con Randy Barbato y Fenton Bailey, dos reconocidos directores de documentales y productores de televisión, que comenzaron a registrar el proceso. El resultado fue Becoming Chaz, el documental que fue estrenado mundialmente en la pasada edición del festival de cine independiente de Sundance y que fue muy bien recibido por la crítica. Mientras el escándalo mediático crecía, Chaz mantuvo su vida privada y todo lo concerniente a su operación en secreto hasta mayo de este año, en donde publicó, junto al escritor Billie Fitzpatrick, el libro Transition: The Story of How I Became a Man (Transición: la historia de cómo me convertí en un hombre). En él cuenta de una manera abierta los cuarenta años de lucha para que su identidad de género coincida con su cuerpo físico. Su salida del closet, la relación con sus padres y un registro fotográfico de su transformación son un relato por demás valiente que sirve como adelanto de lo que es el documental.

SER CHAZ

El pasado 10 de mayo se estrenó Becoming Chaz en la televisión Norteamericana. OWN (Oprah Winfrey Network), el canal de cable de la popular conductora norteamericana, compró los derechos de distribución y lo presentó en horario central. Luego, un especial de dos horas, que tuvo como anfitriona a la actriz Rosie O’Donnell, presentó una mesa de debate con cineastas, personas transgénero junto a sus familias y una entrevista en profundidad con Chaz y su novia Jennifer Elia, la mujer que hizo todo esto posible: “Ella es una mujer hermosa, inteligente y segura de sus convicciones. Es la verdadera estrella de la película. De hecho, Chastity no se hubiera convertido en Chaz de no ser por ella”, declaraba Chaz en una entrevista para E! online.

La pareja ya tenía experiencia en mostrar parte de su vida: habían participado de Celebrity Fit Club, la versión norteamericana de Cuestión de peso, en donde Jennifer entrenaba a Chaz para que pudiera adelgazar. Becoming Chaz fue filmado a modo de reality televisivo y los muestra en su vida diaria: desde cómo Chaz, en una escena muy graciosa, pretende explicarle a su mujer cómo debe aplicarle las inyecciones de hormonas usando una naranja para ensayar, hasta todos los procesos quirúrgicos. También vemos los momentos duros: Chaz hace años se recuperó de su adicción al alcohol y a las drogas, y en una parte del proceso sufre una recaída. Y también los momentos alegres: Chaz es como un adolescente que estalla de felicidad cuando los primeros pelos de su barba empiezan a aparecer y cuando, sonriente, dice: “Voy a estar muy feliz de deshacerse de estas cosas”, antes de entrar al quirófano donde le retiran sus senos y luego, orgulloso, muestra su pecho enorme. La idea fue mostrar al mundo, y en especial a la sociedad norteamericana, la vida de una persona trans hasta el mínimo detalle: “Quise hacer esto porque quería ayudar a la gente. Yo sabía que gracias a mi fama podía ponerle una cara a un tema que la gente no entiende, porque simplemente es difícil de entender. Quiero ser capaz de cambiar los corazones y las mentes con esto”, declaraba a la revista Volture el día del estreno.

Algunos pocos críticos “quisquillosos” atacaron al documental desde una supuesta falta de creatividad artística. Dijeron que podría haber sido presentado como los capítulos televisivos de un reality, sin entender que, más allá de la estética, este film tiene una importancia clave para la visibilidad de las personas trans, dada la fama de Chaz Bono, quien además decidió que la fecha de estreno coincidiera con su última campaña como activista: el apoyo a The Employment Non-Discrimination Act (ENDA), un proyecto de ley presentado en el Congreso de los Estados Unidos que prohíbe la discriminación contra los empleados sobre la base de su orientación sexual o identidad de género: “Se pone en un segundo plano a las personas trans. La igualdad del matrimonio y otros temas son importantes para toda la comunidad Glttbi, pero muchas veces se deja sin protección a lxs transexuales. Todavía hay mucha gente que ni siquiera sabe la diferencia entre gay y transgénero”, declara Chaz.

DE TAL CHER, TAL CHAZ

A Cher no le gustó nada cuando su hija dijo a los medios que era lesbiana. Pero luego se le pasó el shock. Un año después de la entrevista dada por Chaz, Cher aparecía como la orgullosa madre de una lesbiana en la portada de The Advocate. Con su padre la cosa fue más complicada. Sonny Bono era congresista por el Partido Republicano y sus diferencias ideológicas los distanciaron hasta su muerte, en un accidente de esquí, en 1998.

En el documental, Cher aparece entrevistada y con su humor tan particular cuenta parte de su experiencia. “Le dije: ‘¿No puedes hacer todo esto en silencio? ¿No era ése el plan?’” Se lamenta de no escuchar más la voz femenina de su hija, y confiesa que tendrá que acostumbrarse a llamarla “él”. Pero también aflora la madre que se muestra preocupada por las operaciones y los medicamentos que debe tomar.

Becoming Chaz es un film conmovedor que muestra a Chaz pleno de orgullo en su deseo de honrar su verdadera identidad. La película ya comenzó su paseo por el mundo, se presentará el mes que viene en el festival Frameline en San Francisco y esperamos que pronto llegue a nuestro país.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.