soy

Viernes, 16 de marzo de 2012

SOY POSITIVO

A quién le creemos

La semana pasada compartía la preocupación de Marcelo, un lector de Tucumán, por la sustitución de importaciones y sus posibles consecuencias sobre la medicación antirretroviral que viene del exterior. A raíz de esto me escribe Facundo, de Rosario: “Estoy terminando el tratamiento con Interferón por mi hepatitis B, que por suerte está casi curada. Pero mi médico me informó que la obra social no está autorizando nuevos tratamientos con esa medicación, por la escasez y el cierre de las importaciones”. Ahora lo que más me preocupa es a quién le creemos, cuando en Internet encontramos infinidad de portales de noticias, en qué nos basamos para confiar en unos o en otros.

El dato tranquilizador es que hasta ahora nadie me escribió para contarme que le haya faltado medicación antirretroviral y, por otra parte, tanto la titular del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, Isabel Reinoso, como el secretario de la Confederación de Farmacias Argentinas (COFA), Claudio Ucchino, aseguran que no se han informado faltantes de medicamentos oncológicos y para el VIH/sida en las farmacias. Ambos responsabilizan de la falsa alarma al Sindicato de Bioquímicos y Farmacéuticos. “Algunos personajes desconocen el tema porque no están detrás del mostrador”, agrega. Uno de estos personajes es Marcelo Peretta, quien fue vicepresidente del Colegio de Farmacéuticos de la Capital Federal, perdió las elecciones por escándalo y ahora preside un sindicato del cual fue uno de los impulsores. Peretta “reclamó al gobierno que consulte a ese gremio y lo deje participar del proceso de sustitución de importaciones, que ya provocó escasez de algunos medicamentos de alto consumo”.

Cuando le pregunto a Marcelo (al lector, no a Peretta) en qué se basa su preocupación, me remite al portal Notiexpress: “Según indicaron desde un comercio local, los faltantes más notorios por su consumo son Rivotril, Reliverán y Migral”. Más adelante, el artículo sigue: “Existen productos con los que se realizan tratamientos prolongados en el tiempo y que no pueden interrumpirse, como por ejemplo los fármacos para el HIV. Estas dosis, que no tienen reemplazo, se consiguen con demoras de 30 o 60 días”, y el portal se cita como fuente a sí mismo. Me pregunto si la obra social de Facundo, que según su médico ya no está aceptando nuevos tratamientos con Interferón, se basa en estas noticias o en algún hecho concreto para tomar esta decisión, y también cómo nos afectan a nosotros, que dependemos de los medicamentos, estos portales de noticias que abundan en la web, donde lo que más se evidencian son las confrontaciones entre directivos de diferentes organismos. Insisto: hasta ahora, ninguna persona viviendo con VIH/sida en la Argentina me contó que le haya faltado medicación antirretroviral.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.