soy

Viernes, 12 de junio de 2015

ADIOS A PEDRO ZEROLO

Pedro, el valiente

 Por Gustavo Pecoraro

Cuando la muerte grita presente el dolor entra en escena, hediondo y poderoso. Cuando la muerte es de un luchador la cachetada es mucho más violenta y nos deja tambaleando con las lágrimas cayendo en un torrente tan colectivo como el dolor por la pérdida. ¡Qué mierda que los occidentales no hayamos podido amigarnos más con la muerte, nuestra eterna compañera universal! Falleció Pedro Zerolo, un luchador durante toda su vida. Primero por los derechos sociales, luego por los derechos del colectivo lgtbi en España (fue presidente de Colectivo Gay de Madrid -Cogam- y luego de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales -Felgtb-) y en muchas partes del mundo (de eso pueden hablar muy bien lxs compañerxs de la Falgbt a los que acompañó en sus comienzos), y finalmente contra un cáncer de páncreas. Luchó desde espacios partidarios y posiciones ideológicas que también le provocaron críticas y distanciamientos. Quien sienta que no posea una contradicción descansa más en la sospecha que aquel que toma partido y defiende lo que cree, aún a pesar de esas críticas y esos distanciamientos.

La muerte de Pedro nos interroga una vez más sobre lo importante y lo que no es tanto. Nadie que piense en él podrá olvidar su enorme sonrisa y su fortaleza activista. Apoyó a Rodríguez Zapatero, y fue muy feliz con la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario que tanto hizo por conseguir. Deja un marido doliente, compañeros tristes y el reconocimiento de todos los ámbitos políticos. Hasta la derecha mediática española tuvo que esconder su homofobia para rendirle tributo en sus primeras planas. Pedro será siempre recordado como un luchador. Otro luchador que pierde el colectivo lgtbi mundial. Su muerte es desde cualquier punto de vista una noticia muy triste. La mañana que cerró sus ojos para siempre asumía otra vez como diputado en la Asamblea de Madrid por el Partido Socialista Obrero Español. Sus compañerxs socialistas dejaron una rosa en su bancada. Todxs lxs diputadxs presentes lo despidieron con un minuto de silencio y un aplauso. El mejor adiós para quien encauzó su vida por los derechos de los otrxs.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared