soy

Viernes, 17 de octubre de 2014

UFA

t.A.T.u. careta

¿Alguna vez importó si las chicas del dúo pop ruso t.A.T.u. eran realmente novias? Irrumpieron en 2002 con el superhit “All The Things She Said”, cuya versión en la compleja lengua original muchxs se atrevían a balbucear, a puro descaro. En el videoclip del tema Yulia y Lena eran dos colegialas de kilt y camisa (réplicas débiles del sismo Britney ocurrido tres años antes), que bajo la nevada huían del odio que provocaba su amor lésbico y remataban el escape con un beso. ¿Verídico o verosímil? Por otro lado, el disco era bueno en serio: la mitad a cargo de Trevor Horn, productor impecable de Pet Shop Boys y Grace Jones, e incluía un cover de “How Soon Is Now?”, clásico de The Smiths. Un año después del estrellato, explicaban en un documental producido por su management que en verdad no eran lesbianas y que buscaban provocar a la gente, aunque también se asumían firmes defensoras de las causas de las minorías sexuales. Entendido, gracias, chicas.

Ahora bien, el tiempo fue pasando y el éxito disminuyendo, y las salidas y entradas al closet de las popstars rusas parecían sucederse con libretos y actings variables: públicamente se mostraban de la mano pero en entrevistas negaban ser novias. In y out e in de nuevo. Decían ser algo así como víctimas a largo plazo de la operación de marketing que las había vuelto visibles en el mapamundi pop y que seguían padeciendo las consecuencias.

En febrero de este año el gobierno de Putin, impulsor de políticas opresivas sobre la comunidad, las convocó para la apertura de los Juegos Olímpicos invernales en la ciudad de Sochi. Mal indicio. Y hace poco Yulia, la que más difusión mundial ha logrado en su faceta solista, hizo declaraciones en la TV de su país en las que aseguró que no querría tener un hijo gay porque la razón natural de un hombre es estar con una mujer. Y continuó con una serie de argumentos de esos que ya se han loopeado hasta la náusea. Si se trata de un nuevo (nada nuevo) ardid para conseguir prensa, pues desde luego la ha conseguido. Por lo demás, sería buena idea que Yulia se vaya olvidando de todxs esxs fans a lxs que osó hacer creer que representaba. De Rusia sin amor.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.