soy

Viernes, 31 de mayo de 2013

La vida en azul

Aunque los miembros del jurado le nieguen a esta decisión toda connotación política, la 66ª edición del Festival de Cannes parece haber dado su espaldarazo a la flamante ley de matrimonio igualitario, sancionada en Francia en abril de este año, al galardonar con la Palma de Oro la película de amor ultralésbica La vida de Adèle.

 Por Paula Jiménez España

Esta coproducción franco-alemana-española, que versa sobre el momento en que una quinceañera hace su insight y se descubre súbitamente enamorada de otra de pelo azul, tiene por director —como si fuera poco para guiños ideológicos— nada menos que al tunecino Abdellatif Kechiche. Recordemos que Túnez es el país que hace poco estuvo a punto de condenar a muerte a la joven feminista Amina Tyler por publicar en las redes sociales una polémica foto donde se mostraba su torso al desnudo con la inscripción “mi cuerpo es mío”. En el breve discurso que dio al recibir el reconocimiento, Kechiche repitió varias veces el vocablo liberté: “Me gustaría dedicar a la hermosa juventud que me encontré, gente que me enseñó mucho sobre el espíritu de libertad y también a otra juventud, a la mía, que pasó no hace mucho tiempo, y a la revolución tunecina, por su aspiración de vivir con libertad, expresarse libremente y amar con plena libertad”. Según el padre de E.T. y director del prestigiosísimo Festival, Steven Spielberg, las extensas y disfrutables escenas de sexo entre las protagonistas, definitivamente sedujeron por su belleza al gran jurado llevándolo a tomar la magna decisión. Y al preguntársele sobre la posibilidad de que La vida de Adèle no se estrene en su pacatísimo país, Spielberg respondió: “Todos pensamos que era una película de amor profundo, y que se vaya a mostrar o no en Estados Unidos no era un criterio, sí que alguien hubiera tenido la valentía de contar una historia de la forma en la que él lo cuenta”. La prensa entera coincide en que las actuaciones de Adele Exarchopoulos y Léa Seydoux son algo más que extraordinarias. En YouTube pueden verse algunas de las escenas de la película y es realmente de destacar una donde aparece Exarchopoulos peleándose en una riña callejera con otra joven de su edad tras haberla “acusado” de lesbiana. Mala la chica, muy, muy mala. La película está inspirada en el comic lesbobelga de Julie Maroh El azul es un color cálido (y atentti que el festival parece estar perdiendo su solemnidad porque ésta es la primera vez que premia un film basado en una historieta). En El azul... se cuenta la historia de amor que comienza para Clementine, Adèle en la película, en el momento en que ésta se cruza por la calle con una pareja de lesbianas y una de ellas, Emma, la de pelo azul, le dedica una sonrisa que la encandila. A partir de entonces todo en su vida empezará progresivamente a transformarse y pese a sus resistencias iniciales –esas que casi ninguna torta podría desconocer– termina entregándose al romance con Emma. Con su pelo corto, desprolijo y teñido, este personaje encarna el prototipo temido y deseado de la lesbiana que cuestiona, al menos con su apariencia, los convencionalismos sociales. Su cabello mirado desde atrás y su rostro de perfil, aunque la vida sea la de Adèle o Clementine, grafican la tapa del comic y el poster de esta prometedora película que seguramente llegará a Buenos Aires a lo largo de este año. Mientras tanto, muchachas, té de tilo por las noches y florcitas de Bach para la ansiedad.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.