soy

Viernes, 9 de noviembre de 2012

SOY POSITIVO

Dame waska

 Por Pablo Pérez

Camino por Corrientes hasta el Punto de Encuentro de Revistas Culturales, en Corrientes y Agüero. Pienso en el momento de pedir lo que busco (“¿Tenés waska?”) y me paso de largo, aunque el kiosco está pintado de amarillo, no lo vi, porque mentalmente paseaba por los pasillos de mi escuela primaria y un compañerito preguntaba “¿Qué leche tomás, La Wascongada o La Serenísima?” Si contestabas “La Waskongada” eras maricón. Vuelvo y ahora sí encuentro el kiosco, amarillo pero no chillón, integrado al paisaje como una puerta secreta al mundo de las publicaciones independientes. “¿Tenés el último número de waska?”, le pregunto al chico barbudo y que me da morbo y me trae del recuerdo infantil del que me queda un resabio de timidez. El parece contento porque los fanzines acaban de llegar, todavía están apilados. “Síííí”, me dice con una sonrisa y me la da: waska positiva. Una foto de Darin Wixon en la portada: de pie un chico y una chica, los torsos desnudos y sendos corazones de Keith Haring con un signo + sobre el lado izquierdo del pecho y las bocas amordazadas. Desde los ’70, cuando el VIH no existía, mis recuerdos pasean por los ’80, época en que descubrí los fanzines y que la waska dejaba de ser inocua, y vuelvo al presente. “¿Por qué waska?”, se pregunta Julio Lagos en el editorial del primer número en octubre de 2010. La última vez que dijiste waska fue antes de tus 15 años, después le decís semen, leche, etc., pero no más waska, por eso waska para mí es lo frenético y adolescente de una paja de aquellas épocas. No tiene discusión que hacer un fanzine genera esta misma acción de no poder parar.”

Leo ansioso en busca de algo novedoso y el primer artículo me lo da: cuando la cultura barebacker se asocia casi por inercia al sexo entre varones, Laura Milano confiesa “Sí, yo soy una hetero-barebacker” y analiza una visión heterosexual sobre el VIH y el sexo no protegido. Más adelante, emociona el artículo sobre la vida de un matrimonio y sus hijos seropositivos adoptados. Una página se diferencia de las demás porque hay que girar la revista para leerla y por la tipografía blanca sobre fondo negro “Movimiento disidente: ‘El VIH no existe’”, es la única página del fanzine que va en sentido contrario. Más adelante, en una entrevista, el doctor Pedro Cahn, director de la Fundación Huésped, opina que los argumentos que niegan la existencia del VIH fueron demolidos en el 2000 durante una reunión que hubo antes de la Conferencia de Durban convocada por el presidente de Sudáfrica de ese momento, Thabo Mbeki. Menciono el caso sudafricano en el “Soy positivo” de hace dos semanas, “Se busca virus”. Desde su página www.waskazo.com, lxs amigxs waskerxs proponen participar a quienes quieran enviando un video bajo la consigna “No hay que dar positivo para hablar de VIH” y también de la segunda convocatoria de dar besos y abrazos gratis vistiendo una remera estampada con la frase “Tengo sida”, el próximo 1° de diciembre. Habrá, además, Waska a borbotones en el stand 75 durante la Marcha del Orgullo de mañana.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.