turismo

Domingo, 6 de septiembre de 2009

NOROESTE > DE TINOGASTA A LA CHILENA COPIAPó

El paso catamarqueño

Desde hace siglos, el Paso de San Francisco unió la región andina de Catamarca y la Atacama chilena. Un impactante itinerario a través de la Cordillera de los Andes. Cumbres nevadas, lagunas rosadas y verdes, aguas termales, vicuñas y flamencos en la aventura de un viaje hasta el Pacífico chileno.

Ya en tiempos prehispánicos, la zona andina entre Catamarca y la Atacama chilena estaba conectada por los pasos entre las montañas que atravesaban los indígenas de la región, aunque el más transitado siempre fue el que hoy se conoce como Paso de San Francisco. Hasta allí llegó el Camino del Inca, por allí anduvieron los conquistadores españoles y por allí se intensificó el intercambio comercial a uno y otro lado de la Cordillera cuando en el siglo XIX se descubrieron los yacimientos de cobre y plata en el norte chileno. Pero la impactante geografía de la región solía detener la marcha y levantar las miradas de aquellos que cruzaban el Paso de San Francisco para llevar mercaderías o viajar entre Tinogasta y la chilena Copiapó. Lagunas de aguas rosadas y verdes, la cima nevada del Incahuasi, los picos del Tres Cruces, la grandiosa mole del Ojos del Salado, los colores de los cerros, la bruma que baja de las cumbres al atardecer, las aguas termales, las manadas de vicuñas, los pájaros y flamencos, fueron atrayendo con los años a otro tipo de viajeros: los turistas.

SIGUIENDO LA HUELLA Aunque la promoción actual del turismo de aventura en 4x4 puede hacer pensar que hace décadas no existía, vale la pena saber que en 1930 un grupo de audaces salió de Copiapó en dos autos y dos camiones modelos 1928 para encarar la antiquísima huella que, a través de la Cordillera y por el Paso de San Francisco, llevaba a Tinogasta. Después de cinco días de peripecias, durmiendo a cielo abierto, llegaron a destino maravillados por la belleza del paisaje. Fueron los primeros turistas que arribaron a Catamarca por esa vía. Los tinogasteños no se quedaron atrás y, en años siguientes, varios se lanzaron en camiones por las precarias sendas de esas épocas, abriendo desde entonces un itinerario turístico entre las playas del Pacífico, los mariscos chileños, los verdes valles catamarqueños y la hospitalidad del norte argentino.

En la actualidad, la travesía Tinogasta-Copiapó cuenta con un amplio apoyo de servicios tanto del lado argentino como del chileno: auxilios mecánicos, hospedaje, comidas, hospitales, bancos, teléfonos, DDI, equipos de radio y centros comerciales. Además del impresionante paisaje del Paso de San Francisco, el recorrido incluye el atractivo de las aguas termales de Fiambalá, el punto de unión argentino-chileno de Las Grutas, la Laguna Verde –un espejo de agua a 3 mil metros de altura– y, en la costa del Pacífico, las playas de Bahía Inglesa y Puerto Caldera. En el trayecto también se pueden visitar el Museo del Hombre en Fiambalá y el Museo del Tren de Copiapó, así como admirar los vestigios de las culturas indígenas que poblaron la región.

Londres andina

Por el Paso de San Francisco, el ejército del inca Túpac Yupanqui pudo llegar en 1425 a la zona de Copiapó, ubicada en tierras chilenas, donde se estableció la dominación quechua sobre la región. Un siglo después, los conquistadores españoles hicieron un recorrido similar, atravesando el Paso de San Francisco para acceder a Copiapó. Pero como, además de conquistar, los españoles querían colonizar, empezaron a fundar ciudades. Quizás algo obnubilados por la lejanía de España (o para mellar el orgullo de sus rivales ingleses en los mares y territorios americanos), bautizaron con el nombre de la capital de Inglaterra al primer pueblo catamarqueño. Así surgió en 1538 la Londres andina, la ciudad más cercana a Copiapó, que –paradojas de la historia– contribuyó a consolidar el camino de unión entre Catamarca y la Atacama chilena.

Compartir: 

Twitter
 

Paso de San Francisco. Hasta aquí llegó el Camino del Inca.
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> PERU > La Selva Sur
    Por las venas de la Amazonia
    Crónica de un viaje a la Selva Sur del Perú, una de las regiones más vírgenes de la cuenca...
    Por Florencia Podesta
  • FRANCIA > EN EL VIñEDO DE BORDEAUX
    Arte en bruto
    Por Graciela Cutuli
  • NOROESTE > DE TINOGASTA A LA CHILENA COPIAPó
    El paso catamarqueño
  • NEUQUEN > CAVIAHUE Y ALREDEDORES
    Pueblo de nieve
    Por Pablo Donadio
  • DIARIO DE VIAJE > EN LAS ISLAS MALDIVAS
    El periplo de Ibn Battuta

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.