soy

Viernes, 2 de marzo de 2012

AGENDA

El bocón nos visita de nuevo

 Por Gustavo Lamas

Para muchos de los que crecimos escuchando a los Smiths y se nos pone la piel de gallina con los primeros acordes de “How Soon is Now?” o “There’s a Light that Never Goes out”, Morrissey es quien supo acompañar e interpretar como nadie ese vacío existencial en épocas de indefiniciones, dudas, temores y ambigüedades. Las palabras precisas junto a los rasgueos inolvidables de Johnny Marr para los que preferíamos refugiarnos en el cuarto adolescente con nuestros discos. El supo sintetizar sus influencias con su ídolos Oscar Wilde, New York Dolls y James Dean a la cabeza, para convertirse en la voz de una generación que le continúa rindiendo culto y acompañando en cada performance alrededor del mundo. Esta nueva gira lo encuentra repasando su carrera solista tras la edición de su Very Best Of, aunque en sus shows cuela varias de aquellas canciones inoxidables de su grupo ineludible.

Su presencia en el Festival de Viña del Mar no pasó desapercibida: no se prestó a la clásica entrega de premios, prohibió la venta de hamburguesas en la Quinta Vergara fiel a su militancia vegana y se mofó de la realeza británica a través de las remeras que lucieron los integrantes de su banda con la frase “Odiamos a William y Kate”.

Por tercera vez en nuestro país ya se presentó en Mendoza y Córdoba. Este fin de semana tocará, el sábado en el Estadio Metropolitano Rosario y el domingo en el de GEBA de Buenos Aires.

Hábil declarante, polémico y punzante, seleccionamos algunas de sus frases que lo pintan de cuerpo entero, describen parte del laberinto de su pensamiento y algunas de las razones por las que amamos tanto a Morrissey.

“Prefiero ser visto como alguien sensible que pudo entender a las mujeres. Odio a los hombres que sólo ven a las mujeres como objetos sexuales. Para mí es criminal y quisiera cambiar eso. No reconozco términos como heterosexual, homosexual, bisexual y creo que es importante que haya alguien en la música pop que piense así.”

“Creo que soy realista. Es por eso que la gente me considera pesimista. Si fuera realmente pesimista ni me levantaría, no me afeitaría, no miraría Batman a las 7.30 am. Los pesimistas no hacen esa clase de cosas.”

“Si tu pelo está mal, toda tu vida está mal.”

“Yo siempre pienso que mis genitales son el resultado de una broma de mal gusto” (New Musical Express, 1986).

“La música es una droga, pero la diferencia es que no existen centros de rehabilitación para ella” (Select, 1991).

“Mis padres se preocuparon por mí cuando empecé a estar profundamente interesado en la música de gente como los New York Dolls, quienes para aquel momento eran algo realmente peculiar.”

“Pienso que yo debería ser, absolutamente, un objeto sexual. En todo el sentido de la palabra” (NME, 1989).

“No tengo relaciones físicas, sin embargo no usaría la palabra celibato para aplicarlo a mí porque eso implicaría que uno ha tomado una decisión muy firme. Y ése no es mi caso” (The Observer, 1992).

“Cualquier cosa que la gente diga que soy, eso es lo que no soy. Porque ellos no conocen ni una maldita cosa acerca de mí. Dios sólo sabe quien soy.”

“Quemen la disco y cuelguen al bendito DJ, porque la música que constantemente toca no me dice nada acerca de mi vida” (“Panic”).

“Y si un bus de dos pisos nos choca, morir a tu lado es una forma celestial de morir. Y si un camión de 10 toneladas nos mata a ambos, morir a tu lado... bueno, el placer, el privilegio es mío” (“There’s a Light that Never Goes out”).

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.