soy

Viernes, 28 de octubre de 2016

LA DRAGUERÍA

FIGTHER VI QUEEN

En la cultura drag es fundamental ser alta. Podrás ser tosca, linda, fea, gorda, flaca, o lo que sea, ¡pero ser alta es básico! Que para bajas están todas las demás. Obviamente hablo de una altura ayudada por taco o plataforma. Porque si vamos a usar los tacos que usa Doña Mari para ir a comprar el pan, no da. Las drag somos personajes surrealistas, artísticos y fantasiosos.

Si yo llego a pasar desapercibida, me muero de la angustia: o sea, si estoy montada, que se me note. Siempre pienso en esto para crearme. El pelo es fundamental para mis montajes. Es así: yo soy una drag de peluca, los cascos no son lo mío.

Ojo: no es que yo me compro la peluca en el Barrio Chino o en Once y me la chanto en la cabeza y salgo a la vida. Todo tiene su proceso. Y como yo siempre quise ser melenuda, con una sola peluca no me alcanza. Para tener buena cantidad de pelo se necesitan tres como mínimo. Es muy fácil: las desarmás y armás (cosés o pegás) por las costuras y así podés jugar con el largo y cantidad de pelo que quieras. Si querés que parezca cabello natural, tratá la peluca como si fuera tu pelo natural. Una peluca se lava y peina cada vez que se usa. Para lavarla usa el shampoo que tenga más detergente así sacás toda la mugre. Si querés tu peluca lacia: la plancha de ropa es lo mejor (te la deja lacio japonés). Si querés rulos: ruleros y agua caliente. Y no te olvides que el plástico con calor toma la forma que quieras. Y si sos hábil con la planchita de pelo (cuidando que no se caliente demasiado), te pueden quedar unas ondas soñadas. Si querés teñirla: dependiendo del efecto o degradé que quieras y la rigidez de la peluca se pueden teñir con acrílicos, con fibras, con aerosoles.

A todo esto, no quiero decir que la drag queen tenga que ser viajada (creída) si tiene que tener su picantor, su gracia y su sensualidad pero tampoco creérsela. Los malos viajes chocan y lo malo es que cuando chocás contra algo duro duele. Al fin de cuentas las drags somos personajes. Cuando nos sacamos todo esto, somos personas como cualquiera, seamos chicos, chicas, trans, hetero, bi. Por último, una frasecita de Frida Kahlo: la belleza y la fealdad son un espejismo, los demás terminan viendo nuestro interior.

Drag queen montate, ¡que lindas somos todas!

Facebook: Figther Vi Queen

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Sebastián Freire
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.