turismo

Domingo, 17 de marzo de 2013

MISIONES LODGES, SALTOS Y CABALGATAS

A los saltos por la tierra roja

Una gira de punta a punta por la provincia de la selva y los ríos, internándose en rutas de asfalto y caminos de tierra roja, para dormir en lodges junto a un arroyo virginal, andar a caballo y visitar saltos como el Encantado y los del Moconá. Una experiencia autóctona y gringa en la tierra del té y la yerba mate.

Texto y fotos de Julian Varsavsky

A las seis de la mañana partimos en auto desde Buenos Aires y seis en punto de la tarde estábamos ya en la costanera de la ciudad de Posadas, mirando el fluir casi inmóvil del Paraná. Pasamos la noche en la capital misionera y arrancamos temprano hacia las ruinas de la Reducción Jesuítica de San Ignacio. A la media hora de viaje con rumbo norte desde Posadas comenzó a brotar la exuberancia vegetal, y en un pequeño monte selvático nos detuvimos a comprobar la teoría de un amigo misionero: “Mi provincia es la única con un aroma propio; huele a verde, a entrañas salvajes y a tierra roja mojada, una fragancia que te ingresa en los pulmones con la fuerza de un torrente”.

Distintas formas de transporte conviven en las rutas misioneras, entre selva y zonas forestadas.

La selva misionera está bastante depredada, pero no lo suficiente aún como para que se pierda esa sensación de ir entrando en un reino vegetal que se levanta al costado de la ruta, cada vez más alto cuanto más al norte. Esa muralla verde resguarda una fauna rampante siempre al acecho. Y si bien ya quedan muy pocos yaguaretés –acaso 50–, su invisibilidad omnipresente le da un toque de sugestión a la travesía misionera.

Luego de visitar las famosas ruinas de los jesuitas retomamos viaje por RN12 hacia Jardín América. En el cruce con la RP7 doblamos a la derecha para recorrer los zigzagueantes 40 kilómetros del Valle de Cuña Pirú, una ruta panorámica que ofrece los mejores paisajes de la provincia. En el resto de Misiones la geografía es muy plana y la mirada choca sin perspectiva contra la maraña vegetal. En la RP7, en cambio, se ve desde miradores de altura un panorama abarcador de la selva con toda su densidad.

A media tarde llegamos a Aristóbulo del Valle, en el centro exacto de la provincia y 160 kilómetros al norte de Posadas. Desde allí fuimos al lodge Tacuapí, en plena selva del Corredor Verde –un área protegida que busca evitar la desconexión de la selva misionera–, que coincide con el circuito turístico llamado Ruta de la Selva.

SALTO ENCANTADO Tacuapí es un complejo de cabañas con 50 hectáreas que terminan donde comienza el Parque Provincial Salto Encantado. El lodge está rodeado por cerros y numerosas cascadas a las que se llega caminando por senderos selváticos. Entre la vegetación se levantan siete cabañas construidas con madera recuperada de la selva y una pileta con vista panorámica a un profundo valle. Desde allí visitamos una aldea guaraní, un secadero de yerba mate, caminamos por la selva e hicimos rappel en una cascada.

Los saltos del Moconá, formados por una curiosa fractura en el lecho del río, que cae sobre sí mismo.

A la mañana siguiente visitamos desde Tacuapí los Saltos de Moconá, en el centroeste de Misiones, allí donde el río Uruguay separa la Argentina de Brasil. Estos saltos son muy distintos a los de Iguazú y están rodeados de un ambiente cultural muy singular, donde conviven colonos de origen centroeuropeo con indios guaraníes.

Camino a Moconá tomamos la RP2, donde un pastito verde como un campo de golf crece hasta el borde del asfalto y parece a punto de invadirlo. Aquí se transita por lo que vendría a ser el “submundo” de la RP2. Al recorrer las entrañas misioneras se descubre que su diversidad cultural está dividida en ejes bien marcados por tres rutas troncales que cruzan Misiones longitudinalmente: la RP2 en el borde derecho del mapa, limítrofe con Brasil; la central RN 14; y la RN12, que costea el Paraná limitando con Paraguay. A la vera de cada una de estas rutas sus habitantes hablan con tono e incluso idiomas diferentes –castellano con distintos acentos, guaraní y portugués–, tienen su propia gastronomía, siembran otros vegetales, pintan sus casas de modo diferente y tienen orígenes raciales variopintos.

Rumbo a los Saltos de Moconá recorrimos entonces un fragmento de la RP2 bordeando el río Uruguay. Esta es básicamente una zona de colonos brasileños, alemanes e italianos. Los ancianos suelen ser extranjeros, mientras sus hijos ya son argentinos pero crecidos con un fuerte legado de sus raíces inmigrantes. Al ser la influencia brasileña muy grande –sobre todo por los medios de comunicación–, muchos de estos misioneros hablan portugués en su vida cotidiana. Algunos se expresan sólo en portuñol y otros son bilingües, pero con acento brasileño. En algunas escuelas las clases son en español, pero en el recreo los chicos hablan en portugués. A los costados de la RP2 la influencia del país vecino se refleja también en la agricultura, y por eso no se planta mucho té ni yerba sino tabaco y granos, como el poroto de la feijoada.

Selva y agua. Los dos emblemas de Misiones, la provincia de la fértil tierra colorada.

Por momentos brota a los costados de la ruta la densidad de la selva, y en otros aparecen manchones de tierra colorada misionera –hermosa, aunque en verdad es tierra arrasada–, que hace apenas 50 años eran imposibles de ver por estar cubiertos de selva. En el poblado de El Soberbio aparecen las primeras casas de madera con techo a dos aguas y frente inglés, pintadas con vivos colores por los colonos europeos. Y en la ruta se ven algunos “carros polacos” de madera tirados por dos bueyes que van a paso de tortuga, llevando lugareños de pelo rubio y piel muy blanca con cachetes enrojecidos.

En los Saltos de Moconá navegamos el río Uruguay a toda velocidad en un gomón con motor fuera de borda. Los saltos, explicaba el guía, se formaron hace millones de años, resultado de una falla geológica que produjo un hundimiento del terreno. Esto dejó al descubierto un gran escalón de piedra que mide tres kilómetros de largo por quince de alto. Y justo por allí vino a pasar después el río, con su curso que se quiebra por la mitad y cae sobre sí mismo en una catarata larga y continua. El fenómeno es único en el mundo, ya que después de caer el río avanza encerrado entre dos paredes de oscuro basalto por donde se navega en medio de un llamativo espectáculo natural.

De regreso hacia Tacuapí pasamos otra vez por un breve fragmento de la RP14, que es el eje central de la provincia y no limita con países vecinos. Por eso aquí estaría el acento misionero más puro, si es que eso existe. Muchos habitantes descienden de inmigrantes polacos y ucranianos y por eso se ven iglesias cristianas ortodoxas, carros polacos, casas pintadas con vivos colores y muchas plantaciones de yerba.

Antes de regresar a Tacuapí visitamos el Parque Provincial Salto Encantado, que es casi la antítesis de las famosas Cataratas del Iguazú. En pleno valle del río Cuña Pirú, el parque mide 20.300 hectáreas de selva bastante bien conservada. El Salto Encantado es una caída de agua de 60 metros de altura en un cañadón muy encajonado con una densa vegetación. Sobre una abrupta pared de roca, el apacible arroyo Cuña Pirú se arroja al vacío con violencia y una vez en tierra sigue su curso para desaparecer caracoleando entre la vegetación.

CON RUMBO NORTE A la mañana del cuarto día de viaje fuimos hacia el borde occidental de la provincia –otra vez la RN12– por la RP11 hasta Montecarlo. Allí nos alojamos en La Misionerita, un complejo de cinco cabañas levantado sobre una lomada con una hermosa vista al arroyo Itá Curuzú. Las cabañas están muy espaciadas una de la otra, camufladas entre la vegetación y entre todas comparten un jacuzzi al aire libre. Las 50 hectáreas de La Misionerita incluyen un agradable balneario junto al arroyo donde se puede incluso nadar. En el restaurante del lugar (donde muchos viajeros se detienen sólo a comer) se sirven entradas como chipá soó (relleno con carne picada), sopa paraguaya, chipá guazú (tarta de choclo con queso) y ajíes al vinagre. Como plato principal se puede comer parrilla a la leña estilo brasileño con mandioca frita, ñoquis de mandioca y pacú desespinado a la parrilla con salsa provenzal.

Plantaciones de té y caminos de tierra roja cerca de Aristóbulo del Valle.

Con La Misionerita como base de operaciones, fuimos a la vecina ciudad de Caraguatay, donde Mariela Seifert organiza cabalgatas por la selva. Desde el establecimiento agrícola de la familia Seifert, de origen alemán, partimos a caballo entre árboles y toda clase de orquídeas y helechos gigantes. Durante el paseo, Mariela nos contó que es veterinaria especializada en caballos y además cría y vende caballos de pato, su deporte favorito. La idea surgió de la confluencia de dos factores: “Mantener una selva virgen no es negocio –a menos que la tales– y criar caballos tampoco. Entonces mantuve mi selva y llevo turistas a cabalgar por ella”, explicó nuestra anfitriona. Los senderos caracolean por la selva y atraviesan una plantación de yerba y otra de pinos, bordeando un arroyo donde nos dimos un chapuzón.

LA CASA DEL CHE Después de una noche en La Misionerita partimos para visitar el Solar del Che –la casa donde dio sus primeros pasos Ernesto Guevara– y retomar la RN12 hacia Puerto Iguazú. Pero pasamos de largo la ciudad de las cataratas para seguir hacia la localidad de Puerto Libertad, en cuyas afueras está la Posada Puerto Bemberg, adonde se llega por un típico camino de tierra roja misionera.

En la posada nos recibieron con un trago llamado Yasí, una mezcla de jugo de naranja con albahaca, ron y limón. Allí lo primero que nos llamó la atención fue una pileta rodeada de exuberancia tropical y un confort que sorprende en un lugar tan apartado de la civilización, rodeado por el río y la selva. Uno de los idílicos rincones de la posada es un gran deck de madera sobre una barranca con vista al río, donde pasamos la tarde tomando tereré bien frío, preparado con yerba, menta, limón y cedrón, mientras veíamos el disco incandescente del sol bajar centímetro a centímetro sobre la línea del horizonte, hasta hundirse en la selva.

Una caminata de 20 minutos desde el casco de Puerto Bemberg nos llevó luego por un cerrado sendero selvático a uno de los rincones escondidos más hermosos de toda Misiones: el salto del arroyo Guatambú, un claro en la selva en galería ocupado totalmente por un pequeño estanque, alimentado por una hermosa cascada de cuatro metros de caída.

Desde Puerto Bemberg, a 45 minutos de Puerto Iguazú, visitamos las Cataratas, que hoy son una de Las Siete Maravillas del Mundo, y también la más pequeña Cascada Yasí, donde nos dimos un baño a presión bajo las aguas del salto, en el mismo lugar donde se filmaron algunas tomas ya legendarias de la Coca Sarli en la película India.

Compartir: 

Twitter
 

A caballo por la selva, un mundo verde extendido junto a la ciudad de Montecarlo.
SUBNOTAS
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> MISIONES Lodges, saltos y cabalgatas
    A los saltos por la tierra roja
    Selva, tierra colorada, cascadas y ríos acompañan los caminos de Misiones, la exuberante...
  • CHINA SHANGHAI, ENTRE TRADICIóN Y VANGUARDIA
    La París de Oriente
  • PERÚ NUEVA VISITA A MACHU PICCHU
    Las piedras de la energía
    Por Guido Piotrkowski
  • CHUBUT AVISTAJE DE FAUNA MARINA
    El día del delfín
    Por Graciela Cutuli
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.