soy

Viernes, 7 de junio de 2013

SOY POSITIVO

La esperanza vikinga

 Por Pablo Pérez

Científicos daneses del Hospital Universitario de Aarhus, en Dinamarca, lograron hacer que el VIH que se esconde en las células tras infectarlas salga de su “reservorio”, lo que permite que una vacuna actúe eficazmente. Los resultados en laboratorio fueron alentadores y ya se está probando en humanos. “El reto ahora será conseguir que el sistema inmunológico de los pacientes reconozca al virus y lo destruya. Esto depende de la fuerza y la sensibilidad de los sistemas inmunológicos de cada persona”, declaró a The Telegraph el Dr. Ole Sogaard, investigador de Aarhus, y aseguró que “en unos meses” su equipo presentará una cura para el VIH.

No es la primera vez que se vislumbra una cura para el VIH. A mediados del año pasado se abrieron nuevas líneas de investigación tras la remisión total del virus en “el paciente de Berlín”, Timothy Brown, luego de que se le realizara un trasplante de médula ósea. Para entonces, la posibilidad de una cura se calculaba para dentro de unos 20 años, siempre y cuando los investigadores tuvieran el financiamiento necesario.

“Veinte años no es nada”, intenté convencerme sin gran éxito, pero esta vez soy más optimista, no sé bien por qué. Tal vez porque Dinamarca es algo así como un “reino del revés” donde, por ejemplo, según Wikipedia “cuando en 2007 el gobierno anunció una reducción de los impuestos, se convocaron huelgas y grandes manifestaciones populares pidiendo mayor prioridad a las condiciones sociales, los servicios públicos como la educación y la salud y el bienestar de la gente con el eslogan Sí al bienestar para todos. No a la reducción de impuestos”.

La población afectada por VIH/sida en Dinamarca es de apenas el 0,2 por ciento, y desde 2007 dejó de ser prioridad en el presupuesto destinado a las pocas asociaciones que ahora se dedican sobre todo a campañas de prevención: “Cambiar una frase como ‘Además de divertirte, juega seguro’ por una forma nueva es siempre un reto porque es el mismo mensaje que hemos estado dando desde los años ochenta. Necesitamos poner el vino viejo en una nueva botella, ése es el desafío”, reflexionaba el activista danés Per Slaaen Kaye, en una entrevista del año 2009. Tras el anuncio de los científicos del Hospital Universitario de Aarhus, que creen estar a pocos meses de presentar una cura, el Consejo Danés de Investigación otorgó casi tres millones de dólares para llevar a cabo ensayos clínicos en los humanos.

Entre los cibercomentaristas, no faltan quienes siguen sosteniendo que el virus no existe, ni los cultores de teorías conspirativas que temen que los investigadores terminen masacrados por los “farmaasesinos mafiaséuticos”, ni los que se alegran por la noticia pero temen que ésta signifique el “regreso al libertinaje desenfrenado”. Yo quiero creer, una vez más quiero creer, que esta vez sí el fin del sida está muy cerca. Algo huele a esperanza en Dinamarca.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.