soy

Viernes, 20 de mayo de 2011

SOY POSITIVO

Diario de la hepatitis

Marzo de 2011. Voy a la consulta con el Dr. R y le entrego la nota que me dio el hepatólogo, que propone un cambio de medicación por otra que, además de reducir la carga viral del VIH, reduzca la carga viral de la hepatitis. Le comento además que una de las médicas que estaba en la consulta me sugirió probar con Truvada y Efavirenz, un cóctel muy práctico porque son sólo dos pastillas por la noche, en lugar de las ocho del anterior, Indinavir y 3TC Complex. Para determinar el próximo cóctel, el infectólogo me indica un test de resistencia genotípica, para saber si el virus se hizo resistente a alguno de los medicamentos disponibles. También debo suspender la medicación actual, porque para el test de resistencia es mejor tener un poco de carga viral. La noticia me hace feliz: ¡unos días sin tomar medicación! Para no perder el ritmo con los temas médicos, voy directo a autorizar la orden y al día siguiente, al laboratorio. El resultado tarda entre un mes y cuarenta y cinco días.

Abril de 2011. A la espera del resultado del test de resistencia, recibo un e-mail que me envió mi amiga M después de leer la columna donde cuento que me aterra la idea de cambiar de cóctel: “No sé cómo siguió tu aventura con el Truvada y el Efavirenz, a mí me va bomba con esos dos que ahora, además, vienen juntos en un único comprimido nocturno”. La noticia me da un cierto alivio, y enseguida le contesto que lo que me preocupa son los sueños vívidos y las pesadillas que, según dicen, provoca el Efavirenz. “Es así, tal cual; lástima que después se te pasan... —responde M—. Y el Truvada, cuando lo empecé a tomar, me daba un mareo como si estuviera en un barco; dicen que no es tan común eso, pero también pasa enseguida.” Ahora, más que pánico, tengo una gran intriga. Vuelvo a googlear y llego a un artículo en la página www.aidsmeds.com: “Trucos y consejos para tomar Sustiva (r) (Efavirenz)”. El artículo, genial, detalla uno por uno los efectos secundarios e indica qué hacer para superarlos. Por ejemplo, propone establecer una red de apoyo entre amigos o familiares que, si las cosas se ponen difíciles, “pueden ocuparse de las tareas para las que no tengas voluntad”. Respecto de los sueños y pesadillas, lo que leo me genera muchas expectativas y ganas de probar el Efavirenz: “Hay relatos de personas que ‘controlan’ el contenido de sus sueños, haciendo algo relajante o placentero inmediatamente antes de irse a dormir. Si uno se queda dormido mientras está viendo un programa divertido de televisión, es posible que tenga sueños graciosos. Si, por el contrario, uno lee o mira material erótico antes de conciliar el sueño, puede tener sueños cargados de sexualidad (no estamos bromeando)”. ¡Eso sí que suena prometedor! Imagino la lista de películas: ¿Porno leather sm?, ¿Mi tío, de Jacques Tati? Por si acaso, nada de películas de terror, ni noticieros antes de dormirme bajo los efectos del Efavirenz. (continuará)

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.