soy

Viernes, 24 de octubre de 2008

CATáLOGO Q

Vivir hasta la muerte

 Por Claudio Zeiger


Las noches salvajes
Cyril Collard

Tusquets

Cyril Collard tuvo una breve e intensa vida signada por Las noches salvajes, libro luego convertido en film que él mismo protagonizó. Pocos años después, exactamente el 5 de marzo de 1993, murió de sida, poniendo fin a su vida y a ese ciclo fulgurante de las muy metafóricas “noches salvajes”. Sinónimo de peligro, de riesgo e inminencia, estas noches tienen olor fuerte, a sudor, a orín. El libro causó un alto impacto, ya que se planteaba como la crónica de una vida y unas noches reales, las del propio Collard. Pero además es una historia de amor, repartida entre Samy, hijo del Islam y la modernidad, y Laura, llevando al protagonista a una bisexualidad de hecho. Y mientras se reparte entre su trabajo como cineasta, amores y recorridos nocturnos, llega el sida a su vida. Frente a otras versiones tanáticas, Las noches salvajes, más allá de una apariencia de juventud marginal y al filo de la navaja, es un libro profundamente vitalista, que plantea la posibilidad de vida aun bajo el peligro y la amenaza de la muerte.

Collard fue un referente en los años que le tocó vivir y morir. En cierto modo podría pensárselo como contrafigura de André Guivert, quien a partir del sida generó una formidable literatura de autoobservación, una curiosa forma productiva del narcisismo. Los dos utilizaron la palabra y la imagen. Pero Collard planteó la salida al mundo exterior vital y desentendida en cierta forma del regodeo romántico en la tragicidad del sida. Fueron dos visiones de un mismo

trasfondo.

También generó un debate ético en Francia, ya que su personaje en Las noches salvajes no le cuenta a Laura que es portador, ni usa preservativo. Laura no se infecta, pero esto ya es parte de la trama y el triángulo amoroso.

Hay en el libro páginas oscuras y brillantes sobre el amor sensual, la vida peligrosa y el amor loco, porque Laura enloquece y atiborra de mensajes cada vez más inquietantes el contestador automático del protagonista. Cuando Collard murió, pocos días antes de que la película fuera premiada por la Academia de Cine de Francia, dejó la sensación de fuerte verismo de todo aquello que había sido escrito. Más allá de lo autobiográfico, selló la verdad de las noches salvajes.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.