soy

Viernes, 2 de mayo de 2008

GLTTBI

¡La pucha que vale la pena...!

 Por Rosa Mela Raya

Vaya una a saber por qué a las chicas les gusta encontrar ventajas extra al hecho de ser lesbianas, como si no fuera suficiente con la fantástica experiencia cotidiana de serlo –bueno, puede ser que exagere–. ¿Proselitismo? ¿Autoafirmación? ¿Ganas de tomar el mundo? ¿Celebración por haber abandonado tarde el rebaño hétero? Lo cierto es que no hay página de tortas que no cuelgue la famosa lista de donde, para no ser menos, he extractado unas perlas de aquí y acullá, debidamente comentadas, ya que no es la intención vender ostras por almejas. A saber:

(.) La primera vez no será dolorosa (siempre que en la primera vez a ella no se le ocurra usar “ese” dildo).

(.) Si no te viene la regla, no hay por qué temer embarazos no deseados (aunque si justo te estás inseminando es posible que te deprimas lo mismo. Amén de que siempre puede ser cáncer).

(.) Que tu ginecóloga te ahorre la tortura del tacto por miedo a que te calientes (también es posible que evites que la depiladora se exceda en el cavado. Ventaja no apta para cultoras del SM).

(.) Considerable ahorro en condones (paranoicas siempre hubo y hay, ventaja relativa) y uñas esculpidas (sin comentarios).

(.) Es posible compartir la ropa con la pareja y así duplicar el vestuario (sí, claro, y que después el mundo entero crea que es tu hermana).

(.) Es altamente probable que compartas alguna ex con tu pareja y puedan despellajarla a dúo y a gusto (sí, claro, mientras la ex en común te despelleja a vos con tu ex ex).

(.) Tu novia jamás salpica la tabla del baño y además sabe para qué se usa la escobilla (sólo quien ha vivido con varones sabe cuán dulce es esta ventaja).

(.) El tamaño de sus genitales no te importa (y además que tu ex tenga la vulva más grande que la de ella no la acompleja en lo más mínimo).

Hay quien describe otras ventajas como el desarrollo de la creatividad para explicar por qué tu novio se llama Laura, o que tu madre no se preocupe porque tu amiga se queda a dormir en casa. Aunque, digamos la verdad, aun cuando fuera a pérdida, ¿quién se resiste a una yunta de bueyes?

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.