turismo

Domingo, 30 de junio de 2013

VACACIONES DE INVIERNO. SALIDAS Y ESCAPADAS

Dos semanas, diez destinos

Las vacaciones de invierno están a punto de llegar, con el país entero listo para recibir a chicos y grandes en busca de descanso, aventura y una vuelta de tuerca a la rutina. Destinos clásicos y salidas innovadoras para aprovechar la pausa de julio, descubriendo paisajes diferentes en los cuatro puntos cardinales argentinos.

 Por Graciela Cutuli

Fotos de Graciela Cutuli

Dos semanas son más que suficientes para que la rutina quede atrás: una pausa en el calendario escolar es la ocasión ideal para hacer las valijas por unos días... o salir con lo puesto a los destinos más cercanos. Los que huyen del frío tienen a su disposición el corredor termal entrerriano, quienes buscan nieve toda la Cordillera, los amantes del mar pueden enfrentarse a playas desiertas y los golosos de siempre enfilar sus pasos hacia las fiestas con eje en la gastronomía regional. A continuación, diez propuestas para todos los gustos y en todas las direcciones.

En la costa, en invierno, se pueden aprovechar las dunas y el viento a pleno sandboard.

COSTA ATLANTICA Clásicos por cercanía y diversidad de ofertas, una vez más el Partido de la Costa, Pinamar y los balnearios vecinos, y por supuesto Mar del Plata, vuelven a ser opción para el invierno. En Cariló y Mar de las Pampas, con un hermoso escenario de bosque, hay numerosos complejos de cabañas y spa con piscinas cubiertas, ideales para suplir la falta de baños de mar. Además, tienta una gastronomía de excelente nivel para combatir el frío, con herencia centroeuropea como ocurre en Villa Gesell y Valeria del Mar. En San Clemente, las Termas Marinas y Mundo Marino abren sus puertas durante las dos semanas de las vacaciones, y a un paso está la reserva natural de Punta Rasa, donde se unen las aguas del océano y el Río de la Plata. Mientras tanto, en Santa Teresita es un clásico la visita a la réplica de la Carabela Santa María, y en Costa del Este es posible sumarse a las cabalgatas que organiza la escuela de equitación, como en el Mundo Ecuestre de San Clemente. Por su parte, Mar del Plata une a la vida urbana y cultural (como en la mansión que perteneció a Victoria Ocampo) ámbitos naturales como el bosque Peralta Ramos, de Punta Mogotes. Los médanos de la zona, como los de toda la costa, invitan a disfrutar de la arena –a pesar del frío– en tablas de sandboard. Y a pocos kilómetros, Sierra de los Padres ofrece relieves serranos y lagunas, mientras Balcarce exhibe con orgullo su herencia automovilística. Quienes viajen más al sur pueden disfrutar del bosque de pinos de Pehuén-Co y el turismo arqueológico en Monte Hermoso.

www.lacosta.gov.ar, www.turismomardelplata.gov.ar, pinamar.gov.ar

CORDOBA Todos los fines de semana de julio, entre el 6 y el 28, se organiza la Fiesta del Chocolate Alpino, en Villa General Belgrano, buena ocasión para disfrutar de las Sierras Grandes cordobesas. La celebración es un homenaje a la herencia de los inmigrantes suizos, austríacos, alemanes y piamonteses que se instalaron en la región, llevando sus costumbres y su gastronomía. Durante todo el mes se puede disfrutar de espectáculos de música y danza centroeuropea, repostería y chocolates artesanales, con una puntual tradición cada tarde de sábado y domingo: la fondue de chocolate. El frío invernal invita a disfrutar de los cálidos interiores de las cabañas y casas de repostería, pero el cielo despejado que suele acompañar a esta estación también se presta para recorrer los pueblos serranos como Villa Berna, Villa Alpina y La Cumbrecita, el “pueblo peatonal” donde el complejo Peñón del Aguila ofrece opciones de arborismo, trekking, rappel y otras actividades de aventura. Con suerte, se podrá disfrutar de las sierras cubiertas de un manto blanco para organizar una batalla en la nieve.

www.elsitiodelavilla.com

BALLENAS El invierno es temporada de ballenas en Península Valdés, con salidas embarcadas desde Puerto Pirámides desde la mañana hasta el atardecer, pero también excelentes avistajes costeros desde la playa de El Doradillo. A pesar del frío, la temporada es menos ventosa que la primavera, de modo que los paseos embarcados son tranquilos y los cetáceos se suelen ver en plena actividad, a veces desde las ventanas de los hoteles que dan al Golfo Nuevo en Madryn. También se pueden avistar toninas partiendo desde el puerto de Rawson, esta vez sí para navegar por mar abierto. La región es un paraíso de fauna: como todo el año, hay lobos y elefantes marinos, muchas aves de hábitos costeros, y en los campos de Valdés y Punta Tombo es común cruzarse con manadas de guanacos, choiques y maras (en esta época sólo faltan los pingüinos, que llegan en octubre). ¿Otras opciones? El té galés de Gaiman y los safaris de interpretación de la naturaleza en la zona de restingas, así como el dique Ameghino, la ruta de las capillas galesas y el Museo Paleontológico Egidio Feruglio de Trelew.

www.puertomadryn.gov.ar

PONCHO CATAMARQUEÑO Novecientos tejedores, artesanos, prestadores turísticos, talladores y productores regionales, entre muchos otros rubros, se reúnen cada año en la Fiesta Nacional del Poncho de Catamarca, que incluye un gran festival artístico y folklórico. La cita de este año es del 12 al 21 de julio en la capital provincial, con entrada gratuita. Estarán presentes todos los municipios catamarqueños, la mayoría de las provincias y algunos países limítrofes, cuyos artesanos exhibirán trabajos en madera, piedra, cuero, metal, cestería y cerámica, además, por supuesto, de los célebres ponchos que caracterizan al gaucho del Noroeste. Desde allí se puede aprovechar para recorrer algunos de los circuitos de la provincia, desde la Ruta del Adobe, que recupera viejos edificios coloniales levantados en barro hasta los volcanes de la Puna, los imponentes “seismiles”, las ruinas de El Shincal o el remoto Salar del Hombre Muerto. Además, cerca de Andalgalá es posible alojarse en el Refugio del Minero, para conocer las minas de rodocrosita de Capillitas o sumarse a excursiones de aventura por la región.

www.turismocatamarca.gov.ar

TERMAS ENTRERRIANAS De punta a punta de la provincia, hay para todos los gustos. Cuentan con complejos termales Basavilbaso, Chajarí, Colón, Concepción, Concordia, Federación, Gualeguaychú, La Paz, María Grande, San José, Villa Elisa, Villaguay y Victoria. Aunque de diferentes tamaños y servicios (algunos incluyen hoteles, bungalows o spa, todos tienen restaurante o proveeduría, y ofrecen servicios adicionales como alquiler de bicicletas, senderos para caminatas o juegos de agua para los más chicos), en todos hay piletas termales cubiertas y descubiertas que por temperatura se pueden disfrutar todo el año. En las cercanías (como en el caso de Colón, San José y Concepción) hay importantes monumentos históricos como el Palacio San José, y parques nacionales como El Palmar y Predelta, ricos en fauna nativa y con propuestas de “safari natural” en el río Uruguay. Más al norte, las termas de La Paz son de agua salada y tienen vista al río Paraná. Desde Concordia también se puede cruzar en el día para visitar Dayman y Arapey, en Uruguay, y si se quiere disfrutar de un completo parque de agua hay que elegir Victoria del Agua.

www.termasdeentrerios.gov.ar

Nieve y araucarias, un paisaje distintivo de la temporada invernal en el norte de Neuquén.

NIEVE CORDILLERANA Invierno es nieve, y este año más que nunca, con excelentes precipitaciones en los principales centros de esquí de la cordillera. Para vivir una experiencia diferente, uno de los lugares imperdibles es el complejo Caviahue-Copahue, que combina termas y nieve, y donde es posible realizar una “experiencia antártica” en vehículos oruga, subiendo hasta el pueblo de Copahue. Allí se realizan caminatas con raquetas y esquí de fondo. Siempre en el norte de Neuquén, Villa Pehuenia ofrece un idílico paisaje de araucarias y un parque de nieve –Batea Mahuida– a cargo de la comunidad mapuche puel. Batea Mahuida es un buen lugar para practicar esquí alpino, nórdico, paseos en motos de nieve o paseos con raquetas por el bosque, sin exigencias y en un ámbito familiar. Siempre en Neuquén, Cerro Bayo ofrece junto a Villa La Angostura un centro “boutique” consolidado, con medios de elevación de última generación. Y para los “grandes jugadores”, a pocos kilómetros se levanta el imponente Cerro Catedral de Bariloche.

www.caviahuecopahue.gov.ar, www.cerrobateamahuida.com.ar, www.cerrobayoweb.com, www.catedralaltapatagonia.com

Jujuy y sus montañas de colores, siempre visibles bajo el cielo despejado del Noroeste.

JUJUY No sólo bajo los trópicos hay sol asegurado para estas vacaciones de invierno. En la Quebrada de Humahuaca, a una altura de entre 2000 y 4000 metros, se está por encima de las nubes y el cielo se ve siempre azul. En unos días se puede recorrer el valle de punta a punta, alojándose en hoteles boutique de Purmamarca, Tilcara o Humahuaca, las tres cabeceras de la Quebrada. Más allá de los clásicos (el Cerro de los Siete Colores en Purmamarca, el pucará en Tilcara y la estatua de San Francisco Solano en Humahuaca) hay muchas otras propuestas. Empezando por la ciudad de Jujuy, punto de partida obligado del recorrido, donde se visita la Casa de Gobierno, que alberga dos banderas donadas por Manuel Belgrano. Además del Cerro de Siete Colores, hay muchas otras montañas “pintadas”, como la de Maimará, al borde mismo de la Ruta 9, con los techos y el cementerio del pueblo en primer plano. Desde Purmamarca también se puede llegar al corazón de la Puna jujeña, cruzar un paso por encima de los 4100 metros y llegar a las Salinas Grandes, para pisar una planicie de sal y avistar las vicuñas que viven libremente en la región. Volviendo a la Quebrada, en Tilcara se puede conocer un jardín botánico de altura, con muchas especies de cactus, sacarse fotos sobre la línea imaginaria del Trópico del Capricornio, que pasa por Huacalera, y conocer la hermosa iglesia de Uquía, un monumento nacional.

www.turismo.jujuy.gov.ar

Yacaré en los Esteros del Iberá, uno de los humedales más grandes del mundo, en el norte de Corrientes.

ESTEROS DEL IBERA Si Noé tuviera que construir de nuevo su arca, no sería extraño que lo hiciera en los lagos, ríos, pantanos y lagunas de los Esteros del Iberá. Sobre una superficie tan grande como la de algunos países europeos se encuentra uno de los mayores humedales del mundo, con una riqueza natural que se cuenta en cientos de especies de animales entre mamíferos, reptiles, insectos y aves. Para conocerlos existen dos propuestas complementarias: una está en la margen norte de los esteros, en Puerto Valle, una estancia reconvertida al turismo de muy fácil acceso, y desde donde se hacen salidas embarcadas a una pequeña laguna con carpinchos y yacarés. La otra propuesta está en Colonia Pellegrini, al borde de una laguna en medio del inmenso laberinto de aguas. Se llega por una ruta solamente en parte asfaltada, en cuyos bordes ya se ve fauna, y por donde cruzan gauchos y vacas que transitan de pastura en pastura. En Pellegrini hay varios hoteles de buen nivel, como el Irupé Lodge, y es posible hospedarse en modestas casas de familia. En las excursiones sobre la laguna se puede ver en apenas unas horas todo lo que la naturaleza inventó de diverso en un humedal: yacarés, carpinchos, boas, aves acuáticas, ciervos de los pantanos. El invierno correntino es corto, pero existe, de modo que apenas asoma el sol salen los yacarés y otros animales para captar un poco de su calor: una ventaja más para sacar buenas fotos.

www.ibera.gov.ar

IGUAZU Es uno de los destinos más clásicos para las vacaciones de invierno, pero siempre merece una nueva visita, más prolongada que la de un simple fin de semana largo, por la espectacularidad de los paisajes y la calidad de las infraestructuras del Parque Nacional. Por un lado está la visita al lado argentino, con la emoción que brinda la cercanía de los saltos, y por otro la visión panorámica que brinda el lado brasileño. Pero hay mucho más: salidas a la luz de la luna llena a la Garganta del Diablo, la visita al centro de rescate de aves Güirá Ogá, las excursiones hasta las minas de Wanda y las ruinas jesuíticas de San Ignacio (cerca de allí están también la casa de Horacio Quiroga y las ruinas de la casa donde vivió el Che Guevara en su infancia). Siempre con las cataratas y la selva como protagonista, son imperdibles las navegaciones al pie de las cataratas (que se realizan en función del nivel del río), las exploraciones en 4x4 por los senderos selváticos y el circuito de arborismo que existe del lado brasileño. También merecen visitarse el parque temático Selva Viva y los emprendimientos turísticos guaraníes de la comunidad mbya de Yryapú, cerca de Puerto Iguazú. Siempre en Misiones, los Saltos del Moconá atraen cada vez más turismo por la belleza del entorno y la espectacularidad del lugar, aunque hay que tener en cuenta que estos saltos originados en una fractura del terreno “aparecen y desaparecen” según el nivel del río.

www.iguazuturismo.gov.ar

SAN LUIS El territorio puntano parece haber nacido para el descanso: su emblema es la villa de Merlo, al pie de las Sierras de los Comechingones y a unos 200 kilómetros de la capital provincial. Fresco pero soleado y seco, el invierno invita a disfrutar de la gastronomía local, los productos de la tierra –muy cerca están los olivares de Traslasierra– y los paseos serranos en medio de un famoso microclima, a unos 900 metros de altura. Otra opción es quedarse más cerca de la capital y visitar Potrero de los Funes, con su hotel frente al lago y rodeado de pueblitos de encanto histórico: una propuesta de puro relax. O bien llegar hasta el pueblo de piedra de La Carolina, ya en las sierras, a 1600 metros de altura. Allí el invierno puede poner nieve en los techos de las casas, donde viven unos pocos cientos de habitantes, y en los alrededores de la antigua mina de oro del Cerro Tomolasta, hoy ya agotada. Para los aventureros, el invierno es buena ocasión para explorar las Sierras de las Quijadas. Y el paseo por la región puede incluir asimismo La Punta, más cerca de San Luis capital, donde se levantó una réplica del antiguo Cabildo de Buenos Aires, bien poblado de personajes que ilustran la vida de la colonia.

www.turismo.sanluis.gov.ar.

Compartir: 

Twitter
 

Iguazú, destino clásico para las vacaciones, tiene un Parque Nacional muy accesible.
SUBNOTAS
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> VACACIONES DE INVIERNO. Salidas y escapadas
    Dos semanas, diez destinos
    Diez destinos para las vacaciones: la Costa Atlántica, Córdoba, Chubut, Catamarca, Entre Ríos,...
    Por Graciela Cutuli
  • SANTA FE. LA AGENDA INVERNAL ROSARINA
    Lectura, fotos y diversión
    Por Julián Varsavsky
  • JAPÓN. AGROGLIFOS EN INAKADATE
    Arte con arroz
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.