turismo

Domingo, 6 de marzo de 2011

IRLANDA. CELEBRACIONES DE SAN PATRICIO

El día del trébol

De la mano de la diáspora irlandesa, las celebraciones por la fiesta de San Patricio se difundieron en todo el mundo. Desde Dublín hasta el Bajo porteño, pasando por ciudades tan distantes como Sydney o Nueva York, cada 17 de marzo las calles se tiñen de verde y celebran el día del santo patrono irlandés con desfiles multitudinarios.

 Por Graciela Cutuli

El próximo 17 de marzo, el río Chicago se teñirá de verde. Las luces que realzan el Empire State neoyorquino también brillarán en ese color, y hasta los gajos de la Opera de Sydney se iluminarán en el tono de los tréboles. Borrando las fronteras, las principales ciudades del mundo se suman a una de las más antiguas celebraciones irlandesas, la fiesta de San Patricio, que tiene naturalmente su epicentro en Dublín, pero se proyecta hasta la mismísima Buenos Aires.

La tradición irlandesa viste con los verdes del trébol la famosa Opera de Sydney, Australia.

FAR AWAY AND LONG AGO La historia empezó allá lejos y hace tiempo, cuando alrededor del siglo V el obispo Patricio fue enviado a Irlanda para evangelizar a los paganos de aquellas lejanas tierras. Según cuenta la tradición, el futuro San Patricio se valió del trébol para explicar a los celtas politeístas el principio de la Trinidad, y desde entonces esta hierba se asocia con Irlanda y con la fiesta de su patrono. Probablemente al mismo tiempo comenzó la difusión del verde como color asociado a San Patricio, cuando anteriormente era el azul: el cambio comenzó alrededor del siglo XVII, y reflejó apropiadamente tanto el matiz del trébol como uno de los colores de la bandera irlandesa y el tono de las colinas en la bien llamada “isla esmeralda”.

Por los mismos años, la fecha –inicialmente una fiesta católica– comenzó a evolucionar hacia una celebración secular y popular, que tuvo su difusión definitiva con la masiva inmigración irlandesa hacia Estados Unidos. Aquellos primeros inmigrantes comenzaron con la tradición del desfile en el día de San Patricio, pero, más que un patriotismo exacerbado por la lejanía de su tierra natal, había que leer en aquellas manifestaciones una declaración política del descontento de los recién llegados por su baja consideración social en el nuevo mundo. Lo mismo ocurría en otros sitios remotos, como Australia, cuya fuerte inmigración irlandesa fue muchas veces estigmatizada por su catolicismo, como se recuerda hoy en las exhibiciones permanentes del Museo de las Migraciones de Adelaida.

Chicago y su río se tiñen literalmente de verde para la celebración del santo patrono irlandés.

LA FIESTA LOCAL Los numerosos irlandeses que llegaron a la Argentina impusieron San Patricio también en estas pampas. Por un lado están los festejos oficiales de la Federación de Sociedades Argentino-irlandesas, que se concentrarán este año en el Colegio Santa Brígida de Caballito, frente a la Plaza Irlanda. Tras un doble homenaje a San Martín y Guillermo Brown, se organiza una reunión social que convoca a los descendientes de esa comunidad.

Sin embargo, el festejo más masivo ya no sabe de orígenes y tiene su epicentro en el Bajo porteño, donde se concentra la mayoría de los pubs que convocan a locales y turistas en un festejo al borde del desenfreno. Desde allí se ramifica hasta Palermo y San Telmo, siempre bajo la advocación de la reina cerveza. Mientras tanto, por estos días los turistas que se aprestan a viajar a Buenos Aires se informan dónde festejar San Patricio, y la respuesta no tarda en llegar: The Shamrock, Kilkenny’s, The Temple Bar, Saint Patrick Irish Pub, The Clover, Molly Malone, Druid In... The Galway, en Luján; Kerry Kell, en Mar del Plata; Stone Brewing, en Pilar; Blend Pub en Quilmes y muchos otros les ponen también el toque verde a los alrededores de la Capital. Y por curioso que pueda parecer, hay pubs irlandeses para festejar San Patricio también en El Calafate, Tucumán, Santa Fe, San Luis, Río Negro, Mendoza, Misiones y Corrientes. Además, el sábado 19 un festival celta se adueñará del barrio porteño de Belgrano, con grupos de música irlandesa y escocesa, danzas folklóricas, torta galesa, lectura de runas, joyas célticas y –según dicen– hasta la presencia de duendes y seres fantásticos de la mitología nórdica. Y no es todo: quien quiera seguir algo más de las huellas irlandesas en nuestro país puede extender la visita hasta San Andrés de Giles y los pagos de Areco, donde hacia fines del siglo XIX se encontraba la mayor cantidad de propietarios de tierras de origen irlandés.

Verde y trébol, los dos símbolos de la fiesta irlandesa en todo el mundo.

SAN PATRICIO EN EL MUNDO Habrá que viajar, sin embargo, para ver en vivo un par de tradiciones de San Patricio que no corren en Buenos Aires, donde la fiesta es sobre todo sinónimo de cerveza: se trata de la comida con repollo y corned beef, que se considera propia de la isla europea. El repollo es un ingrediente básico, junto con las papas, de la cocina rural irlandesa. En cuanto al corned beef, se usó entre los inmigrantes en América como reemplazo de la panceta original, casi inaccesible para una comunidad conocida por su pobreza, al menos en sus años iniciales. La otra costumbre es recibir un pellizco si uno no lleva nada verde en la ropa: y todo es culpa de los “leprechauns”, unas criaturas fantásticas y traviesas que supuestamente sólo podían ver a quienes no vestían de verde, y a todo el que veían... lo pellizcaban. No hace falta decir que, después de varias pintas de cerveza, verde o no verde, prácticamente todos reciben su pellizco en las fiestas callejeras que se realizan en todo el mundo.

Dublín es, naturalmente, el principal centro mundial de la festividad, que se extiende del 16 al 20 de marzo. Ya está anunciado que la medallista olímpica Katie Taylor será la encargada de encabezar el desfile por las calles, y toda la capital tiene listas las luces verdes para crear un ambiente mágico a lo largo de esos cinco días. Además, el Festival San Patricio 2011 se convertirá en una celebración de la herencia literaria irlandesa, que incluye nombres tan ilustres como James Joyce o Seamus Heaney. Para la ocasión Roddy Doyle, uno de los más celebrados autores irlandeses contemporáneos, escribió un cuento especial llamado “Brilliant”, que será escenificado por diversas compañías en una apelación colectiva a devolverle a la ciudad su tradicional alegría..., crisis financieras aparte. La fiesta popular, entretanto, tiene sus réplicas en ciudades como Belfast, Derry, Galway, Limerick o Cork.

Del otro lado del Atlántico, Nueva York no se queda atrás, con un multitudinario desfile que se realiza cada año desde 1762, es decir, catorce años antes de la declaración de la independencia de Estados Unidos. La “grand marshall” norteamericana tendrá esta vez también tintes literarios, ya que el honor le fue conferido a la novelista Mary Higgins Clark. Decenas de miles de personas saldrán de la Calle 44 de Manhattan a las 11 de la mañana, para tomar luego la Quinta Avenida hasta la Catedral de San Patricio, la Calle 50, el Museo Metropolitano de Arte y la Sociedad Histórica Irlandonorteamericana, donde la gran procesión termina en torno de las cinco de la tarde. Filadelfia, Boston, Nueva Orleáns y Chicago, entre otras ciudades, también organizan sus propios cortejos.

Siempre en Norteamérica, pero ahora en Canadá, Montreal festeja San Patricio con un desfile que se realiza desde 1824 y que desde 2010 –tras una interrupción de décadas– también se hace en Quebec. Toronto no se queda atrás, con una gran fiesta pública, mientras Calgary aprovecha el verde de San Patricio para iluminar de ese color la Calgary Tower, y al mismo tiempo crear conciencia ambiental.

Con el tiempo y la globalización, la celebración irlandesa excedió los países de la inmigración, como Australia y Nueva Zelanda, que tienen sus propios desfiles, para extenderse hasta naciones tan distantes y diferentes como Japón y Corea del Sur, que también se tiñen de verde el 17 de marzo. Al fin y al cabo, toda oportunidad es buena para festejar y levantar en un buen brindis las jarras de cerveza, bajo la advocación de un trébol que ya es universal

Compartir: 

Twitter
 

La iconografía de piratas celebra la cerveza en los pubs irlandeses de Buenos Aires.
Imagen: Graciela Cutuli
SUBNOTAS
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> PATAGONIA. Sigue la temporada de truchas
    Trucos de pesca
    Trucos y secretos para la pesca con mosca en los magníficos escenarios de nuestra Patagonia.
    Por Julián Varsavsky
  • IRLANDA. CELEBRACIONES DE SAN PATRICIO
    El día del trébol
    Por Graciela Cutuli
  • ALEMANIA. UNA VISITA A LA CAPITAL ECONOMICA DE EUROPA
    Desembarco en Frankfurt
    Por Astor Ballada
  • SANTIAGO DEL ESTERO. A ORILLAS DEL RIO DULCE
    Cuna de mil recuerdos
    Por Pablo Donadio
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.