soy

Viernes, 15 de noviembre de 2013

ON LINE

Papá corazón

Tras un primer episodio introductorio, ayer se completó el primer capítulo de Desbandadas: una miniserie web local sobre el mundo femenino y musical y sus relaciones con un entorno masculino en decadencia. Mosquito es el papá gay, fuera de serie.

 Por Alejandro Dramis

Por obra de las casualidades del destino y un oportuno horóscopo, tres jóvenes mujeres se reencuentran luego de varios años para concretar el sueño que arrastran desde su niñez: formar una banda y alcanzar el éxito. La tarea no será simple, teniendo en cuenta los cambios que todas transitaron en 16 años: Norma tiene tantos instrumentos como conflictos personales, que suele descargar en sus sesiones de terapia y en su actividad militante para “salvar a la música” de los hits radiales; Marcela, además de tocar el bajo, se enamora de cualquier sujeto capaz de tocar mínimamente un instrumento y considerarse a sí mismo “músico”, y por último Stefy, cuya cotidianidad está dedicada en convertirse en una diva, mientras convive con su novio Valentín y su padre Tony/Sofía: el primero, un pseudomodelo decadente, actor de publicidades, engreído, que por un sillón para dormir acepta las extravagancias más absurdas de su novia, y el segundo, que entre las boletas adeudadas y el cumplimiento de los caprichos de su hija, vive una doble vida andrógina como varón y mujer. Interpretado por Mosquito Sancineto, Tony/Sofía es el autor del bestseller Padre/Madre, un libro editado hace más de 10 años que explora la doble condición identitaria y sexual de su autor. Mosquito es padre y madre en función de cada una de sus identidades y no hay un tratamiento especial sobre el tema; se presenta más como un dato de color. Por otro lado, el personaje es muy parecido al verdadero Mosquito, esa identidad andrógina, ambigua. Hecho una diva de vestido y a su vez la voz gruesa, sin impostarse, como esa naturalidad propia de Mosquito y del personaje de la tira.

El desafío de Tony/Sofía será el de terminar de escribir y poder publicar su segundo libro para seguir costeando los caprichos de su hija Stefy y el lanzamiento de su carrera hacia la fama incondicional.

El acierto de Gabriela Ibarguren –autora de la serie y una de sus protagonistas– y de la interpretación del personaje dual que encarna Mosquito son, sin duda, el tratamiento naturalizado y no especulativo del “personaje gay” de la tira, contrariamente a lo que nos mantienen acostumbrados los estereotipos de la comedia. Aquí, el dato y la construcción de la sexualidad del personaje de Tony/Sofía no descansa en la mariquita frívola que se ridiculiza a sí misma, sino en los sentimientos implicados en la identidad personal ambigua y los lazos entre él y las frivolidades propias del novio de su hija como modelo masculino.

Una gran virtud de Desbandadas es la propuesta de abrir un mundo muy prolífero –y muchas veces relegado a un segundo plano– que pone en juego las identidades femeninas en la composición y ejecución de la música pop/rock de las últimas décadas. Tanto en su cortina musical original, como en su banda de sonido y las permanentes referencias a otras bandas, la miniserie evoca ese ámbito tan enriquecedor y renovador que relaciona chicas + guitarras sucias + feminismo pop, como una ecuación que necesariamente nos permite traer al presente a personajes y bandas inolvidables como Courtney Love, Hole, L7, Calamity Jane, o las locales SheDevils, junto a otras bandas de integrantes mixtxs como The Breeders o Sonic Youth, cuyos activismos en sus actitudes y letras, relacionadas con cuestiones de género, lograron bajar de un hondazo al instalado patriarcado popero y rockero de los años ’80 en el ámbito musical alternativo.

Y si de referencias se trata, el power trío que se está armando en Desbandadas parece, por el momento, acercarse más a bandas musicales como The Bangles, cuya feminidad se asemeja a una inocencia delicada condimentada de una sutil perversidad sexual, que a esa actitud politizada que las bandas recién mencionadas proponían como discurso dominante en su música, actitudes e imagen pública.

Además de la introducción y del primer capítulo ya estrenado, la serie se conforma de siete capítulos que se pueden ver gratuitamente en la web. Cada capítulo está compuesto por dos partes: la primera se reproduce un lunes, y la segunda, el jueves de la misma semana, siempre a las 21 hs. Desbandadas goza de una frescura y libertad argumental que es propiciada por el buen aprovechamiento del formato y soporte elegido por sus creadores, que les sacan el jugo a las ventajas de emitir contenidos visuales por Internet, promoviendo así capítulos cortos, de acciones concretas y sin demasiados rodeos argumentales (cada uno de 25 minutos en total), y que se pueden descargar para ser vistos en cualquier momento de la semana y en más de una ocasión.

Lunes y jueves a las 21. www.desbandadas.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.