soy

Viernes, 5 de julio de 2013

Camp clásico y contemporáneo

 Por Bruce LaBruce

Los grandes iconos del camp gay del pasado –Barbara Stanwyck, Tallulah Bankhead, Marlene Dietrich, Mae West– tenían una ambigüedad sexual (todas eran lesbianas o bisexuales o, en el caso de West, juega con la androginia al grado de que en su performance definitiva –o sea, su autopsia– fue necesario probar su feminidad biológica), que se extendía profundamente en la vida real. Las modernas iconos camp gay son decididamente hétero, aunque perversamente siguen atrayendo a multitudes de admiradores homosexuales, que ahora parecen preferir a sus ídolos como mujeres sexualmente convencionales vestidas con estilo extremo y extravagante. Uno no necesita mirar más allá del síndrome de esposa maltratada de Rihanna, o el exhibicionista nenita súper convencional de Beyoncé, ambas completamente contenidas para promover incansablemente el tradicional arquetipo de esposa sumisa y/o madre funcional. (Curiosamente, iconos musicales camp más contemporáneos como Michael Jackson y Whitney Houston, quienes con mayor frecuencia evidenciaron una sexualidad poco ortodoxa y “desviada” en sus vidas “reales”, tienden a tener un mal final.) Los picos gemelos del camp clásico, Bette Davis y Joan Crawford, ambas tenían relaciones desastrosas con sus hijas, cuyas memorias se han convertido en clásicos del camp. La maternidad y la heteronormatividad bien balanceada nunca se llevó bien con el gran camp.

Traducción: Diego Trerotola

Compartir: 

Twitter
 

Mae West, icono emblemático del camp.
SUBNOTAS
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared